BALANCES… Y DICIEMBRE

Diego Bautista Urbaneja

 

Diego Bautista Urbaneja
dburbaneja@gmail.com 

 

Es esencial lograr una votación que imponga respeto y reafirme la fuerza que logramos acumular

 

La acumulación de análisis que se han producido sobre las causas de los resultados del 7-O permite tener una visión completa de los factores que, de acuerdo a cierta manera de ver las cosas, estuvieron en juego en la reelección de Hugo Chávez. Algunos ya son viejos conocidos: ventajismo integral, conexión emocional de Chávez con parte de la población, temor a perder los beneficios que da o promete el Gobierno, presiones sobre empleados públicos y beneficiarios de programas sociales, uso apresurado de los dineros públicos para cancelar pagos atrasados…

 

Los análisis de estos días han añadido unos cuantos factores a la lista de sospechosos habituales, o los han observado con más cuidadosa atención que la acostumbrada. Uno de ellos es la red de comunicaciones que, en la forma por ejemplo de centenares de emisoras populares, ha puesto en pie el Gobierno para difundir capilarmente su mensaje y descalificar al de sus adversarios. Otro es la red organizativa que entreteje partido, Gobierno y lo que se ha dado en llamar paraestado -misiones, consejos comunales…- red que permite al Gobierno tener el registro de las personas que hay que mantener contactadas, atendidas, supervisadas, en forma tan constante como se pueda, incluso fuera de la coyuntura electoral. Un tercero es el dominio de una mecánica electoral, que asegura el acarreo, en horas de la tarde, de un significativo número de votantes rezagados, remolones, o que han intentado hacerse los locos, de forma de llevarlos a votar, en condiciones además que aseguran que votarán por el comandante.

 

Como lista, toda esa enumeración de factores luce adecuada. Pero es cosa de agregarles un factor unificador. En efecto, esos elementos cuentan con un cemento de base que los cohesiona y les de un sentido uniforme, o sobre el cual se montan, para ejercer sus efectos de atraer o atrapar a ciudadanos que quisieran escapar de esas redes. Me refiero a la existencia de un núcleo importante de la población identificada políticamente con Chávez, captada por un mensaje político que han adoptado firmemente, socialmente concentrada en los sectores populares, y cuyas motivaciones van más allá de cálculos materiales o de beneficios inmediatos, aunque estos casi nunca faltan y son siempre bienvenidos para remachar esos sentimientos de lealtad. Por cierto que, sobre todo al final de la campaña, cuando tal vez sintió cerca el resuello de Capriles, Chávez apeló dramáticamente a esos sentimientos y a sus reverberaciones, para sujetar bien a su manada, e impedir que los que pudieran estar tentados a abandonarla lo hicieran. Traigo a colación en tal sentido el comentado discurso de Chávez en el que dijo que el asunto no era si había luz o no, sino que cosas de otro nivel eran las que estaban en juego.

 

Con una armazón de ese tipo, y con las maniobras que en todo momento permite, habremos de seguirnos enfrentando quienes deseamos para el país un rumbo diferente al que le imprime el gobierno de Chávez.

 

En cuanto a la oposición, también se han acumulado análisis poselectorales. Muchos de ellos han estado muy dados a hacer comparaciones poco conducentes, en especial con las elecciones del 2006. Lo que se puede constatar con seguridad es que continúa la curva ascendente que se viene recorriendo desde esa fecha y que esta ha resultado insuficiente cada vez que está en juego la permanencia de Chávez en el poder.

 

Por ahora, de cara a las elecciones de diciembre, no hay tiempo para detenerse a sacar las consecuencias de fondo de este tipo de análisis. Por los momentos, y de aquí a dos meses, hay que montarse en la ola de los resultados del 7-O, determinar y ubicar el crecimiento obtenido, examinar de cerca cuáles oportunidades de triunfo ofrece, que son bastantes, y trabajar con toda intensidad en explotarlas. Hacer todo eso, apenas se lo permita a cada cual, la duración del -para hablar como los psicólogos- duelo que la derrota de Capriles ha producido en muchos venezolanos, los mismos de quienes dependen los triunfos que podamos lograr en diciembre y el número de votos que hayamos de sacar. Al respecto y para terminar, una sola cosa: no podemos darnos el lujo de salir mal en esas elecciones. Es esencial lograr en esa fecha una votación popular que imponga respeto, que reafirme la fuerza notable que hemos logrado acumular, que nos proporcione gobernaciones que podemos obtener, y que nos prepare para los futuros triunfos que el país necesita de nosotros.

 
Diego Bautista UrbanejaDiego Bautista Urbaneja

Artículos relacionados

Top