La descentralización federal o el estado autoritario comunal

Carlos Ochoa

MERCURIALES
Carlos Ochoa
ochocarlos@gmail.com 

 

Para quienes aún dudan sobre si deben o no votar

En condiciones normales, en un  estado de pleno derecho, con  equidad e independencia de poderes, sin el ventajismo y el abuso que se hace del erario y los recursos del Estado, no habría sido imprescindible la unidad de las fuerzas democráticas ni el consenso. La unidad opositora se da por la necesidad de defender los valores que nos han dado identidad como república desde 1830. El proyecto del estado comunal de Chávez significa la destrucción de un modelo perfectible de estado-nación,  que le ha costado mucho esfuerzo construir a la sociedad venezolana para integrarse a la modernidad política y económica.

 La imposición de modelos de organización comunitaria sesgados por el socialismo retrogrado de Chávez, limitará los derechos de los ciudadanos a la libre asociación, debilitará institucionalmente a las gobernaciones y alcaldías, negándoles los recursos que en la legislación actual les corresponde y se les niega inconstitucionalmente  para atender las necesidades de los ciudadanos, intensificará las expropiaciones en ciertas aéreas de la economía provocando más dependencia, desempleo y pobreza, y en definitiva revertirá la descentralización que a partir de 1989 abrió nuevos horizontes a las regiones con la transferencia de recursos y responsabilidades a los estados y municipios, propiciando el fortalecimiento del poder ciudadano y de los liderazgos regionales en relación al estado central.

Lo que está en juego es la existencia de la democracia y el bienestar de la sociedad. En la medida en que el estado se centralice, habrá menos democracia y será más difícil superar el drama de la pobreza.

 Con la implementación del estado comunal y la nueva geometría del poder, los estados tales como los conocemos desaparecerán y serán agrupados en regiones de acuerdo al modelo cubano. Es lo que Aristóbulo Istúriz llama “esbaratar” las gobernaciones. 

De eso  trata la elección de diciembre, de elegir entre el Estado Comunal que va a “esbaratar” las gobernaciones concentrando el poder, u optar por la Descentralización  que tiene como norte profundizar el estado federal democrático.  

Hay que echar a un lado las reservas y dudas, y salir todos a votar.

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa

Artículos relacionados

Top