Obama intenta recuperar su tirón entre una población negra desencantada

Muchos afroamericanos creen que su vida no ha cambiado pese a las altas expectativas puestas en el presidente. El reto para los demócratas es evitar su abstención

EMILI J. BLASCOEJBLASCO 
emili j. blascoejblasco
Washington – 28/10/2012

Hubo un tiempo en que muchas zonas de Washington eran impenetrables para los blancos. Incluso hoy pasear por Anacostia, a no muchas manzanas del centro de la ciudad -próximo a la Casa Blanca y el Capitolio, pero al otro lado de uno de los dos ríos de la capital-, sólo se hace con cierta tranquilidad a plena luz del día.

«El nivel de homicidios ha descendido, muchas calles han mejorado su aspecto, pero el nivel de marginación en que se encuentra no cambia», explica Gregory Harris, nacido y criado en Anacostia, donde el 92% de la población es afroamericana. Gregory logró salir del gueto hace tiempo, pero lamenta que «la presidencia de Obama no les ha mejorado la vida» a sus antiguos vecinos.

Tampoco a parte de su familia, aún residente del barrio, a la que acaba de visitar antes de que nos encontremos en la puerta de la casa-museo de Frederick Douglass, el primer afroamericano nacido esclavo que ocupó puestos relevantes en la vida pública estadounidense, a finales del siglo XIX. La vivienda está sobre una pequeña colina, desde la que, tras el río Anacostia, se divisa el Congreso y se adivina algo más allá, la casa que hoy ocupa el afroamericano que ha culminado la trayectoria que abrió Douglass.

«Romney me ha sorprendido … pero Obama merece un segundo mandato»

«Le voy a ser honesto», dice Gregory, «Romney me ha sorprendido. No esperaba su fuerza como candidato. Pero mi familia y yo vamos a votar de nuevo por Obama; sé que algunos se quedarán esta vez en casa, pero nosotros vamos a votarle. Hay cosas que podían haberse hecho mejor, pero merece un segundo mandato».

Que el apoyo de los afroamericanos a Obama sigue siendo abrumador lo indican las encuestas. En 2008, el candidato demócrata obtuvo algo más del 95% de los votantes negros registrados en el censo electoral. Hoy la cifra es del 93% de los que dicen que irán a votar. La cuestión clave es cuántos de ellos finalmente lo harán, en un sector social normalmente más abstencionista.

Hace cuatro años, la participación electoral de la población negra fue del 67%, nueve puntos por encima del 56% registrado en 2004. Aunque la cifra ha aumentado en cada elección presidencial, está claro que el récord alcanzado en 2008 se debió a la candidatura de Obama. En esa ocasión, los votantes negros fueron el 13% de todos los estadounidenses que emitieron el voto. Hay quien atribuye a esa influencia cuatro de los 7,2 puntos de ventaja logrados por Obama sobre McCain.

Los sondeos dan a Romney el mismo 3% que cosechó McCain

«Creo que veremos una participación menor», asegura Star Parker, una activista afroamericana del Partido Republicano, que considera que muchos se volcaron con Obama en 2008 para «hacer historia», pero se han visto «desilusionados por políticas que no les han favorecido». Parker cree que aquellos más más opuestos a cuestiones como el aborto y el matrimonio homosexual, como es el caso de muchas congregaciones religiosas baptistas y de otras denominaciones, podrían inclinarse por el voto a Romney. En realidad, de momento, las encuestas le están dando a Romney el mismo 3% de voto negro que cosechó McCain.

El que haya un presidente negro en la Casa Blanca no ha mejorado la situación económica de los afroamericanos más vulnerables durante la crisis económica, tampoco los perjuicios sociales en su contra.

El propio Obama -tenido por negro por los blancos, pero no siempre considerado por los propios afroamericanos como uno de ellos (no desciende de esclavos, su madre era blanca, no ha salido del «gueto negro»)- ha sido reacio a ser encasillado por su propio origen racial. «No soy el presidente de la América negra, soy el presidente de Estados Unidos de América», ha advertido en ocasiones. Líderes de grupos de derechos civiles negros, como Tavis Smiley, consideran que «ha sido doloroso ver el trato calibrado, cauteloso y en ocasiones insensible del presidente hacia sus votantes más leales».

En 2009, la media de la riqueza de los hogares afroamericanos había descendido un 53% durante los últimos cuatro años, comparado con un descenso de solo el 16% en el caso de los hogares de población blanca. En septiembre de este año, el paro entre la población activa negra era del 13,4%, casi el doble del índice de desempleo nacional.

Polarizadas racialmente

Un estudio sobre actitudes raciales realizado por varias universidades, indicó ayer el 51% de los estadounidenses manifiestan actitudes antinegras de modo explícito (frente al 48% de 2008) y el 56% lo hacen de modo implícito (49% hace cuatro años).

Por su parte, un sondeo del «Washington Post» ha indicado que estas son las presidenciales más polarizadas racialmente. En las anteriores elecciones, el voto de la población blanca fue 12 puntos más alto para McCain que para Obama. Ahora Romney aventaja a su rival por 23 puntos (el 60% de los blancos está con el exgobernador de Massachusetts; el 23% con Obama).

 

Artículos relacionados

Top