“Skyfall” retrata a un Bond más humano

Javier Bardem – Daniel Craig

El filme se proyecta como un éxito taquillero, ya que en su primera semana casi supera los 70 millones de euros.

Gregorio Belinchón / Madrid

 

Con más carga dramática, un amor por lo clásico y una dirección fundamentada en peleas y buenos actores. Daniel Craig se mete por tercera vez en la piel de James Bond para crear en Skyfall a un 007 más humano y más oscuro, aunque no tanto como el villano Silva, un tipo complejo al que da vida Javier Bardem, que compone un temible personaje en Skyfall. Como le ocurrió en No es país para viejos -y como confiesa, le ha vuelto a pasar en The counselor, de Ridley Scott- el peinado de su personaje -aquí, rubio melenudo- crea cierto desasosiego que produce incomodidad solo con verlo. Eso era, justamente, lo que quería el director, ha explicado.

Aunque para villanos, comentaba el actor madrileño, “los que rescatan a los bancos en vez de a las personas, y los que no piensan sinceramente lo que significa un desahucio”. Volviendo al cine, su malo es especial, pero… “Este villano es producto de muchísimas cosas, no algo que provenga de mí”, añadía Bardem, humilde. Junto a él los dos productores principales, Barbara Broccoli y Michael G. Wilson; el director, Sam Mendes; la nueva “chica Bond” Naomi Harris (en un intrigante papel), y por supuesto, Daniel Craig, que  presentaron el filme que se estrenó en más de 30 países a finales de octubre con una taquilla cercana a 70 millones de euros, algo bastante prometedor.

A pesar de ser “una de las últimas sagas monstruos que quedan”, Bardem sintió que filmaba un filme de actores: “Cada día allí parecía que hacíamos una película de bajo presupuesto, porque era trabajar las secuencias, los diálogos, los personajes con una libertad extraordinaria, tanto que, para una película como esta, no me lo esperaba”.

Bardem y Craig compitieron en halagos. Fue Craig quien le ofreció el papel -en connivencia con Mendes- en un acto para recolectar fondos para Haití en casa de Paul Haggis. “Bardem es uno de los mejores actores que conozco, pero también un gentleman increíble”, comentó Craig, antes de que Bardem le acallara los piropos comentando que le habían costado “mucho jamón”. “Después de 25 años de carrera, lo que uno recuerda cuando acaba un proyecto es la calidad humana y esta ha sido una de las más placenteras a nivel humano y profesional”, dijo el ganador del Oscar por No es país para viejos.

Mendes ahondó en la depresión del personaje: “Cuando empezamos a trabajar en el guión de Skyfall recurrimos a los primeros libros de Ian Fleming, y entonces era difícil que se abordaran los lugares más oscuros de la psique de Bond, pero el agente hoy tiene conflictos personales: está deprimido con su día a día, sabe que es un asesino, pero no conoce otro tipo de vida. Y bebe mucho”.

Craig asegura que ese tono se apuntaba en Casino royale (2006), su primer 007. “Aquel guión me convenció de apuntarme a la serie. Yo era gran fan de Bond, pero necesitaba un buen guión y aquel, como este, lo era”. El británico recuerda que su primer Bond fue Vive y deja morir (1973), pero que “probablemente” sus favoritas son Goldfinger (1964) y Desde Rusia con amor (1963). “Pero mi malo favorito es el de Bardem”.

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top