Las falsas creencias

 

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Carlos Lozano
caminandoconcarloslozano@gmail.com 

 

Los afectos a Hugo Chávez que creen que ya los candidatos decididos por él para las gobernaciones en diciembre tienen el mandado hecho, pueden estar equivocados. La Oposición, por su parte, tras la gran equivocación que cometieron, tanto su dirigencia como muchos de sus seguidores, de sobredimensionar las expectativas y creer que ya Chávez estaba derrotado, afincan esperanzas en la convicción de que los seguidores del Presidente consideran que ya cumplieron con él y en diciembre podrán votar por candidatos opositores. Aparte, por supuesto, de los opositores que pretenden castigar los errores de la Mesa de la Unidad no votando.

Pero en política pocas veces hay blanco y negro y lo más frecuente es una gama de grises;  ambas percepciones pueden llevar a resultados no esperados.

Por una parte, la Oposición debe entender que el PSUV demostró tener y liderar una formidable maquinaria política electoral, de la cual no hay que pensar que se mueve sólo por dinero. Es organizada, está preparada y entrenada, demostró su eficiencia; es decir, tenga el respaldo económico que tenga, está fuertemente motivada, no son simples empleados, son militantes.

Por otra parte, la oposición no puede creer seriamente que no hay quejas contra sus gobernadores, ni que los electores no puedan aceptar que podría convenirles  más elegir a un candidato aliado al Presidente y en consecuencia al Gobierno Nacional, que votar por un opositor en diario enfrentamiento con Miraflores, especialmente si en ese estado las cosas no marchan del todo bien.

Por su parte el chavismo, y especialmente el PSUV, deben comprender que llevan 14 años en el poder y que el país en general tiene problemas que el Presidente, sus ministros y altos funcionarios, han ofrecido una y otra vez resolver. Son muchos años y muchos fallos cuya suma es un peso corrosivo que puede erosionar hasta la fe y la motivación más fuerte.

En Carabobo hay quienes piensan en la Oposición -dirigentes y seguidores- y especialmente en el chavismo que los Salas llevan demasiado tiempo al frente del Gobierno y que hay un fuerte “desgaste”, lo cual es una oportunidad para el PSUV y Francisco Ameliach. Pero en ambos grupos hay quienes piensan que Carabobo es un estado “fortaleza” de la oposición, que Ameliach es sólo un mandado de Chávez y no tiene chance, y que Henrique Salas Feo será reelecto.

A ambos grupos hay que recordarles por una parte que los Salas, con todo su tiempo al frente de la Gobernación, no han logrado erosionar al chavismo, que sigue siendo una fuerza política de primera magnitud en el estado; que el chavismo con toda su fuerza, no ha logrado sacar a los Salas del gobierno.

 

 

Artículos relacionados

Top