UN FUTURO NEGRO

Henrique Salas Römer

HENRIQUE SALAS RÖMER 
Publicado el 12 de mayo, 2011 

 

Barack Obama anunció el pasado 4 de abril su intención de postularse para un segundo periodo constitucional. Veintisiete días más tarde, se produjo la muerte de Osama bin Laden.

Quienes habíamos percibido que, a 20 meses de los comicios, su anuncio había sido precipitado, hoy tenemos la respuesta. El Presidente norteamericano conocía en detalle los preparativos que se venían realizando para dar el jaque mate al jefe de Al Qaeda, y juzgó que un anuncio posterior luciría oportunista  o, cuando menos, inadecuado.

 

 

A lo largo de su corta, pero extremadamente exitosa vida pública, este abogado norteamericano, graduado de una de las más prestigiosas universidades del mundo, y curtido en las luchas sociales de Chicago, ha demostrado un dominio extraordinario del “timing”, algo que en política, y particularmente en materia electoral es determinante.

Con la economía norteamericana dando señales sostenidas de recuperación, y el triunfo que supuso entregarle al pueblo norteamericano el trofeo de bin Laden, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que la presidencia de EE.UU. tiene a un negro, al mismo negro, en su futuro.

 

Artículos relacionados

Top