Presupuesto para el jefe

 

Gerardo Fernández

Gerardo Fernández
gfernandez@cjlegal.net 

 

La forma de estructurar el presupuesto conlleva a que no sea controlable, ni auditable.

 

El proyecto de ley de presupuesto para el año 2013, genera nefasto impacto constitucional y una vez más se concibe un presupuesto para el centralismo y la vulneración del situado constitucional, para profundizar el totalitarismo, la violación del principio de la unidad del Tesoro e impedir la contraloría de la gestión y recursos públicos.

Se presenta a la AN un proyecto de presupuesto que a propósito establece un precio del petróleo muy por debajo de su valor real, para disminuir el presupuesto ordinario y con ello la base de cálculo del situado constitucional, que es la parte del presupuesto que se debe distribuir a los estados y municipios. A menor ingreso, menores los recursos que se remiten a los gobernadores y alcaldes.

El presupuesto está diseñado, igualmente, para burlar el principio de la unidad del Tesoro, ya que al calcular el ingreso petrolero por debajo de su valor real, el ingreso extraordinario, producto de la venta del petróleo, va a los fondos que administra el Presidente de la República de manera directa y a su antojo. Con lo cual hay dos presupuestos y dos “tesoros”, el que se conoce formalmente en la ley de presupuesto y se lleva a la AN y el que sólo conoce el gobierno y maneja a su conveniencia.

Esta forma de estructurar el presupuesto nacional conlleva a que no sea controlable, ni auditable. Como la mitad del ingreso real no está contemplado en la ley, y nunca sabremos la verdadera magnitud de esos recursos, la Contraloría General de la República no ejercerá su función contralora, facilitándole así su trabajo de hacerse “la vista gorda” frente al manejo de los fondos públicos y la corrupción.

Además, no habrá contraloría política del presupuesto, porque se le dará la orden a los diputados del oficialismo que aprueben sin “chistar” el presupuesto, promoviendo el centralismo, la corrupción y el totalitarismo. El presupuesto está concebido para “el jefe”, de modo tal que pueda tener más control sobre el dinero de la nación y disponer más fácilmente del mismo.

 

 

 

 
Gerardo FernándezGerardo Fernández

Artículos relacionados

Top