¡CHAVEZ NOS ESTA AMANECIENDO!

Jorge Cajias

Jorge Cajías
@jcajias 

 

Se entiende que luego de la derrota electoral que sufrimos el pasado 7 de octubre se produzca el lógico repliegue de quienes no gozamos con el favor del resultado electoral, objetado por diversas razones y personas. Comprensible es también que los dirigentes de la MUD piensen en el siguiente proceso electoral del 16 de diciembre para elegir gobernadores y alcaldías, aunque ya han empezado a advertir sobre su posible disolución desde Miraflores. Incluso se puede aceptar que el ex candidato presidencial Henrique Capriles se devuelva a Miranda -lo cual es políticamente un error- con el pretexto de no ceder territorio y poder a nuestros adversarios.

 

Lo que resulta desacertado es no pensar y no actuar en consecuencia, sobre los alcances que tiene el pasticho político denominado “el proceso”, cuyo desenlace ya ha sido señalado en varias ocasiones por Chávez y que se resume en el “Estado Comunal”. Es allí donde está la médula de todo esto, por lo cual resulta suicida no convocar y no movilizar a los demócratas para hacerle frente a lo que significará en breve la creación del “Estado Comunal” (comunista), en sustitución de la democracia con su separación de poderes.

 

Este convulsivo avance incluye el despojo de recursos y autoridad a gobernaciones y alcaldías, tal cual lo hicieron con la Alcaldía Mayor, para convertirlas en cascarones vacíos; la “socialización” de los medios de producción y por ende la desaparición de todo vestigio de empresa privada, para darle paso a empresas del Estado cuya ineficiencia e ineficacia ya ha sido probada, y de las cuales todos somos víctimas; la “comunistización” de la vida política y social de los venezolanos hasta retrotraernos a ser un ejemplo viviente del pasado comunista fracasado, y convertirnos en lo que fue la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), en versión caribeña y subdesarrollada, fundamentada en el adagio marginal de “como vaya viniendo vamos viendo”; la desaparición de la justicia tal como se concibe dentro de la democracia y su sustitución por la inmoral justicia sumarial revolucionaria, en donde cada ciudadano es “sospechoso” y enemigo de la revolución aun si prueba lo contrario; la abolición del parlamento venezolano para darle paso al congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), como única forma de acicate legislativo, homogéneo y genuflexo a los caprichos y vísceras del líder único Chávez; la creación de la figura legal por la cual el vicepresidente de la República puede continuar hasta el final del mandato ante la ausencia del absoluta del presidente; y finalmente la “institucionalización” de la entrega ilegal del erario público y nuestras riquezas a los hermanos Castro, mediante la fusión de Cuba y Venezuela, en una suerte de Estados asociados.

 

¿Cómo harán todo esto? Ya lo anunció Adán Chávez: convocando a una asamblea constituyente que cambie nuevamente la Constitución. Operarán las mismas leyes del que sacando menos votos obtendrá mayoría de constituyentes, con un REP no depurado, una cedulación sin fiscalización y uso intimidatorio de captahuellas que impida el voto libre.

 

Mientras no espabilemos y salgamos del letargo del 7 de octubre, Chávez nos estará amaneciendo en la creación del “Estado comunista”.

 

 

Artículos relacionados

Top