EL OBJETIVO DE LA RESOLUCIÓN 058 ES INDOCTRINAR A LOS NIÑOS

Tulio Espinosa: “la gente debe involucrarse en el tema
de la educación”

Es interesante que existan ancianos que asesoren a las escuelas. No hay ninguna iniciativa orientada a mejorar la calidad de la educación. La enseñanza puede ser inteligente y hasta divertida, pero debe ser exigente, dice el profesor de la Universidad Monteávila

 

Macky Arenas

 

Habla de manera pausada y en tono tan bajo que, a full volumen, hasta la grabadora pierde. Su estilo pareciera confirmar que no por vociferar se explica y se entiende mejor. Es educador primero por vocación y luego por formación, de esos que, a pesar de un trayecto profesional deslumbrante, no se molestarían por ser llamados simplemente “maestro”. Tiene doctorados en Ciencias de la Educación, Filosofía y diplomado intensivo en Dirección Empresarial en prestigiosas universidades de América y Europa. Profesor de pregrado y postgrado en tres universidades venezolanas. Ha trabajado en diversos países y realizado variadas actividades relacionadas con la educación, la economía y los asuntos sociales. Director General de Ethos, Instituto para las ciencias y el desarrollo del hombre. Fue miembro de la comisión asesora en ciencias sociales, administración y educación de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho y ha participado en 25 Congresos internacionales relacionados con sus áreas de trabajo, con frecuencia como ponente. Fue Presidente del Comité Organizador del Congreso Internacional “Familia y Sociedad”, realizado en Caracas en septiembre de 1997. Ha sido expositor invitado en numerosos foros nacionales, universitarios y culturales. Es autor de varios trabajos sobre temas educativos, sociales y filosóficos. Tiene un libro editado por la Universidad Monteávila.:Alasdair MacIntyre: Etica contextualizada. Quienes saben del tema aseguran que la resolución 058 expresa que la comunidad es el centro del quehacer educativo, lo cual no aceptan y comentan que esta normativa abre excesivamente las puertas, tergiversa la función esencial de las escuelas y que el control comunal desembocará en un verdadero desastre educativo. Nos interesó saber qué opina Tulio Espinosa y esto fue lo que nos dijo, para los lectores de ABC de la Semana…

 

 

 ¿Era necesaria esa decisión 058 para eso que llaman “democratización de la enseñanza”?

 

 En principio, me gusta que la gente sea responsable, que se involucre, que participe. El problema es que hay poca precisión en lo que se quiere hacer, falta discernimiento, se lanza una especie de paquete común, todo el mundo a lo mismo. ¿Cómo puede un obrero -a menos que tenga sus hijos en la institución- tener el mismo interés en la educación de los muchachos que el padre de familia? Un error de fondo de este gobierno es considerar que la responsabilidad principal de educar es del Estado o de un ente colectivo. Es y siempre ha sido de los padres, por supuesto, con el apoyo de la escuela y de cuanto organismo facilitador pueda coadyuvar, pero esa responsabilidad es de los padres.

 

Tal vez sea ese error el que inspira la obsesión por las supervisiones…

 

Me molesta mucho eso pues se asume que el responsable estatal de la escuela es el que supervisa, cuando no puede tener más interés por los hijos que los propios padres. Eso tiene que ver más bien con el deseo de controlar, pues pareciera que se diluye el poder en manos de mucha gente, pero en el fondo, cuando se redactan aspectos del decreto y tomando en cuenta la mentalidad que subyace al sistema comunal, se percibe que es una manera de controlar. No son los individuos los que controlan sino quien está detrás.

 

Pero lo disfrazan apelando a ese colectivo al que supuestamente consultan, una suerte de asambleísmo que ya la ministra de educación contabilizó en 5 mil personas, cuyas opiniones dice haber escuchado…

 

 Depende de quienes sean las 5 mil personas. No se trata de un número de gente, sino de los verdaderos afectados por las decisiones. Nadie puede juzgar sobre el proceso educativo sino los dolientes. Esos tienen que ser los primeros consultados. A nadie que yo conozca le consultaron.

 

Dicen que la aplicación del decreto es opcional, pero nadie duda de que terminará con carácter obligatorio. El gobierno ha venido haciendo lo que le place…

 

Existe una contradicción permanente entre un gobierno que no se deja controlar por nadie y pretende controlar a todos. Eso es gravísimo e igual molesta profundamente. El tema es que en el decreto se privilegia la referencia continua a la comuna, pero las políticas están diseñadas a partir de la obligación de responder a los organismos públicos. Es una mentira que se busca la participación, más bien se trata de un proceso totalmente dirigido. Así que reitero que mientras más participación y gente involucrada, mejor. Pero que mantengan conexión con la problemática y se escuchen sus criterios.

 

¿Cuál es el verdadero objetivo de la escuela?

 

Guiar a los muchachos en su crecimiento, pero esto queda absolutamente perdido, extraviado entre decenas de otros objetivos. Aparecen equiparados, como si tuvieran todos el mismo valor, la misma importancia y responden a las mismas personas. No es lo mismo un especialista en cualquier materia en cualquier parte del país, que los padres quienes, en el proceso educativo, son los que de verdad importan.

 

Tulio Espinosa

ACADEMIA Y SABIDURÍA

 

¿Qué es lo que de verdad importa en el sistema educativo hoy en Venezuela?

 

En el discurso de los funcionarios del Ministerio de Educación siempre está la referencia a la mejora de la calidad educativa, ellos saben que esa necesidad existe, que es importante, pero no hay ninguna iniciativa orientada a lograr ese objetivo. Es una frase para la galería, porque a todos interesa que se mejore la calidad educativa.

 

El tema de los profesores se perfila problemático. ¿Serán capaces de discernir aquellas lagunas presentes en el decreto?

 

Sobre ellos pesa más bien la advertencia de que el Estado está equipado para controlarlos. Lo ideal sería que estuvieran preparados. Hay carencias y fallas en este renglón tan crucial desde hace mucho tiempo, pero con esta etapa que se inicia más bien podrían acentuarse. De manera tal que, para que mejore –no el cumplimiento de la ley o los reglamentos- sino los procesos en la educación, desde las reparaciones de infraestructura hasta el flujo general de las cosas, es indispensable que bajen los recursos y se administren como debe ser. Todo el mundo sabe si hay que pintar una pared, pero la idea no puede ser devolverle el problema a los vecinos.

 

 Así como el Estado Comunal sustituiría a las instancias intermedias de gobierno como alcaldías y gobernaciones, restándoles protagonismo, ¿no ocurriría lo mismo con la escuela comunal, desplazando a la comunidad educativa, tal cual la entendemos hasta ahora?

 

El contenido del decreto insiste sobre todo en cómo hay que hacer las cosas, no se refieren al objetivo fundamental del Estado Socialista. Yo pienso que el propósito no manifiesto es poder indoctrinar a los niños. Es lo que han hecho los fascistas, los comunistas, todos los autócratas y dictadores. Se trata de lavarle el cerebro a los niños quitándoselos a los padres. Lo que subyace es la presunción de que ni los maestros ni los padres saben lo que conviene a los niños; el que sabe es el Estado. No sólo se busca controlar el funcionamiento, sino también y sobre todo el pensamiento. Es condicionar a la gente cerrándoles la cabeza. Eso no está dicho, pero está insinuado. Son visiones de la vida y ésta parte de que quien tiene el poder se tiene que imponer.

 

 

Aterra pensar qué tipo de estudiante recibirían nuestras universidades…

 

Cuando llevas a los muchachos por un solo carril, sin estimular la mentalidad crítica, la pluralidad de pensamiento, podrán con el trabajo universitario pero no seguirán creciendo. El tema es que no necesitamos más fiscales, sino más libertad y mejor calidad educativa.

 

Si una cosa es lo que se escribe y otra lo que se vende, es conveniente saber exactamente a qué atenernos con ese decreto…

 

La Gaceta muestra un proyecto pensado, trabajado, con lógica, pero describe medios para lograr algo que no se revela del todo y ciertamente invade caminos que no debía transitar. El principio de Subsidiariedad es claro para explicar esto y si en algo hay que aplicarlo es en la educación. Se debe aportar pero no suplir. No tiene por qué un organismo superior dictarle a la escuela lo que tiene que hacer. Si hay fallas deben resolverse, pero no partiendo de que sólo el gobierno sabe cómo hacerlo. Hay una definición de educación que proclama que no se trata sólo de aprendizaje sino de una manera de ser, de virtudes y principios, pero eso ya entra en el terreno moral. Lo clave es que no se limita al saber, sino al saber ser. Eso no se logra entrometiéndose ni interfiriendo. No es posible mantener un gentío opinando sobre todo. Para que una institución marche es preciso tomar decisiones de manera serena y que lo hagan quienes estén capacitados para tomarla. Por el camino que se ha trazado, quienes conducen las escuelas están pintados en la pared. Como tampoco es sensato pensar que pueden co-gobernar quienes por definición están formándose. Todo eso se aleja de la participación y entra en el terreno de la distorsión. La educación puede ser interesante y hasta divertida, pero debe ser exigente.

 

¿Algunas alternativas de propuestas?

 

Interesante es que existan ancianos que asesoren a las escuelas. No puede el niño ser un par en la toma de decisiones ni en la orientación de los objetivos y programas. Es completamente absurdo. En cambio, los mayores, por su experiencia, sus vivencias, pueden aportar con propiedad. Es una manera de ejercer la verdadera participación responsable que mejorará la educación, estimulará la preparación y disciplina de los maestros, para que se interesen por su profesión y para que no falten a clases. La gente que tiene más capacidad de contribuir por su talento deben también tener una palabra. Lamentablemente no hay muchas opciones para escoger maestros, no están bien formados ni pagados. Incorporando la opinión de quienes están mejor, suple un poco esas carencias.

 

EL PADRE Y EL MAESTRO

 

Hay muchas mujeres en funciones de maestras. ¿Educan mejor que los hombres?

 

Es natural que tengan una mayor inclinación a enseñar y de hecho saben hacerlo. Pero hacen falta hombres en la tarea. Los muchachos se enriquecen con diferentes visiones de la vida. Otra cosa es lo negativo que resultan esas suspensiones de clase a cada rato, además de la imposibilidad de los padres de plantear sus quejas y sugerencias y que se les oiga. Son problemas que se vienen arrastrando y por eso es que la preparación de los profesores es tan importante, que sepan valorar lo que en realidad cuenta. Actualmente los niveles de la mayoría de los maestros -y aún profesores- son preocupantemente bajos. Eso no se resuelve con la promoción del igualitarismo ni con la imposición de un esquema estatista en la educación.

 

 

 ¿Las disposiciones de ese decreto afectarían por igual a los centros públicos y privados de enseñanza?

 

De una vez declaro que lo que es igual para todo el mundo no me molesta…

 

¿Ni siquiera la imposición de las comunas?

 

Es posible que como director de escuela me fastidie esa intromisión. Pero visto desde afuera y con una perspectiva realista, todo depende de la actitud de la comunidad educativa. Si existe un grupo de padres interesados y colaboradores, así como obreros que amen y defiendan la institución, seguro que tomarán parte activa en esa comunas y defenderán la escuela y la educación  de sus hijos. Esto hay que verlo –vista la posibilidad real de que el gobierno obligue a ciertas medidas- como una oportunidad para generar mayor y mejor participación de los padres y maestros. Hay gente que no tiene elevados niveles académicos, pero es sabia. ¿Por qué no escucharlos? Otra cosa es el objetivo encubierto del decreto. Todo depende de cómo lo pongan en práctica.

 

¿Qué opciones tienen  los padres que no estén de acuerdo ni con el fondo ni con la forma?

 

En este momento yo aconsejaría emplear las energías en estar más presente y activo. Los padres cada vez lo están menos y eso facilita las cosas al gobierno. Hay que entender que las peleas deben darse y que existen maneras de evitar los abusos sin necesidad de satanizar todo. Tener un plan “B” en esta materia es lo inteligente. Vale más funcionar con la comuna que no hacer nada. Quizás la impondrán y la opción es entender lo positivo que pueda tener. No tiene que ir mal necesariamente. La experiencia de participar, por parte de varios sectores, es una oportunidad de crear conciencia y de mejorar la formación de los que se involucren. El liderazgo del director de la escuela puede ser la clave.

 

¿Aún aceptando lo del incremento del control por parte del gobierno, el riesgo de que los padres pierdan a sus hijos, los objetivos encubiertos y el tinte fascista de todo esto, las cosas pueden no salir mal?

 

 Diría que todo esto incide sobre una escuela que ya está débil y es una oportunidad para fortalecerla. No todo tiene que salir mal porque todo no es malo sin más.  El mal absoluto no existe. El mal no es sino es ausencia de bien. Y hay que buscar el modo de introducir el bien que falta, lo que hay que hacer mejor, que es mucho.-

 

 

Artículos relacionados

Top