I Bienal de Arte Emergente

CARACAS

I Bienal de Arte Emergente, el legado cinético se plantea reflexionar, más allá de las clasificaciones cronológicas, acerca de las prácticas artísticas relacionadas con este importante movimiento. Concebida para el encuentro, la discusión y la proyección de ideas y propuestas de los artistas plásticos contemporáneos. En su primera edición, la Bienal propone abrir un espacio para la revisión de los elementos formales y discursivos del arte cinético, con la intención de generar lecturas renovadoras de las nociones y propósitos que, en su momento, animaron la aparición de este movimiento y su consecuente incidencia en la plástica actual.

El cinetismo instauró a mediados del siglo XX una nueva sensibilidad estética con la incorporación del movimiento –en sus múltiples modalidades– como principio básico en sus investigaciones. Los aportes promovidos por esta tendencia vanguardista constituyen uno de los legados más significativos en la historia del arte universal, tomando en cuenta la relevante participación de los artistas venezolanos y latinoamericanos, dentro de esta corriente. En el marco de estas consideraciones, la I Bienal de Arte Emergente. El legado cinético se plantea reflexionar, más allá de las clasificaciones cronológicas, acerca de las prácticas artísticas relacionadas con este importante movimiento. En este sentido, la Bienal abarca diferentes expresiones cuyas propuestas evidencien los nexos o vínculos con los postulados del cinetismo. El desarrollo de esta tendencia a lo largo del tiempo, ha adquirido nuevos contenidos, significados y planteamientos que enriquecen los campos cognitivos y perceptivos, dando lugar a nuevos lenguajes nacidos en los últimos años. Tales indagaciones conducen a una apertura en cuanto a las posturas artísticas asumidas por los creadores, que van más allá de los tópicos iniciales que dieron origen a esta forma de expresión. De este modo, se busca leer y evaluar sus alcances e influencias y su repercusión en el ámbito de la plástica contemporánea universal. (Museo de Arte Contemporáneo de Caracas)

  

Punto y Línea, obras tridimensionales de Nadia Benatar, una serie de obras  que forman parte de su discurso creativo desarrollado en los últimos 5 años, en la que se conjuga una atmosfera poética de líneas que entran y salen del soporte, a la vez que rinde con esta muestra un homenaje a Gego. Partiendo del metal, – cobre, alambre – junto a la madera y mangueras de goma como soportes, Benatar presenta una serie de 15 obras en mediano formato donde la línea es interrumpida o a veces unida por esas pequeñas y diminutas esferas de plomo para crear un lenguaje de líneas y formas geométricas que flotan en el espacio. Como lo expresara Elida Salazar en la importante muestra realizada un quinquenio atrás en los espacios de Elvira Neri cuando presentará su primera muestra sobre esta serie Punto y Línea …”su obra son siempre proyecciones de múltiples planos relacionados entre sí y motivados por la condición de sensibilizar el espacio, de forjarse en él. Ahora, Nadia comienza a realizar lo que siempre estuvo implícito en su obra: liberar al fin el trazo dentro del espacio real. Dibujar en el aire, como lo haría Gego…”. Egresada del Instituto de Diseño Neumann, pertenece a esa generación de artistas, que sobresalen en los años Ochenta, aunque sus obras empiezan a mostrarse a mediados de los años Setenta. También forma parte de la primera promoción del Cegra (Centro de Enseñanza Gráfica). Nadia Benatar integra en sus obras los recursos aprendidos en su formación y se vale del collage, el dibujo y el ensamblaje por la libertad que ofrecen estas técnicas, para representar su discurso estético.  (Galería Gsiete, Centro de Arte Los Galpones, Av. Avila con 8va transversal, Los Chorros) 

 

 

Esperando a Godot, la compañía del reconocido coreógrafo Leyson Ponce se presenta con una adaptación coreográfica del clásico del dramaturgo Samuel Beckett. Esta vez presentará una versión coreográfica de Leyson Ponce, del clásico de la dramaturgia contemporánea. Esta adaptación de Ponce forma parte de su propuesta Dramosapiens, un trabajo que como explica el propio coreógrafo indaga sobre la “metaficción” en el cuerpo que danza.  Su planteamiento pesimista y nihilista acerca de la condición humana, Dramo propone a través de su “dramaturgia en movimiento” una visión renovada del texto dramático, escrito por el literato irlandés a finales de la década de los cuarenta del pasado siglo. En ésta, los diálogos se convierten en movimiento y en energía que transforma todo el espacio escénico, así como la percepción de los espectadores. En esta oportunidad, los bailarines Armando Díaz y Brian Landaeta serán los intérpretes de las desventuras los dos personajes “becktianos”, quienes inmortalizaron con su espera el tedio y la carencia de significado de la vida, con un particular sentido del humor, entre negro y sórdido. (Trasnocho Cultural, C.C. Paseo Las Mercedes)

 

 

VALENCIA

Los Hijos del Sol, como todos los años este encuentro nacional de artesanos, se inauguro el pasado viernes, en la sede de la Villa Olímpica, en el municipio Naguanagua, con la participación de 150 creadores que durante tres días mostraron su trabajo de arte popular, la Banda Sinfónica 24 de Junio, ofreció un espectacular concertó a todos los asistentes en la apertura. La entidad carabobeña se convirtió nuevamente en la sede de la artesanía venezolana, con una muestra integrada por piezas de creadores de los estados Amazonas, Aragua, Bolívar, Distrito Federal, Mérida, Lara, Trujillo, y el estado anfitrión Carabobo. La clausura del encuentro fue, a partir de las cuatro de la tarde, y participaron la agrupación Niños Cantores de Diego Ibarra, Danzas Nacionalistas de Naguanagua, Niños Cantores de Naguanagua y Son de Mi Canto. También  se dictaron varios talleres para contribuir al enriquecimiento personal de los artesanos para abordar temas como autoestima, obligaciones legales, Ley de Fomento y Protección Artesanal, Formulación y Evaluación de Proyectos. El Encuentro Nacional de Artesanos ¨Los Hijos del Sol¨ nació el 6 de octubre de 1994, como un evento organizado por la Secretaría de Cultura del Ejecutivo de Carabobo, bajo el auspicio de Henrique Salas Römer, quien desde el principio de su gestión dio prioridad a las manifestaciones culturales y a la difusión de las tradiciones enraizadas en la población carabobeña. 

 

 

Lunes Rodríguez Coronel

Para comentarios y/o sugerencia: Correo-e: abculturales@gmail.com / Twitter: @lunesrc

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top