La inquietante contradicción

 

Alex Capriles M.

Axel Capriles M.
acaprile@ucab.edu.ve 

Somos una inmensa fuerza moral muy difícil de someter y comprar

 

El voto dejó de ser un derecho político para convertirse en un conflicto moral. El lema “Protesta y Vota” que recorre los espacios de la oposición resume una inquietante y pungente contradicción. ¿Cómo sumar voluntades y llamar a participar en un acto que en el fondo se siente profundamente viciado? ¿Cómo renunciar al método en el que hemos depositado la fe y con el que estamos ideológicamente resteados? Valorar algo, sin embargo, no significa creer en su efectividad. Yo soy de los que nunca ha podido imaginar a Fidel Castro o a Hugo Chávez abandonando el poder por la vía electoral. No está en su psicología. Para los demiurgos revolucionarios, las elecciones no son mecanismos de alternancia y cambio político sino disfraces de época para la perpetuación en el poder. Y si el sistema democrático sólo funciona bajo ciertas condiciones y premisas que no están dadas en nuestra sociedad, ¿no es una racionalización defensiva dañina seguir sembrando ilusiones en amplios sectores de la población? Es el chiste del hombre que perdió las llaves a media noche en el jardín y que al preguntársele por qué, entonces, las busca en el salón, responde: porque es el único lugar en el que hay luz.

El chiste contiene, no obstante, una parábola y refleja una forma de asumir la paradoja del voto. Llamo a la participación electoral y votaré el próximo 16 de diciembre porque las elecciones son el único espacio donde todavía hay luz en nuestra sociedad con capacidad de iluminar los traspatios marginales, porque el voto es el único instrumento que conocemos y con el que contamos para frenar el avance de quienes acaparan el monopolio de las armas y la violencia. Sin duda, hemos pecado de ingenuos y nuestros líderes deberán plantear la lucha política más allá del terreno electoral, pero la presencia masiva en los centros de votación es todavía nuestra forma de decir que somos una inmensa fuerza moral muy difícil de someter y comprar, que estamos en todas partes y que seguiremos luchando hasta reconquistar la nación.

 

 

 

 
Top