La racionalidad del voto cruzado

Carlos Ochoa

Carlos Ochoa
ochocarlos@gmail.com 

 

Para la izquierda más retrograda, la comuna es la forma de organización social y política que debe sustituir a las formas de “organización burguesa”, en el proceso hacia la construcción del  comunismo.  Para Chávez y los segundos del proceso, las comunas serán un instrumento de control político que rápidamente padecerán  el cáncer de la corrupción generalizada del socialismo del siglo XXI, y como tantas otras utopías descabelladas propuestas por el caudillo,  serán parte más temprano que tarde del inventario de fracasos que tanto dinero nos ha costado a los venezolanos.

Sin embargo, el control político, social y económico que subyace en la propuesta de las comunas pasa por el intento de desmantelar a las gobernaciones y alcaldías de sus responsabilidades y obligaciones constitucionales. Un ejemplo de la arremetida del gobierno es el acoso presupuestario a las gobernaciones que le son adversas. En Carabobo, el Gobernador Henrique Fernando Salas Römer ha denunciado y defendido el pago completo de  los aguinaldos de los trabajadores, maestros, policías y personal de salud que dependen del Ejecutivo Regional. Ha reclamado con aplomo y seriedad el fraccionamiento del situado, y la consecuencia de la cancelación en dos partes de algo tan sagrado para los trabajadores como el aguinaldo.

Afortunadamente para la democracia Venezolana, en Carabobo se impuso la razón política y se superaron los escollos blindando la candidatura del Pollo Salas para las elecciones del 16-D. A diferencia del candidato del oficialismo que ha gastado una fortuna en publicidad para que le conozcan la cara, el pollo recorre los sectores populares día tras día despertando esperanza, transmitiendo alegría, y sobre todo, centrando su mensaje en la defensa de la descentralización.

Recobrar el ánimo y la entereza pasa por entender que el país puede democráticamente ponerle una barrera de contención a las pretensiones de Chávez de disolver las gobernaciones y alcaldías para imponer su propuesta de estado comunal.

En el chavismo hay muchas dudas con las comunas, por eso no es seguro que Chávez pueda transferir su carisma a los candidatos del PSUV. Hay que recordar que en estos comicios Chávez no es candidato, a pesar del esfuerzo por tratar de convencer al electorado de lo contrario, pero el pueblo no es tan bolsa como algunos políticos piensan, y en esta elección muchos venezolanos que sufragaron por Chávez están decidiendo su voto de acuerdo a sus necesidades inmediatas,  y van a votar por los candidatos que más le convienen y aseguren la defensa de sus derechos y su estabilidad laboral y social.

Por eso en Carabobo, Zulia y Miranda se asegura que habrá mucho voto cruzado. Salas Römer está convencido que ganará la reelección con los votos de la alternativa democrática y de los chavistas polleros, Pablo Pérez y Capriles andan en la misma ruta.

Definitivamente estas elecciones serán más racionales que emocionales.

 

 

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa

Artículos relacionados

Top