¿ESTAFA COMUNAL?

Luis Izquiel
@luisizquiel

 

El partido gobernante, en su afán totalitario, intenta de nuevo violar la Constitución

 

El proceso mediante el cual el oficialismo pretende imponer el Estado comunal en Venezuela, representa una verdadera estafa desde el punto de vista jurídico y político. El partido gobernante, en su afán totalitario, intenta de nuevo violar la Constitución y la soberanía popular para consolidar su poder.

La incorporación de las comunas en el texto fundamental fue negada por los venezolanos en el referéndum constitucional de 2007 (art. 16 del proyecto rechazado). A pesar de este mandato popular, las leyes que sustentan el Estado comunal fueron igualmente aprobadas en diciembre de 2010 por una AN que ya estaba de salida. Todo se hizo entre gallos y media noche, obviando la obligatoria consulta ciudadana.

De conformidad con la Ley Orgánica de las Comunas (LOC), las mismas tienen como finalidad la consolidación de una “sociedad socialista”, lo que claramente vulnera el principio del pluralismo político. En su creación solo tienen derecho a votar “los que se encuentren inscritos en el registro electoral de los consejos comunales del referido ámbito geográfico”. Es decir, la participación popular en la formación de las comunas no es más que una entelequia. Todo el proceso está secuestrado por el Ejecutivo Nacional y el partido de gobierno.

Existe la posibilidad cierta de que las comunas sirvan de excusa para acabar con las gobernaciones y alcaldías. La LOC señala que “los estados y municipios transferirán a las comunas funciones de gestión, administración, control de servicios y ejecución de obras, atribuidos a aquéllos por la Constitución”. Por eso es tan importante votar el 16 de diciembre y ganar la mayor cantidad de espacios regionales. Esto representaría el más eficiente muro contra la estafa comunal.

Es posible que el Estado comunal solo sea otro espejismo creado desde el poder para desviar la atención sobre los verdaderos problemas del país, pero el peligro de su instauración es tan grande que obliga a mantenernos atentos.

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top