Extraña dicotomía

Maruja Tarre

Maruja Tarre
maru1789@yahoo.com 

 

La locura del Estado Comunal, que pondrá fin a la Venezuela que todos conocemos…

 

La situación que vivimos en este momento en Venezuela, los mundos paralelos que conviven en cada uno de nosotros, la dificultad para entender lo que nos está pasando, pueden explicar la angustia que casi todos sentimos.

Por una parte se acerca la Navidad y cada familia, sobre todo por los niños, trata de vivir en forma normal. Se buscan los ingredientes para las hallacas, comienza el periplo para encontrar -a precios razonables- los juguetes que traerá el Niño Jesús y se espera con impaciencia que lleguen los pinos canadienses. Pero las noticias diarias conspiran para que ese espíritu navideño sea cada vez más difícil de lograr. La violencia cotidiana, ciega y atroz, sigue cercenando vidas. El desorden, el caos se ha apoderado ya totalmente de nuestras ciudades. El dólar, esencia vital de nuestra economía de puertos, desapareció totalmente. El Supremo, el líder, el único sigue enfermo. ¿Desaparecido? ¿Reside ya en Cuba? ¿Se nos queda por allá? ¿Regresa triunfante?

Las elecciones de gobernadores y alcaldes, absolutamente vitales para poner un freno a la marea roja, nos agarran cansados, desilusionados y con muy escaso financiamiento. Nuestros candidatos hacen esfuerzos heroicos para convencer a la gente de la necesidad de votar. Mientras tanto, la mayoría oficialista adelanta “a paso de vencedores” la locura del Estado Comunal, que pondrá fin a la Venezuela que todos conocemos. No es casualidad que los libros que más se venderán en estas Navidades describen la realidad que estamos viviendo: “El grito ignorado” de Ibéyise Pacheco y el testimonio indignante que la Juez Afiuni relató al periodista Francisco Olivares en “La presa del comandante”. En esta temporada navideña, hasta Pacheco se niega a venir a Caracas.

 

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top