Messi-Falcao, las dos caras del ‘9’

lionel-messi-radamel-falcaoEl Atlético ha tenido excelentes delanteros, goleadores estupendos, arietes admirables, como Gárate, Rubén Cano, Hugo Sánchez, Kun Agüero, Niño Torres o Forlán. Muchos protagonizaron momentos históricos para el club del Calderón. Ninguno, sin embargo, marcó cinco goles en un partido, ni siquiera Vieri, que anotó cuatro contra el Salamanca en 1998. También Pantic le metió cuatro al Barça en el Camp Nou en la Copa 1996-97 y solo le sirvieron para firmar la derrota ante el equipo de Ronaldo. Hasta que ayer compareció Falcao y le endosó una mano al Deportivo: cinco de los seis goles del equipo rojiblanco llevaron la firma de El Tigre.

El repertorio del colombiano es infinito, y a día de hoy seguramente es el mejor jugador de área del mundo. Justo en unos tiempos en que se elogia al delantero total, como Cristiano Ronaldo, y a la figura del falso 9, sobre todo por el impacto de Messi y por la solvencia de selecciones como La Roja, Falcao reivindicó al clásico 9. Nadie emboca la pelota a la red como el colombiano. Le sale el gol por las orejas.

La jornada parecía reservada en exclusiva para Falcao, que ya suma 16 tantos en 15 jornadas de Liga, tres más que Cristiano Ronaldo, hasta que entró en escena Messi en el Villamarín. Al 10 que se viste de 9, le alcanzaron 25 minutos para batir el récord de Gerd Müller, El Bombardero de Alemania, que totalizó 85 en un año natural con el Bayern Múnich (1972). Messi ya suma 86 en 2012 después de los dos que anotó en una noche memorable en campo del atractivo Betis.

Los azulgrana se marcaron un partidazo, sobre todo hasta el descanso, por su despliegue armonioso, sincronizado, de una gran belleza visual. La respuesta fue igualmente soberbia por parte del Betis: jugó con mucho atrevimiento y talento, exigió la mejor versión defensiva de los azulgrana, sobre todo de Piqué, que se multiplicó ante la lesión de Puyol y de Cesc, que causará baja de tres a cuatro semanas. Hubo tres goles estupendos, se contaron cinco postes y la contienda acabó con un intento del portero Adrián de rematar un córner botado a la derecha de Valdés. Al final, decidieron los dos goles de Messi (23 en la Liga) y los barcelonistas, que con Pep Guardiola y Vilanova jamás habían ganado en el Villamarín, se apuntaron su victoria número 14 en 15 encuentros desde que comenzó la Liga, una cifra igualmente de récord en la historia del torneo.

La solemne actuación de Messi, origen y final del gol, asociado nuevamente a Iniesta, agrandó el debate sobre la función del 9 después del recital que había dado Falcao. Aunque quien competía con Müller era el 10 del Barça, seguramente quien más se parece al ariete retirado del Bayern Múnich es el colombiano del Atlético. Ambos se exhibieron precisamente antes del duelo que mantendrán el domingo en el Camp Nou. La cita se presenta crucial antes del parón de Navidad. No hay sospechas sobre la recuperación rojiblanca después de su caída en el Bernabéu ni tampoco hay dudas respecto al Barça, líder con seis puntos más que el Atlético y 11 que el Madrid.

El equipo de Mourinho estará muy pendiente de Barcelona. Exigido por un mal arranque y condicionado por sus concesiones en las jugadas a balón parado, al Madrid le cuesta ganar en campo contrario: perdió en sus salidas a Sevilla y Getafe y tuvo serios apuros para vencer al Levante y al Valladolid. A veces le falta juego, también acusó lesiones de futbolistas resolutivos como Higuaín y no siempre encontró remedio en CR. La severidad de rostro del portugués expresa la dificultad del equipo para resolver situaciones que antes solucionaba con un tiro. La sensación es que el Madrid ha perdido fiereza y ha ganado sutileza por el protagonismo de Özil y Benzema. Özil es un artista, como quedó demostrado en Valladolid, sobre todo en los dos últimos goles. El fútbol del fino interior destaca en un equipo necesitado del mejor Ronaldo para competir con el Atlético de Falcao y el Barça de Messi.

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top