UN QUERUBIN CONTRA LA MALDICION DE LOS KENNEDY

Yolanda Monge

Yolanda Monge

 

Yolanda Monge / Washington

 

Tras ganar un escaño por Massachusetts, es el único de la cuarta generación del clan que participa en la vida pública.

 

Recién casado, Joe Kennedy III, nieto de Bobby, alimenta una imagen angelical. Le llaman ‘el lechero’, por adorar la leche y repudiar el alcohol. Dice haber bebido solo dos cervezas en su vida

 

No es muy común oír de boca de un Kennedy que es capaz de recordar todas y cada una de las cervezas que se ha tomado en su vida. “Bebí una para celebrar mi 21 cumpleaños y otra cuando me gradué en la Universidad”. Tampoco suele suceder que el Kennedy de turno viva una vida libre de drama. Porque no se corre riesgo ninguno si se establece que durante el último medio siglo –aunque se puede remontar más– el clan Kennedy no ha tenido precisamente una existencia gloriosa.

 

Joseph P. Kennedy III

Joseph P. Kennedy III

En el pasado hubo un Kennedy presidente cuya Administración fue comparada con el legendario Camelot –JFK–; un senador Kennedy aspirante a la Casa Blanca –RFK– (los dos cayeron asesinados por las balas con menos de cinco años de diferencia), y otro Kennedy patricio, Ted, que se ganó el título de León del Senado (y moría por la lacra del cáncer en 2009, con 77 años). Sin embargo, la presente generación (la cuarta) de lo más parecido a una dinastía monárquica que ha conocido nunca Estados Unidos ha estado ajena a las esferas del poder de Washington, pero cercana al escándalo y la tragedia.

 

Joseph P. Kennedy III es el primero de su generación en acceder al Capitolio de EE UU. Y quizá el único en haber bebido solo dos cervezas en su vida. A sus 32 años, el nieto de Bobby Kennedy e hijo de Joe Kennedy II (congresista por Massachusetts durante seis legislaturas, pero cuyos problemas matrimoniales le cerraron el paso a más altas cotas), lograba un escaño para la Cámara de Representantes en las pasadas elecciones del 6 de noviembre. Con la amplia sonrisa de su abuelo, el cabello ensortijado y pelirrojo y la mirada cautivadora del clan, Joe Kennedy provoca que las cabezas se giren a su paso cuando entra en una habitación, quizá porque la gente intuye que parte de una leyenda viva ha entrado en escena; quizá por su alta estatura y andar seguro, como revelan los periodistas que le han seguido en la pasada campaña electoral. El próximo 21 de enero accederá al Capitolio cuando se forme el nuevo Congreso.

 

Desde que Patrick J. Kennedy –hijo de Ted Kennedy– dejara a principios de 2011 su escaño por Rhode Island debido a su adicción a los somníferos y los tranquilizantes, ningún miembro de la familia se sentaba en las cámaras legislativas, lo que rompió una tradición que se remontaba a 1947. De hecho, en la pasada Convención Demócrata celebrada en Charlotte (Carolina del Norte) el pasado septiembre, el propio Joe Kennedy rendía homenaje a su tío abuelo y hacía notar que “por primera vez desde 1956, el senador Kennedy no está sentado entre nosotros”.

 

Los legendarios hermanos Kennedy: Ted, John F. y Bobby.

Los legendarios hermanos Kennedy: Ted, John F. y Bobby.

El joven, conocido durante sus años en la prestigiosa Universidad de Stanford como El Lechero, debido a su afición por esa bebida blanca que es la antítesis del whisky irlandés al que tan aficionada ha sido la saga familiar, tiene una vida de cuento que acaba de completar con su boda, el pasado fin de semana, con su novia durante seis años, con la que llevaba comprometido desde hace uno. En el idílico escenario de Corona del Mar (California), Joe Kennedy III y Lauren Anne Birchfield, de 28 años, ambos abogados –se conocieron en Harvard, donde él se especializó–, se juraban amor eterno, en la pobreza y en la riqueza, en la alegría y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte los separe.

 

Difícil de creer cuando la familia ha vivido inmersa en escándalos de mayor o menor calado, confirmados o basados en rumores, escondidos bajo la alfombra y luego llevados ante la justicia. Que a John F. Kennedy le perdían las faldas y que Marilyn Monroe accedía a la Casa Blanca por pasadizos secretos pertenece tanto a la leyenda urbana como a la realidad constatable de las hemerotecas desde que la ambición rubia le cantase con voz sensual “Happy birthday, Mister President” desde el escenario del Madison Square Garden de Nueva York.

 

Patrick J. Kennedy

Patrick J. Kennedy

Ted Kennedy enterró a dos hermanos tras ser asesinados. Uno presidente y otro en camino de serlo. Pero sus posibilidades de llegar algún día a la Casa Blanca quedaron seriamente dañadas tras el turbio accidente de Chappaquiddick, pequeña isla cercana a la elitista Martha’s Vineyard (Massachusetts) y sinónimo en el vocabulario político norteamericano de la impunidad de los ricos y poderosos. La noche del 18 de julio de 1969 siempre pesó como una losa para el León del Senado. Ted Kennedy abandonó aquella velada en compañía de Mary Jo Kopechne, de 28 años.

 

El coche en el que ambos viajaban volcó al pasar por un puente. El joven senador logró salir del auto y nadar hasta la orilla para huir corriendo. Tardó 10 horas en contactar con la policía para relatar el accidente. Pero para entonces las fuerzas de seguridad ya habían encontrado el cuerpo sin vida de Kopechne. Ted Kennedy se declaró culpable de haber abandonado el lugar del accidente –aunque insistió en que no estaba bebido– y la justicia le condenó a tan solo dos meses de cárcel, sentencia que nunca fue ejecutada. Sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca quedaron enterradas para siempre en Chappaquiddick.

 

Edward Kennedy

Edward Kennedy

Ser un Kennedy puede convertirse en una bendición o en una pesada carga. En ocasiones, imposible de llevar. Kerry Kennedy, exmujer del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, hija de Bobby y tía de Joe Kennedy III, fue detenida el pasado mes de julio. Conducía bajo los efectos de las drogas muy pocos días después de que se supiera que el féretro de su cuñada –e íntima amiga (“éramos inseparables, compartíamos amistad, armario y tarjeta de crédito”)– Mary Richardson Kennedy fuera exhumado y trasladado 200 metros para no yacer junto a la familia Kennedy en el cementerio de Cape Cod. Mary Richardson Kennedy se encontraba en trámites de divorcio de Robert F. Kennedy Jr. cuando se colgó en mayo en el granero de su casa de campo en Westchester County.

Joe Kennedy III vive su vida ajeno al ruido de los tabloides. Su hermano gemelo, Matthew, sigue la misma senda de cero notoriedad y ocupa un cargo en el Departamento de Comercio en Washington. Nada que ver con los titulares aportados para las revistas del corazón por Conor Kennedy, de 18 años, hijo de Robert F. Kennedy Jr. (hijo a su vez de Bobby) y Mary Richardson Kennedy, que ha protagonizado un sonoro romance con la cantante Taylor Swift, quien llegó a asegurar que se había comprado una mansión de casi cinco millones de dólares cerca de la residencia del clan en Hyannis Port para estar cerca de “su chico”.

 

Dijeron de Joe Kennedy III durante la pasada campaña electoral que “había nacido” para ser un político. “He estado en la política durante mucho tiempo y solo de forma ocasional encuentras a alguien con esa especial habilidad y ese genuino encanto necesario” para ejercerla, resumió el senador demócrata por Connecticut Christopher Dodd. La política hará de él el Kennedy para los libros de historia, la cuarta generación que siga los pasos iniciados por el patriarca Joseph Kennedy, embajador y alto funcionario.

 

Joseph y su esposa Anne Birchfield

Joseph y su esposa Anne Birchfield

Joe Kennedy III, abstemio, ajeno a los escándalos y el papel cuché, es un Kennedy considerado extraño para pertenecer a una saga –en su acepción de “relato novelesco que abarca las vicisitudes de dos o más generaciones de una familia”– golpeada por la tragedia, donde ha habido más sexo que amor, dinero, poder, asesinatos, tragedia e incluso dosis inicial de pobreza. Joe Kennedy III escribirá ahora su propia historia y quizá, solo quizá, se salga de la rica telenovela en que ha vivido inmerso el clan.

 

@ELPAIS

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top