Brasil: Ese gigante lleno de estrellas

Alexandre Pato. Corinthians pagó por él casi 20 millones de dólares.

Alexandre Pato. Corinthians pagó por él casi 20 millones de dólares.

Javier Quintela

 

El poder económico se refleja en las grandes incorporaciones, pero también en los cracks que puede retener.

 

Ya es casi una costumbre en Sudamérica. Los jóvenes talentos se forman en sus clubes y, más temprano que tarde, son atraídos por algún equipo europeo, que los convence de dejar su tierra de origen ofreciéndole gloria y, por supuesto, dinero en millones. Sin embargo, en este último tiempo la tendencia se invirtió. Brasil, un gigante que hasta hace poco estuvo dormido, rompió los esquemas. Ahora son los jugadores los que dejan el Viejo Continente para embarcarse hacia una aventura en tierras cariocas . Y los hay, también, los de más cerca, como puede dar fe Juan Román Riquelme, pretendido por el Palmeiras. Todo potenciado, claro, por la economía floreciente de Brasil. Los casi 20 millones de dólares que el Corinthians acaba de desembolsar por Alexandre Pato (de 23 años, procedente del Milán, de Italia) es tan sólo un ejemplo entre tantos otros. Está claro: la liga brasileña se ha convertido en una de las más poderosas del mundo, y a un año y medio de organizar su segundo Mundial en la historia, busca que todos los ojos del planeta estén posados en sus latitudes.

Según un estudio realizado en 2012 por la consultora BDO RCS Auditores Independientes, el Brasileirao está sexto entre los torneos que generan más ganancia en el mundo, sólo superado por la Premier League inglesa, la Bundesliga alemana, la Liga española, el Calcio italiano y el Le Championnat francés. Los números que se manejan, sorprenden. El San Pablo, por ejemplo, cerró el año pasado un convenio con la compañía electrónica Toshiba por 11 millones de dólares anuales, hasta 2014. Corinthians, por su parte, firmó un contrato con Nike hasta 2022 que le dejará más de 7 millones de dólares por temporada. Todo este caudal de dinero se ve reflejado en los jugadores que eligen a la liga brasileña como destino para jugar. Pato, por ejemplo, cobrará 200 mil dólares por mes en el Corinthians, flamante campeón del Mundial de Clubes. Ronaldinho, en tanto, percibe 300 mil dólares mensuales en el Atlético Mineiro, que supo cobijarlo tras su paso por Europa. ¿Más? En los últimos dos años, San Pablo se dio varios gustos. Primero con el delantero Luis Fabiano, por el que pagó alrededor de 10 millones de dólares al Sevilla, de España. Luego, con el volante Ganso, que llegó a cambio de casi 12 millones de dólares desde el Santos. Y, hace poco, con el defensor Lucio (llegó desde la Juventus, de Italia).

Además de brasileños que deciden regresar a su tierra, también hay extranjeros que buscan hacer la América . El holandés Clarence Seedorf deshechó ofertas del fútbol estadounidense y árabe y llegó a Botafogo a cambio de 9 millones de dólares por dos temporadas. El uruguayo Diego Forlán cambió el Inter de Milán por el de Porto Alegre, donde cobra dos millones y medio de dólares. Y, si de argentinos se trata, Santos acaba de darle 8 millones de dólares al Cruzeiro por Walter Montillo. Además, en 2008, Inter pagó 6,5 millones de dólares por Andrés D’Alessandro.

En este contexto también es sorprendente cómo Brasil puede retener a sus figuras. Neymar es, probablemente, el caso más emblemático. El delantero del Santos, pretendido por los clubes más poderosos del planeta, no se cansa de afirmar que hoy su lugar en el mundo está en Brasil. El dinero que hay de por medio influye, claro. Por ejemplo, el año pasado, Neymar firmó un contrato con Volkswagen por 3 millones de dólares. Además, tiene otros acuerdos con empresas como Nike, Panasonic, Claro o Red Bull, entre otros.

Millones y más millones. Brasil vive una realidad impensada para el fútbol argentino. Tan cerca, y a la vez tan lejos…

Clarín.com

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top