EL ZORRO Y LAS GALLINAS

Santiago Cantón

Santiago Cantón

 

Santiago A. Canton

 

Es bueno que Cuba esté en el nuevo bloque regional, pero no debe presidirlo

 

No sabemos qué pasó, pero cuando nos despertamos el zorro estaba a cargo de proteger a las gallinas. El lunes, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, entregó la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) a Raúl Castro, presidente de Cuba. Durante el próximo año, el único presidente de América Latina que no puede mostrar el galardón de haber sido elegido por la voluntad popular tendrá a su cargo vigilar la democracia de nuestra región.

 

Sebastian Piñera - Raúl Castro

Sebastian Piñera – Raúl Castro

La CELAC es el último proyecto de la unidad regional soñada por Simón Bolívar. A lo largo de la historia, este sueño encontró obstáculos creados por nuestras propias torpezas y por la ambición norteamericana que osciló entre darnos la espalda o la espada, pero nunca vio en la región a un verdadero aliado. La participación de Estados Unidos en el sueño de la unión regional no comenzó de la mejor manera. En respuesta a la invitación para participar en el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826, que daría el puntapié inicial en la interminable búsqueda de unidad regional, Estados Unidos envió dos representantes: Richard C. Anderson murió de fiebre amarilla en el camino y John Sergeant llegó un día después de la clausura.

 

Intentando combatir esa mala profecía, la Organización de Estados Americanos buscó forjar durante seis décadas una mayor integración regional. Pero la ausencia de una visión estratégica por parte de EE UU y el surgimiento de Brasil como potencia regional fueron lentamente escribiendo el epílogo de una OEA que rápidamente está siendo sepultada por la sorprendente incapacidad de su actual secretario general, José Miguel Insulza.

 

Independientemente del éxito o fracaso de este nuevo proyecto de integración, la fuerza de un bloque estratégicamente coordinado, con 600 millones de habitantes y capacidad de producción de energía y alimentos, es fundamental para que la región ocupe un lugar de importancia en el nuevo orden mundial multipolar. Y, sobre todo, la paz, la democracia y los derechos humanos son pilares que sustentan a la enorme mayoría de países de este grupo y constituye un modelo para otras regiones del mundo.

 

Sin embargo, hay un país que no cumple con la característica principal de los miembros de esta lista, ya que durante más de cinco décadas ignoró la voluntad popular y tuvo un presidente, Fidel Castro, con el récord mundial de permanencia en el poder, 52 años, seguido en el podio de América Latina por Stroessner y Trujillo a una distancia considerable.

 

Tampoco esto quiere decir que Cuba no debe formar parte de la CELAC. Por el contrario, como lo demuestra el absurdo embargo norteamericano y la suspensión de Cuba de la OEA, el aislamiento internacional nunca es el camino. Pero no podemos remediar un error con otro error.

 

Otorgarle a Cuba la presidencia de un club de naciones donde el voto popular es la única forma para elegir a nuestros gobernantes, es un grave error y envía una señal equivocada sobre el valor del sistema democrático para nuestros países. Pareciera que el olvido llegó rápidamente a los 33 jefes de Estado y Gobierno miembros de la CELAC que hace poco más de un año, durante la cumbre en Caracas que creó este nuevo proyecto de integración, firmaron una declaración en defensa de la democracia que establece que en caso de ruptura del orden constitucional o del Estado de derecho, la presidencia convocará una reunión de cancilleres para decidir sobre la suspensión al país respectivo. Disculpen mi desconfianza, pero no creo que Raúl Castro sea la persona indicada para defender las democracias de la región.

 

La conquista de la democracia durante las últimas décadas representó un momento fundacional para muchos países en donde el voto popular e instituciones republicanas pusieron fin a una larga noche de autoritarismos y dictaduras militares que utilizaron el poder para asesinar, torturar, desaparecer a cientos de miles de personas y favorecer a los sectores de poder que siempre vieron en la unidad latinoamericana un desafío a sus intereses egoístas.

 

Nuestros países, durante estas últimas décadas, han demostrado poder superar enormes desafíos, y sin perjuicio de las debilidades existentes, salvo en Cuba, el voto popular continúa siendo la principal columna de sustento y renovación de la democracia. Más allá de nuestra fortaleza, esperemos no enfrentar ningún desafío a nuestras democracias durante este año, porque difícilmente el zorro venga a defendernos. Por favor, por un año no nos volvamos a dormir.

 

Santiago A. Cantón, ex Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, actualmente es Director del Centro Robert F. Kennedy para la Justicia y los Derechos Humanos.

 

@ELPAIS

 

Artículos relacionados

Top