Magallanes feliz

Peter K. Albers

Peter K. Albers

Peter Albers
peterkalbers@yahoo.com
@peterkalbers

 

Felices de toda felicidad están los aficionados del equipo Magallanes. Después de una década de frustraciones, han logrado ganar el campeonato de la Liga Venezolana de Beisbol (LVP). Muchos de esos aficionados, incluyendo también a los que apoyan al resto de los equipos, atribuyen tan pobres actuaciones durante esos diez años a que, recién estrenado en el ejercicio de la presidencia, el señor Chávez anunció su pasión magallanera. Y allí comenzó lo que los venezolanos llamamos “pava”, que no es otra cosa que esa mala suerte que acompaña siempre a los “empavados” por el maleficio de algún “pavoso”. En fin, eso que los gitanos andaluces llaman “mal fario”; esa predisposición a la desgracia que siempre lleva alguien encima, y que contagia a todo el que se le acerque, tenga alguna forma de relación con él, o simplemente sea nombrado por el portador de esa mala suerte.

logo-magallanes-bbcSegún los aficionados, la suerte del equipo Magallanes ha estado siempre en estrecha relación con Chávez. Esa condición de “pavoso” hizo que los venezolanos relacionaran la salud del “comandante” con los triunfos o derrotas del equipo carabobeño, suponiéndole ligeras mejorías cuando a los “bucaneros” les iba mal o recaídas cuando ganaban un partido. Imagine el lector lo que estarán pensando ahora, cuando el equipo radicado en nuestra ciudad ha ganado el campeonato.

Ahora viene la “Serie del Caribe”, y esperemos que, independientemente de la salud del ausente, el equipo, que ahora representará a Venezuela, sea también campeón. Como todo aficionado que se respete sabe, el Magallanes ha ganado ese torneo regional dos veces: en 1970 y en 1979, cuando nuestro país ni se imaginaba la desgracia que se le vendría encima en 1999.

Hace ya algunas semanas, cuando nuestro estado cayó en manos “rojas-rojitas”, comenté en esta columna que en lo sucesivo le iría al equipo Cardenales, visto que los larenses me parecieron más inteligentes al escoger a un gobernador “nuestro”; pero ese era solo un argumento para expresar mi frustración por el cambio de línea de gobierno que, en mi opinión, era inoportuna. El Magallanes ha ganado, y justamente al equipo de los “guaros”. Y el dirigente del equipo (o “manager”, según el particular argot beisbolero) ha sido precisamente un pelotero que otrora fue figura emblemática de los Cardenales de Lara. Cosas del béisbol.

Y no podía ser de otra manera. Un equipo que contaba con figuras estrellas de las “Grandes Ligas” norteamericanas le metía miedo a cualquiera, sobre todo teniendo en sus filas a un porteño elegido como el “Jugador Más Valioso” de eso que llaman los gringos “Serie Mundial”. Que de “mundial” no tiene nada, mas es cosa que no le quita mérito a nuestro paisano.

Aunque la mayoría de esas estrellas “grandes ligas” estarán ausentes por sus compromisos con los equipos norteamericanos, y por consiguiente ya no será el “carro de leña” que ha ganado nuestro campeonato, esperemos que, en la medida en que la mala suerte del equipo Magallanes vaya desapareciendo con la ausencia del señor Chávez, continúen sus triunfos en México, donde se jugará la “Serie del Caribe”. Y, aun cuando no sea trasladado pronto a Venezuela, según es rumor generalizado, y mantenido en Cuba, su “mala vibra” será tal vez un poco menos fuerte que aquí. Es que Hermosillo está más lejos de La Habana que Valencia…

 

 

 

Artículos relacionados

Top