Varane se consagra en su primer clásico

 

307 VaraneTomás González-Martín

«Tiene la cabeza muy bien puesta», afirma el cuerpo técnico. Mourinho le dijo que está preparado para las más altas cotas

Central de clase. Un defensa elegante. Un jugador que sabe tocar el balón. Un cortador que no requiere violencia. La vida de Raphaël Varane (Lille, 25-4-1993) estaba predestinada para ir unida a la de Zinedine Zidane. El ídolo de la niñez de «Rafa» era «Zizou». Le gustaba su magia. Y fue Zidane quien le observó y aconsejó su fichaje por el Real Madrid en 2010.

Varane emigró de jovencito para crecer omo futbolista en el elitista centro de formación de Lievin. Allí no entraba cualquiera. Había que tener condiciones innatas. Estuvo dos años en esta escuela. Fichó por las categorías inferiores del Lens. Y a los diecisiete años le llegó el primer examen final de carrera. Ascendió al primer equipo. Triunfó. Disputó veintitrés encuentros de Liga como central. Marcó dos goles. Zidane aconsejó su contratación a Mourinho. El entrenador presenció partidos del chaval. Le encantaron su elegancia, su presencia, su limpieza para no necesitar hacer faltas y su calidad para sacar el balón jugado con criterio. Fue a verle en secreto. El Madrid le fichó en junio de 2011. Año y medio después, con diecinueve, se ha consagrado frente a Messi. Era su primer clásico. Parecía que hubiera disputado veinte. Frenó a Leo. Evitó un gol bajo palos. Y cabeceó el tanto del empate con un remate carácter. Sin hacer faltas, Varane se erigió en el nuevo Hierro del Real Madrid.

«Los compañeros me han felicitado en el vestuario. Todos. Estoy muy contento. Era mi primer clásico frente al Barcelona y todo me ha salido muy bien. Me gustan los partidos de presión, me va la marcha».

Mourinho le dijo que jugaría su primer clásico unas horas antes. «Me dio confianza. Me explicó que estaba preparado para disputar un Real Madrid-Barcelona. Que estaba capacitado para todo». La arenga del técnico le inyectó alas. Después, Karanka le colmó de honores: «A sus 19 años ha demostrado su calidad y la razón por la que fue fichado por el Real Madrid. Tiene la cabeza muy bien amueblada».

En el Bernabéu no se hablaba de Cristiano y de Messi, sino del fulgor de una promesa hecha realidad. «Ha hecho un partidazo», destacaba Butragueño. «Esperemos que sí, que sea el nuevo Fernando Hierro. Eso deseamos. Creemos que está en el buen camino».

El club pagó diez millones de euros al Lens. El tiempo ha dejado claro que la inversión fue óptima. El defensa firmó un contrato por seis años con un salario progresivo. Comenzó ganando un millón de euros la temporada pasada y terminará con una ficha de dos millones.

«No me sorprende su rendimiento, cuando un equipo grande como el Real Madrid le fichó era por algo», reflexionó Jordi Roura al cuestionarle el gran encuentro realizado por el francés. Hoy sueña con estar en la lista de Deschamps para disputar el amistoso entre Francia y Alemania. «Ojalá». Se merece estar en la selección absoluta. No hay mejor central que él en Francia.

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top