¿Casualidad o providencia?

 

Rebeca Perli
russoper@gmail.com

 

Cada una de las cuatro progenitoras profesa una religión diferente

 

Un hecho insólito tuvo lugar el pasado 21 de enero en Israel: en un hospital de Naharía, una ciudad ubicada en Galilea, al norte del país, en un solo día, y con escasos minutos de diferencia, se registraron cuatro nacimientos de mellizos. Si bien esto es algo fuera de lo común, no es precisamente lo más extraño; lo verdaderamente extraordinario es que cada una de las cuatro progenitoras profesa una religión diferente. Una cristiana, una drusa, una musulmana y una judía son las protagonistas del feliz suceso. El personal del hospital estaba eufórico y el doctor Bassel Barhoum, director del centro, expresó así su júbilo: “Lo ocurrido en las últimas horas es muy significativo. Ha sido un día muy feliz para toda la población… Es algo que simboliza la vida en común”.

La población de Israel es de 7.600.000 habitantes y está compuesta, en su gran mayoría, por judíos, pero también por musulmanes, cristianos, drusos (cuya fe religiosa es una combinación del Islam con filosofía griega) y por otras minorías que conviven en una extensión territorial del tamaño del estado Lara. Es en ese país señalado por muchos como racista y de practicar el “apartheid”, el mismo que se sataniza, se deslegitima y se quiere borrar del mapa, donde ha tenido lugar este acontecimiento que unos dirán que se debe a la casualidad y otros a la providencia, pero el solo hecho de que haya ocurrido es una prueba fehaciente de la pluralidad y de la apertura que existe en Israel.

Bienvenidos sean, en todo el sentido de la palabra, esos cuatro alumbramientos que trajeron al mundo ocho nuevos ciudadanos israelíes, quienes a pesar de sus diferencias, crecerán en un suelo libre de prejuicios para consolidar un futuro de paz y de convivencia.

 

 

 

Artículos relacionados

Top