No preguntes

SOLEDAD MORILLO BELLOSO
smorillobelloso@gmail.com

 

 

Pasaron las exequias. El país va recuperando la cotidianidad. Casi de inmediato la perderá…

 

Venezuela está partida en toletes: quienes habiéndolo apoyado, lloran la muerte de quien fuera su Presidente; quienes, habiéndolo apoyado y habiendo dejado de apoyarlo, resienten su deceso; quienes habiéndolo adversado y, creyendo que con su partida los aliviaría, hoy no saben qué sentir; quienes el fallecimiento de Chávez les es indiferente pero sienten respeto por los dolientes. Es una Venezuela complicada, un país convertido en torre de Babel que requiere con urgencia la construcción de vasos comunicantes.

Pasaron las exequias. El país va de a poco recuperando la cotidianidad. Casi de inmediato la perderá. Una elección la sacudirá. Será una campaña dura, cargada de verbos fuertes. Será brevísima, pero intensa. Las más contradictorias emociones pintarán el camino. Será un debate ácido, teñido de distorsiones. Los constituyentes no entendieron su papel de previsores. Creyeron que el asunto se resolvía con un “El Rey ha muerto, viva el Rey”.

Los doctos en Derecho protestarán las decisiones de la AN y el TSJ, instituciones carentes de las luces de la sabiduría. Esas decisiones se convertirán en norma, aunque violen la Constitución. Pero no hay de otra que transitar el camino. Nadar en ese mar picado. Con sapiencia, con templanza, con inteligencia. Pensando fuera de la cajita. Lo que nos viene es eneas con burundanga. No desconfío de Henrique. Sí de los que se zambullen en el “nada que hacer”. No se trata de largarse en llantos de plañideras. Hay que pensar en nuestra Venezuela, entender que no hay una Venezuela de uno u otro bando, sino de la nación única e indivisible de la que somos responsables todos. Una Venezuela que reclama la justicia social que nunca ha tenido.

No preguntes qué va a hacer la MUD, o Henrique, o el comando. Pregúntate qué vas a hacer tú.

 

 

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top