Una dieta podría ayudar a evitar cáncer de mama

311 Mujer Ejercicio

Está basada en vegetales y es reducida en grasas. El ejercicio también es fundamental. Consejos y recomendaciones.

Los médicos recomiendan diferentes medidas para controlar el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Para la prevención de esta enfermedad, los médicos – usualmente- sugieren reducir el consumo de alcohol, controlar el peso, evitar el cigarrillo y hacer ejercicio. 

Estas recomendaciones ofrecen beneficios significativos, sin embargo, varios estudios sugieren ir un poco más allá en el caso de las mujeres que padecieron cáncer de mama. Una dieta en base a vegetales y baja en grasa puede mejorar su calidad de vida, ayudarlas a recuperarse de una manera más óptima después de su tratamiento y disminuir las probabilidades de recurrencia.

“Una dieta basada en vegetales es alta en nutrientes y compuestos que parecen ayudar a proteger nuestro cuerpo del cáncer y otras enfermedades”, explica Sonia Murgueytio Jurado, nutricionista de la Clínica Mayo, de Jacksonville, Florida.

Los alimentos de origen vegetal contienen sustancias conocidas como fitoquímicos. Según explica Jurado, quien se dedica a aconsejar a pacientes que han tenido cáncer, “los fitoquímicos son, simplemente, compuestos químicos producidos por plantas.  Algunos ejemplos de fitoquímicos son las ligninas, los flavonoides y licopenos y se encuentran en granos enteros (trigo, maíz, centeno, avena, arroz o la cebada), moras o frutillas y tomates, respectivamente”.

Un plan nutricional rico en frutas, vegetales y granos enteros puede proveer los beneficios de estos compuestos. Adicionalmente, es muy importante reducir el consumo de grasas.

En la mesa: sugerencias saludables

•Consumir comidas que no contengan carne, varias veces a la semana. Lo importante es que incluyan vegetales, pasta integral o legumbres como alimento principal.

•Explorar la variedad de granos enteros que existen. Es fundamental probar recetas que incluyan cebada, avena y trigo integral, entre otros.

•Consumir pan integral y cereales integrales como la avena y el cereal de salvado.

•Servir frutas en cada comida. “Estudios indican que el consumo de, por lo menos, cinco porciones de frutas y vegetales al día podría reducir la incidencia de cáncer en un 20%”, dice Jurado.

•Escoger alimentos que no sean altamente procesados y, cuando sea posible, frescos y en temporada, para optimizar nutrientes saludables y antioxidantes.

•Para reducir la cantidad de grasa que consume, usar aceite de oliva o aceite de canola en los platos. La margarina proveniente de estas fuentes también es aceptable.

•Limitar las grasas a un 25 a 35% del total de calorías consumidas. “Por ejemplo, lo ideal es limitar la cantidad de grasa a no más de 500 a 700 calorías en una dieta de 2.000 calorías”, dice Jurado. 

•Consumir productos lácteos bajos en grasa o sin grasa.

•Para mantener un peso saludable, es fundamental controlar el tamaño de las porciones.

•Aprender a leer la información nutriticional de los productos y usar esta información para planificar las comidas.

Moverse es salud 

Otro consejo muy importante es hacer ejercicios. “Diferentes estudios han demostrado que las mujeres que son activas tienen un 30% menos de probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que son inactivas”, explica Jurado.

En cuanto al ejercicio, estos son algunos consejos a tener en cuenta:

•Ejercitar todos los días.

•Usar la escalera en vez del ascensor.

•Hacer algún tipo de ejercicio aeróbico durante 20 a 30 minutos diarios (caminar, correr, nadar o andar en bicicleta).

•Consultar al médico antes de aumentar o cambiar significativamente su rutina de ejercicio.

Clarin.com

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top