VOTO MATA TRAMPA

JESÚS HERAS –

 

Abstenerse es una soberana estupidez.

Para nadie es secreto que el CNE no es un árbitro imparcial. Sólo Vicente Díaz, no sabemos realmente por qué, garantiza la equidad de un órgano dominado totalmente por el partido de gobierno, en el que nadie tiene acceso a la nómina de votantes (el padrón electoral) o a los cuadernos de votación, y maneja a distancia máquinas de votación que han sido prohibidas en otros países por no ofrecer garantía alguna al elector.

Tras la muerte del Presidente, el CNE se ha convertido en una herramienta aún más crítica para la Revolución. Ya no cuenta el oficialismo con el carisma de Chávez y están presentes los mismos intereses que lo llevaron a la muerte, incitándolo a competir.

No vale la pena repetir acá los factores que a la sombra se mueven para retener el poder… todo el mundo los conoce. Conformémonos con afirmar, en aras del espacio disponible, que Cuba no está sola.

editorial312-bSi hubiera dudas sobre la tendencia descaradamente dominante a lo interior del CNE, basta con recordar la imagen de su Presidente, Tibisay Lucena, portando en su brazo izquierdo el brazalete del 4-F, durante las exequias del primer mandatario.  Tibisay no esconde su tendencia y por ello se la respeta. Tampoco la esconden 3 de los 4 rectores restantes. Hechos que no le restan nada a lo que venimos afirmando. Aquí y en Tegusiapón, donde quiera que el árbitro obedezca a una determinada parcialidad, éste hará todo lo que sea necesario para que su opción se imponga.

En su Best Seller, Freakeconomics, su coautor, Steven D. Levitt, un destacado profesor de economía de la Universidad de Chicago, demuestra estadísticamente que el engaño se puede predecir. En uno de sus proyectos de investigación comprueba, basado en el registro de ganadores y perdedores de los luchadores de Sumo, un deporte sumamente respetado en Japón, que el fraude se llevó a cabo en muchos partidos. Otra historia interesante es acerca de un empresario que estaba en el negocio de rosquillas y se las arregló para discernir patrones consistentes en hacer trampas a sus clientes en función de sus registros financieros. *

¿Cuán predecible es que un árbitro parcializado como el CNE fallará siempre en favor de “su” favorito? Es totalmente predecible. Solo la Mesa de la Unidad, diríase por razones “tácticas”, ha optado por callar. Debería hacer todo lo contrario. Tendría que afirmar que SI HAY TRAMPA…. pero que tal como se demostró en 2004, 2007 y 2010, una concurrencia masiva, anula todo esfuerzo por alterar los resultados.

Abstenerse es de estúpidos. La trampa existe, pero cuando muchos concurren a expresar su voluntad, el voto mata la trampa.

 



* Texto tomado parcialmente de un resumen de la obra.

 
Jesús HerasNo photo
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top