Un tratamiento novedoso hace remitir leucemia grave

313 cientificoPor primera vez, según un estudio, el cáncer parece retroceder en pacientes adultos. Los enfermos son tratados con sus propias células alteradas genéticamente. El tratamiento ha funcionado en una niña con la variedad linfoblástica aguda

 

Denise Grady

Un tratamiento que altera genéticamente las propias células inmunes de un paciente para combatir el cáncer, la llamada terapia celular, ha sido efectiva por primera vez en un paciente con leucemia. Este tipo de cáncer agudo remitió en un adulto a pesar de haber sido resistente al tratamiento con quimioterapia y de dejarle muy poca esperanza de vida. Los investigadores cuentan que los síntomas de leucemia en el paciente desaparecieron a los 8 días del tratamiento.

“Teníamos la esperanza, pero no habríamos podido predecir que la respuesta fuera tan profunda y rápida”, ha manifestado Renier J. Brentjens, uno de los autores del estudio y especialista en leucemia en el Centro de Cáncer Sloan-Kettering en Manhattan (Nueva York).

“El tratamiento es experimental y se ha utilizado en sólo un pequeño número de pacientes, pero los expertos en cáncer consideramos que es un enfoque muy prometedor para una variedad de cánceres”. El estudio, realizado en cinco adultos con leucemia aguda, se publicaba este miércoles en la revista Science Translational Medicine.

El tratamiento es similar a la se le aplicó a una niña de 7 años, Emma Whitehead, que estaba a las puertas de la muerte fue tratada y la leucemia empezó a remitir año pasado. Tanto ella como los otros adultos fueron atendidos en la Universidad de Pennsylvania.

Este tratamiento no había sido utilizado antes en pacientes con la enfermedad que tenía Emma, leucemia linfoblástica aguda. Este tipo de cáncer de la sangre es peor en los adultos que en los niños, con una tasa de curación en adultos de sólo alrededor de 40%, en comparación con 80 a 90% en niños. “En los adultos, este tipo de leucemia es una enfermedad devastadora, galopante,” dijo el Michel Sadelain, otro de los autores del nuevo estudio y director del Centro de Ingeniería Celular y la transferencia de genes y el Laboratorio de Expresión Génica en el Sloan-Kettering.

“Pacientes como los del estudio, que recaen después de la quimioterapia, por lo general tienen sólo unos pocos meses de vida”, dice Sadelain. ”Pero ahora, tres de los cinco han estado en remisión durante 5 a 24 meses”.

El tratamiento utiliza las células T de los propios pacientes, un tipo de glóbulo blanco que normalmente combate los virus y el cáncer. La sangre del paciente se pasa a través de una máquina que extrae las células T y devuelve el resto de la sangre al cuerpo. Luego, los investigadores hacen un poco de ingeniería genética: utilizan un virus con discapacidad como un “vector” para la realizar un nuevo material genético en las células T, que se reprograma para reconocer y matar cualquier célula que lleve en su superficie una proteína particular.

 La proteína, llamada CD19, se encuentra en las células B, que son parte del sistema inmune. Este objetivo fue elegido porque los pacientes tenían un tipo de leucemia que afecta a las células B, por lo que el objetivo era formar a los pacientes las células T para destruir las células B. Los linfocitos B sanos – que producen anticuerpos para combatir las infecciones – serían eliminados junto con los cancerosos, pero ese es un efecto secundario tratable.

“Estamos viviendo la creación de las medicinas”, dice Sadelain. “Es solo el comienzo de una historia emocionante”.

Uno de los pacientes más enfermos en el estudio fue David Aponte, de 58 años, que trabaja en un equipo de sonido para la cadena ABC News. En noviembre de 2011, lo creían que era un caso grave de codo de tenista resultó ser leucemia. Se preparó para un régimen de larga y agotadora quimioterapia.

Su oncólogo, Brentjens, sugirió que antes de comenzar el tratamiento médico reservara alguna de sus células T, porque la quimioterapia las agota. Aponte estuvo de acuerdo.

Al principio, la quimioterapia funcionó, pero en el verano de 2012, cuando aún estaba en tratamiento, las pruebas mostraron que la enfermedad había vuelto.

“Después de todo lo que había pasado, la quimioterapia, la pérdida de cabello, la enfermedad, fue absolutamente devastador”, recuerda Aponte. Entonces se incorporó al estudio de las células T. Durante unos días, parecía que no pasaba nada, pero entonces su temperatura empezó a subir. Él no recuerda nada de lo ocurrido durante la próxima semana o así, pero el artículo de revista -él es uno de los 5 pacientes – informa de que su fiebre se disparó a más de 40 grados. Estaba en medio de una “tormenta de citoquinas”, que significa que las células T, en una furiosa batalla con el cáncer, fueron produciendo enormes cantidades de hormonas llamadas citoquinas. Además de la fiebre, la fiebre hormonal puede hacer que la presión arterial de un paciente se desplome y su ritmo cardíaco se dispare. Aponte fue trasladado a cuidados intensivos y tratado con esteroides para luchar contra la reacción. Ocho días después, su leucemia se había ido.

Una vez que estuvo en remisión, a Aponte le hicieron un trasplante de médula ósea, al igual que tres de los otros cuatro pacientes en el estudio. No se sabe si los trasplantes eran realmente necesarios, en teoría, las células T por si solas podrían haber producido una remisión a largo plazo o incluso una cura. Sin embargo, el tratamiento de las células T es todavía experimental, mientras que los trasplantes de médula ósea son la norma, ya que se ha demostrado que dar a muchos pacientes con esta enfermedad son las mejores probabilidades de supervivencia. Así que los trasplantes se realizaron por razones éticas. Aponte, quien tuvo el trasplante en diciembre, aún se está recuperando. Pero espera volver a trabajar pronto.

© New York Times. Denise Grady

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top