EL COMANDO LEONELA

Angel Oropeza

Angel Oropeza

Angel Oropeza
@angeloropeza182

 

Leonela fue una telenovela venezolana –de hecho, la pionera en la exitosa etapa de exportación de los melodramas criollos– que transmitió el por ahora desaparecido RCTV en 1983. Original de Delia Fiallo, la historia giraba sobre el polémico tema de una protagonista que termina enamorándose del hombre que la atacó y violó sexualmente. A pesar de la violación, el macho de la novela logra, a punta de “labia”, que la mujer caiga finalmente rendida a sus pies.

 

314 ortada_gualberto1Esta loa televisiva al masoquismo romanticoide, era además aderezada por una canción que fungía como tema de la serie, titulada “Ladrón de tu amor”, y cuyo coro repetía, nada más y nada menos,  que “aunque te duela más, apréndete esto: quien te hace llorar, es quien te ama”. Menos mal que el intérprete de aquella canción, el excepcional Gualberto Ibarreto, cada vez que le toca hoy cantarla, inteligentemente se detiene en esa estrofa, y hace un guiño burlón como diciendo “sí, cómo no”. Bien por él.

 

Todos sabemos que el cálculo utilitario de querer asociar al fallecido expresidente con su comando de campaña privó entre los asesores de Nicolás Maduro, pero el nombre de “Comando Leonela” –con corazón incluído– ciertamente hubiese sido, en justicia, mucho más apropiado y apegado al proceder político del candidato oficialista. Si alguien duda de la pertinencia de esta sugerencia, sólo revisemos brevísimamente unos pocos datos, que evidencian cómo en 100 días que el candidato oficialista lleva al frente del gobierno, no sólo el país va en barrena, sino que el venezolano ha salido más pobre, más violado y más engañado.

 

Gracias a la devaluación decretada por la primera parte de su Paquetazo (las siguientes están en agenda para después del 14 de abril), los venezolanos somos 46% más pobres y Nicolás y sus amigos 46%  más ricos.  El bolívar vale mucho menos y ganárselo mucho más,  gracias a este peculiar candidato, que fue a quien se le ocurrió.

 

Como parte del Paquetazo, y de la persecución a los productores nacionales,  se ha causado un desabastecimiento que es 4 veces mayor que el nivel de cualquier economía normal.  En febrero la escasez se situó en 20%. Es decir, de cada 100 artículos, hay 20 que no se consiguen, porque no están. Hemos llegado al extremo de que hay alimentos fundamentales que se venden racionadamente. Con Nicolás, cada día nos parecemos más a lo que sufren nuestros hermanos en Cuba.

 

Venezuela's presidential candidate Maduro speaks during a campaign rally in CaracasDesde que Nicolás se encargó del gobierno, la inflación ha aumentado 8,7%.  Y si hablamos de inflación sólo en alimentos, entre noviembre 2012 y febrero 2013, la cifra aumentó 12.1%. Con estos números Venezuela tiene el costo de la vida más caro de América y el 2 mayor del mundo.

 

El poder adquisitivo del salario mínimo cayó 8% entre noviembre de 2012 y marzo de 2013. Desde que Nicolás está en el poder, a nuestro pueblo le alcanza cada vez menos la plata para comer y comprar lo que necesita.

 

La escasez de medicamentos es alarmante. Pacientes con diabetes, hipertensión y problemas renales, entre muchos otros, no encuentran sus medicamentos. Se tienen que anotar en listas y esperar aquejados a que aparezcan las medicinas. Los hospitales están en el piso y hemos llegado al extremo de presenciar “protestas de pacientes” en la calle, como en el caso reciente del Hospital de Coche.

 

La tasa de asesinatos y de inseguridad ha aumentado considerablemente durante los 100 días del Gobierno de Nicolás y sus amigos. Desde que está al frente del problema, han muerto 4.200 venezolanos producto de la delincuencia, sin contar con secuestros, robos, violaciones y otros delitos contra las personas.  El mes de Febrero, con Nicolás a la cabeza del gobierno, fue el mes más violento de los últimos 4 años en Caracas: a la morgue de Bello Monte ingresaron 492 víctimas por muerte violenta, 111 personas más que en Febrero de 2012.  Frente a esta realidad, provocada por su inacción e indolencia, lo único que se le ocurrió a Nicolás fue mandar al canciller Jaua a “negociar” con los delincuentes como si fueran diplomáticos, o ir él disfrazado de Supermán para un barrio.  Enfrentar la inseguridad requiere capacidad, seriedad y sensibilidad frente al problema, y lamentablemente Nicolás no tiene ninguna de las tres.

 

Frente a este cuadro generalizado de empobrecimiento, violencia y muerte, la estrategia del “Comando Leonela”, al igual que en el famoso melodrama, es esperar que los discursos bonitos y sensibleros hagan que la gente olvide la violación sistemática de la cual es víctima, y termine creyendo, como en la canción de Gualberto, “que quien te hace llorar es quien te ama”. Confiemos en que tanta manipulación y engaño encuentre de los venezolanos la respuesta que cualquier pueblo inteligente y digno daría, antes que los continúen violando.

 

 

 

 
Angel OropezaAngel Oropeza

Artículos relacionados

Top