La revolución de los zombies

Rubens Yanes
@rubensyanes 

La muerte de Hugo Chávez nos hace entrar en una nueva fase de la revolución bolivariana, en la que su devenir y accionar viene dado por su memoria. Convertido en momia por sus sucesores, seguirá presente entre nosotros, para desde el más allá, inspirar la continuación de la lucha.

Al menos eso pregonan los que quedaron vivos. Maduro, Cabello, Ramírez y Arreaza endulzan sus discursos con continuos apelativos y llamados al comandante Padre, al comandante Libertador, al Comandante Dios. Y colman de adjetivos no solo su figura, sino su obra: socialista, libre, soberana, patriota, revolucionaria, nacionalista, eterna.

Afirman que actúan de acuerdo a su mandato y deseo. Son conocedores de su biografía y pensamientos y, específicamente Maduro, ha devenido en el gran medium, el gran intérprete de los deseos, anhelos y mandatos del comandante. Como especie de iluminado, los transmite a la dirigencia y a la grey, para así garantizar que se cumpla la voluntad más allá de la voluntad misma.

Los seguidores se pliegan a la línea trazada por Maduro (¿o fue el mismo Chávez quien lo dijo?), sin rechistar, obedientes, alineados. Nicolás será presidente “porque esa fue la última voluntad del comandante”,  Nicolás extiende los funerales “porque eso hubiera querido el comandante”, Nicolás devaluó “porque eso determinó el comandante para cuidar al pueblo”.

En esta nueva etapa uno es el títere del difunto y el resto es una horda de zombis. Son muertos vivientes preparados para hacer cumplir su voluntad bajo el slogan “¡Chávez vive, la lucha sigue!”, que los hermana y sirve para justificar sus gestos.

La monolítica unión que se funda a la sombra de la momia de Chávez y su recuerdo, servirá para perpetuarlos en el poder, para mantener la actitud de confrontación y exclusión, para dejar intacta la red de corrupción y para mantener las políticas erradas que niegan a este pueblo la seguridad en las calles, la  estabilidad económica y la paz social.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Top