La revolución en crisis

Juan Carlos Pérez-Toribio

Juan Carlos Pérez-Toribio

 

Juan Carlos Pérez-Toribio
@pereztoribio

 

Para observar la magnitud y las consecuencias de un hecho histórico es natural que se tome cierta distancia del mismo, que se otee desde la separación que procura el tiempo. Sin embargo, y aunque estemos inmersos en los mismos acontecimientos, se hace irresistible no comentarlos y analizarlos cuando suceden.

la crisis de la venezuela contemporaneaSi no recuerdo mal, Manuel Caballero menciona en su libro Las crisis de la Venezuela contemporánea ciertos momentos críticos en la historia reciente del país, como  los sucedidos en febrero del año 28, en el mismo mes del 36, en octubre del 45 o en enero del 58, pero también se refiere a los que tuvieron lugar el 18 de febrero de 1983 (Viernes Negro) y el 27 de febrero de 1989, porque para Caballero una crisis histórica es aquel momento en el cual la historia de un país o del mundo, por causas políticas, económicas o sociales,  cambia indefectiblemente, señalando claramente un antes y un después de ese acontecimiento, donde lo que antes podía ser considerado extraordinario y anormal se vuelve rápidamente normal y ordinario. Traigo esto a colación porque lo sucedido el 14 de abril de este año guarda mucha similitud con lo que Caballero considera una crisis histórica.

Aunque no participo de la concepción historicista que se encuentra en el fondo de ideas  como las señaladas, y comparta mucho de lo que dice en ese sentido Popper, no deja de ser atractivo ver de alguna forma a la Historia como sujeto, desarrollándose a pesar de los individuos que la hacen y de acuerdo a su propia dinámica. Desde esta perspectiva podría ser hasta ridículo ver a un grupo de motorizados, sin ideología manifiesta, tratando de frenar mediante el amedrentamiento la voluntad popular que inexorablemente se ha de imponer, o al CNE corriendo a proclamar al candidato del gobierno para sortear los baches que supone el voto popular.

En todo caso, lo fácilmente observable “mientras tanto” es que existe un líder indiscutible en todo este proceso que se inició el día 14 y  que éste parece estar señalado para conducir más temprano que tarde los destinos del país. Que hay otro protagonista que no parece estar a las alturas de las circunstancias, aunque trate de emular a su “progenitor”. Que en esa suerte de ley de Duverger la representación política la ejercen únicamente la MUD y el PSUV. Que la MUD se ha impuesto en número de votos al partido de gobierno. Y que este último no puede por tanto seguir despreciando a sus aliados como lo venía haciendo.

En fin, no sé si la Historia se guíe o no por su propias leyes, pero lo que sí es cierto, como han señalado todos los analistas,  es que el discurso del candidato del gobierno acabó precipitadamente con la herencia recibida, hasta el punto de que Schemel ha sugerido esta precipitada caída para que se incorpore como un nuevo récord  Guiness. Y que este derrumbe parece ser inexorable, a pesar del esfuerzo por disimularlo que hacen el yerno del recientemente fallecido Presidente de la República y el presidente de la Asamblea Nacional.

 

 

 
Etiquetas , , ,

Artículos relacionados

Top