Nuestra lucha: la verdad

Armando Briquet

Armando Briquet

 

Armando Briquet
armando.briquet@gmail.com

 

“Tales características no pueden quedar encuadradas en un sistema; muchas se contradicen mutuamente, y son típicas de otras formas de despotismo o fanatismo, pero basta con que una de ellas esté presente para hacer coagular una nebulosa fascista”

Humberto Eco

 

El violento tiene que entender que, de este lado, del lado de los demócratas, no tiene cabida…

 

Las luchas que se han dado a lo largo de la historia por la defensa y el reconocimiento a los Derechos Humanos y el respeto a las garantías que cada persona tiene por el simple hecho de ser ciudadano de un país, han sido tan diversas como contundentes. La mayoría de ellas, las más categóricas y decisivas, han tenido un elemento común que las define y las caracteriza: no han utilizado la violencia como mecanismo para lograr sus objetivos. Antes bien, han logrado sobreponerse a la opresión y a la injusticia utilizando como bandera la entereza, la persistencia en el objetivo común y la paciencia para librar cada batalla por ruda que esta sea.

Cuando la razón te asiste, no importa quién levante más la voz, quién es el que tiene bajo su mando el poder de las armas, quién controla los medios de comunicación, porque lo que vale es la verdad. Y la verdad está de tu lado. La verdad tiene muchos enemigos, en nuestro país son poderosos y ruidosos. Pero nunca, ninguno de ellos son superiores a ésta.

Si hay algo que demostró el resultado del domingo, independientemente de lo que arrojó el CNE, es que somos millones que queremos que el país viva tranquilo, y por tranquilo entendemos desde acabar con el sobresalto porque la inseguridad te ataque al salir de tu casa, hasta poder expresar libremente tu preferencia política, sin que seas atacado o perseguido por ello.

También quedó demostrado que somos mayoría quienes además creemos en que el país debe tomar un camino diferente, y trazar una ruta de paz y entendimiento entre los actores políticos. No son suficientes estas líneas para rechazar los hechos de violencia y persecución contra trabajadores públicos, partidos políticos, y ciudadanos que se han expresado libremente a favor o en contra de una opción.

Desde aquí hacemos un llamado responsable a aquellos obsesionados con el complot. El violento debe entender que cada día que pasa, esa actitud no va con el país. El violento debe entender que, de una vez por todas, decidimos dirimir nuestros conflictos por la vía democrática, pacífica y legal.

El violento tiene que entender que, de este lado, del lado de los demócratas, no tiene cabida, que nuestra lucha es por la verdad, en contra de los abusos de poder, en contra de la segregación y persecución política, por la libertad y por la paz.

 

 

 

 

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top