El ABC de Luis Enrique Alcalá – Sociólogo e investigador político

“La legitimidad del gobierno es delgadísima”

“La legitimidad del gobierno es delgadísima”

El proceso electrónico de votación automatizado no está siendo cuestionado, sino el ventajismo y las irregularidades que se han denunciado. No creo que Maduro tenga la fuerza necesaria o legitimidad como para ponerse frente a un gobierno represivo. No existe el chavismo sin Chávez, señala el conocido Dr. Político.

 

Manuel Felipe Sierra

 

Luis Enrique Alcalá ha dedicado largos años a la investigación y la comprensión del fenómeno político en diversas instituciones académicas. Mantiene el blog Dr. Político y un programa semanal en RCR donde pasa revista a los acontecimientos más relevantes de la vida nacional. A propósito de la actual crisis política estas son sus reflexiones para los lectores de ABC de la Semana.

 

– Se ha generado un clima de crispación como consecuencia de los resultados electorales del 14 de abril. El candidato opositor Capriles Radonski considera ilegítimo al presidente Maduro, quien ya fue juramentado, proclamado y está ejerciendo el poder. Y por otra parte, hay una serie de acciones ante el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia para comprobar insuficiencias y fallas, que según la cantidad que se ha señalado, implicaría un fraude electoral. ¿Cuál es tu visión?

– Fraude no en el sentido de una distorsión del sistema electoral mismo, de ese sistema electrónico. Hasta ahora la oposición no ha levantado ninguna duda sobre la fidelidad del sistema electrónico.

 

– Pero ha habido señalamientos muy graves, Capriles ha dicho que la oposición no fue a la auditoría anunciada por el CNE justamente por esa razón.

– Reitero, no se trata de una acusación sobre el sistema electrónico, o sea sobre las máquinas, sobre si las actas de votación coinciden o no. Todas las observaciones son relativas, por ejemplo,  a llevar votantes ilegales a los centros, posiblemente alterar actas porque hubo mesas donde no pudieron estar testigos de la oposición, y todo ese tipo de cosas. Por eso digo, hay que distinguir claramente el “fraude físico” del proceso electrónico de votación automatizado, que no está cuestionado si es confiable, lo que está cuestionado es toda una serie de ventajismo e ilegalidades. Si tú pones a votar gente que no debió votar, o pones gente a votar que está fallecida, o haces que una misma persona vote varias veces, eso es ilegal.

 

– ¿Es fácil de comprobar hasta dónde eso determina una ventaja?

– Bueno, eso tiene que ser sustanciado, es decir, no sabemos. Hasta ahora la oposición no le ha explicado al país detalladamente ni siquiera 5 irregularidades de las 3.000 que dicen que han detectado, más de 3.000. No se debe decir que nadie se cree que en una mesa hayan más votos por Maduro que por Chávez, porque puede haberla. Eso no es una prueba, entiendo que hay un equipo dirigido por Gerardo Blyde, que es un abogado muy eficaz con experiencia de litigio ante el Tribunal Supremo de Justicia. De hecho, fue él quien en 1999 echó para atrás el primer decreto de Chávez de convocatoria a un referéndum sobre el tema de la Constituyente y de ahí, salta a la fama política. Entonces, yo entiendo que es un equipo de gente muy competente y muy seria que ha puesto la MUD a trabajar coordinado por Blyde, que llegan al TSJ con recurso de impugnación de esas elecciones y los puntos que ellos consideren que tienen bien documentados y fundamentadas las quejas. El otro proceso, es uno de ampliación de auditoría, es decir, de hacer una auditoría complementaria a la que la ley y los reglamentos establecen, debido a que esa se hizo el propio 14 de abril.

 

– Tal como siempre se ha hecho en elecciones pasadas.

– Claro. Luego, como la ventaja fue pequeña Nicolás Maduro y Capriles se habían puesto de acuerdo en una conversación telefónica el 14 de abril en la noche, que se iba hacer una auditoría adicional, ese proceso está en marcha. El problema, entre otras cosas, es que ambos se ponen de acuerdo esa noche pero al día siguiente lo califica como ilegítimo, y eso enrarece un poco la cuestión. Fíjate que el 17 de abril el CNE terminó concediendo una auditoría adicional y eso está regulado en la ley, en los reglamentos. Lo otro es la causa de impugnación, de declarar nulidad del acta de votación, que es lo que señala la ley en el artículo 219, se puede declarar la nulidad de un acta de votación si se ha votado con trampa, gente que fue a votar y no debía, o que se le impidió el voto a las personas, eso puede llevar a la impugnación de la elección.

 

– Estamos hablando como si se tratase de un problema que se presenta en una democracia abierta, plural. Pero entendemos que en Venezuela estamos viviendo un modelo que guarda formas democráticas, pero que en esencia es un régimen de fuerza. Es decir, éste sería un problema político de poder, más que un problema jurídico.

– Exacto. Y ahí es donde Capriles y la MUD deben medir su fuerza, hasta qué es lo que pueden realmente lograr. Vamos a suponer que por un segundo, la oposición le ganó a Maduro por una ventaja de unos centenares de votos. Porque en ningún caso la MUD o Capriles han sostenido que ellos le ganaron por dos millones de votos que le metieron por el buche a Maduro, si no que hay dos toletes más o menos del mismo tamaño enfrentados, y eso es un pulso político. ¿Puede Capriles ganar ese pulso? ¿Para qué? ¿Cómo? ¿Cuáles son las posibilidades que tiene entre manos? ¿Tiene la posibilidad de una guerra civil con todos los elementos militares que permitan imaginar que esto se puede ir incluso hasta las armas? ¿O tiene la fuerza que tenía la oposición ucraniana en 2004 como para forzar al TSJ a que pida nuevas elecciones? Tiene que examinar su fuerza para saber hasta dónde va a llegar. El retrato de Ucrania es un cuento con final feliz, lograron reponer las elecciones y además ganaron. Sin embargo, en México por ejemplo, López Obrador tuvo un final infeliz, porque después de años armando zaperoco, desconociendo, insultando, denunciando, etc., eso resultó ser estéril.

 

 

Luis Enrique Alcalá: “no hay formulación de raíz ideológica”

Luis Enrique Alcalá: “no hay formulación de raíz ideológica”

FORTALECIMIENTO DE UN LIDERAZGO

 

– Además, es importante valorar que más allá de esa diferencia pequeña, de ese “empate técnico” que se dio en las elecciones, el hecho cierto es que la oposición, en este caso Capriles, obtuvo una apabullante victoria con esa votación, si se le compara con las elecciones anteriores. Es una victoria política que se apuntala y abre el camino para próximas victorias.

– Por supuesto que lo es. Hubo una persona que me comentó algo que es muy cierto, y es que Capriles tiene en las manos una moneda que vale muchísimo y esa moneda es la de darle viabilidad al gobierno. A un gobierno que tiene una legitimidad muy delgada, porque si tú ganas por 250.000 votos que es más o menos, con todos los abusos y todo el ventajismo, los recursos del estado, hasta recursos militares en funciones políticos, esa no es una pelea muy limpia que digamos.

 

– El gobierno va a enfrentar un cuadro muy complejo.

– Claro, yo no me refiero a legitimidad legal, su legitimidad política y sociológica es delgadísima, si es que no es inexistente. Tiene problemas económicos enormes. Yo creo que la oposición tiene suficiente fuerza para que si se depone un estilo de gallera, se pueda llegar a negociaciones importantes. En una mesa de negociación en la que participen los interlocutores correctos, la composición del Consejo Nacional Electoral no puede seguir siendo la que hemos tenido hasta ahora, de un solo rector que no es del oficialismo. Mínimo debería ser un 60 – 40 y sería más justo dos rectores para el oficialismo, dos rectores para la oposición y uno independiente, o uno para el oficialismo, uno para la oposición y tres independientes, por ejemplo.

 

– O por lo menos la composición del Consejo Supremo Electoral anterior.

– Claro. Mira, si en la Asamblea Nacional se tiene el 48,1% en candidaturas de la MUD contra el 48,9% del PSUV y el 3% del PPT, al menos la primera vicepresidencia debería ser para la oposición y deberían tener más presidencias de comisiones que las que tienen en este momento. Es decir, esas cosas se pueden hacer un poco mejor, el cargo de Contralor como era costumbre sana durante todos los años previos al chavismo, debería estar en manos de un opositor porque los auditores no deben pagarse y darse el vuelto ellos mismo.

 

– Y también se puede debilitar la confianza en el sistema electoral.

– Si esta prédica sigue, por supuesto que podría debilitarse. Por la distinción, ni una sola de las denuncias que está manejando la oposición ha sido contra el sistema automatizado, ha sido contra la conducta ventajista y tramposa del gobierno en algunos centros de votación y eso tiene que sustanciarse.

 

EL CHAVISMO SIN CHÁVEZ

 

– ¿Cuál podría ser el escenario si esta confrontación persiste? Porque el escenario de una guerra no parece probable, más bien podría ser la estabilización de un régimen represivo, cada vez menos democrático, y una oposición que se vería acorralada.

– No creo que Maduro tenga la fuerza o la legitimidad como para ponerse a hacer un gobierno represivo. Claro, tú puedes irte abiertamente a un modelo dictatorial en el que incurres en ese tipo de cosas, eso históricamente muchas veces han sido conductas de gobiernos débiles, que muestran fuerza físicas, violentas, de tensiones, muertos, disuelven manifestaciones con el uso de las armas, eso lo hizo el Zar de Rusia en 1905, pero después era él el que estaba muerto junto a toda su familia.

 

– De persistir la prédica opositora donde se reitera que Maduro es ilegítimo. ¿Cómo puede ejercer su condición de gobernador Capriles si él estaría subordinado? ¿Cómo pueden convivir los parlamentarios si no pueden hablar?

– Tienes razón, y de hecho el gobierno de Maduro dijo que no reconocía a Capriles como gobernador porque fue el mismo CNE que lo proclamó a él el que proclamó a Capriles. En un momento determinado, Capriles tiene que darse cuenta que ha ganado importantemente en términos de votos. ¿Qué tendría que hacer como político ante un escenario que ya no sería electoral? Porque del otro lado tienen a un PSUV muy chimbo, muy desorganizado. Pero por lo menos tienes esa fuerza nominal y la alianza de fuerzas menores. ¿Qué es la MUD? Es un archipiélago donde en este instante el partido que más tiene es Primero Justicia, naturalmente porque el candidato del partido logró la mayor votación el 7 de octubre y como dijo Henry Ramos Allup “nosotros no compartimos ni ideales ni principios, compartimos propósitos y el propósito es salir de Chávez”. Entonces, ¿regenerará otra fuerza política o pretenderá un nuevo tiempo continuar y de aquí a 40 años seremos algo como lo que era Acción Democrática? ¿O Primero Justicia será lo que fue COPEI?

 

–  Y eso vale también para el chavismo, porque va a haber una remodelación del cuadro político.

– Por supuesto, igual para el chavismo. Pero allí si hay un tolete más grande, el tamaño del PSUV es como un 80 – 90% y el PCV y demás partidos conforman el otro 10%. En cambio, el tolete más grande la oposición, que es Primero Justicia, no llega ni al 20%, el segundo es Un Nuevo Tiempo, el tercero Acción Democrática y el cuarto que está lejísimo es COPEI. Fíjate que COPEI, y esto vale la pena mencionarlo, uno puede hacer todo un estudio de política nacional analizando la fachada del edificio de la sede principal de COPEI. En algún momento decía “COPEI Partido Social Cristiano”, pero en el momento en el que COPEI logra obtener ayuda financiera del Partido Popular Español de Aznar, aparece “COPEI Partido Popular” en la fachada.

 

– ¿Cómo ves el país sin Chávez, después de Chávez? Porque hay un chavismo sin Chávez, seguirá siendo una fuerza importante, hay unas ideas, un planteamiento, Maduro todavía en este propósito de la deificación de Chávez, tiene que recurrir a él, a su imagen, para ir construyendo un culto como referencia posterior para el chavismo. Pero el hecho cierto es que Maduro no es Chávez y que va a gobernar en unas condiciones distintas. ¿Cómo ves esta nueva etapa del chavismo o del madurismo, si se puede decir?

– No le veo capacidad como para gestionar un cambio. Nicolás Maduro, no es un López Contreras, que efectivamente agarró una papa caliente a la muerte de un señor que había gobernado 27 años, no es totalmente comparable porque Juan Vicente Gómez era un señor silencioso, misterioso. Chávez era un señor de contacto constante con la población, son dos modelos distintos, pero estoy hablando del caso del heredero. No hay en una formulación política de raíz ideológica y menos de raíz socialista radical la capacidad de resolver. Puede mantener su discurso y ciertas cosas, pero para tomar decisiones eso no sirve para nada, la sospecha constante de que tienes problemas de crecimiento porque los empresarios están conspirando y están acaparando para crear inestabilidad, eso no es así, no es verdad, el empresario típico no quiere que la gente sea pobre, todo lo contrario. Ese famoso modelo de inclusión, que se basa en la idea equivocada de que había una exclusión planificada y decidida por factores aristocráticos en Venezuela, es mentira. No se puede generalizar un combate a la empresa privada, todo lo contrario. Tendrían que pasar cosas muy sustanciales, yo le veo bastante inestabilidad al gobierno de Nicolás Maduro, si no logra sortear estos fuertes problemas económicos.

 
Etiquetas , , ,

Artículos relacionados

Top