El ABC de Franzel Delgado Senior – Médico Psiquiatra y conferencista internacional

“Pueblos muy pobres y poco instruidos han sido objeto de líderes oprobiosos”

“Pueblos muy pobres y poco instruidos han sido objeto de líderes oprobiosos”

Churchill,  De Gaulle y Kennedy supieron interpretar sus momentos históricos y por eso se hicieron a la grandeza. La política es un mundo obscuro, incierto, lleno de intriga y de lealtades que el político debe saber detectar y manejar, señala el fundador de la Unidad de Psicoterapia conductual del Hospital Vargas

 

Macky Arenas

Médico-psiquiatra y Premio Nacional de Psiquiatría, ha sido Presidente de la sociedad venezolana de su especialidad. Tiene master en Londres y en California (USA). Escritor, columnista, conferencista invitado en varias universidades y prestigiosos institutos médicos en el exterior. Fundó la Unidad de Psicoterapia Conductual del Hospital Vargas y ha dictado talleres laborales en varias importantes empresas del país. Sus comparecencias en radio y televisión son muy apreciadas por público y periodistas dado su valor didáctico y siempre resultan orientadoras y esclarecedoras. Se ha aventurado en temas álgidos como el fraude, la sumisión política y todo aquello que contribuya, en esta Venezuela turbulenta, a descalabrar la psiquis del venezolano. Esto fue los que nos dijo, para los lectores de ABC de la Semana.

 

¿Qué provoca la “locura” del poder, como la  llama el neurólogo David Owen?

 Dice Owen que lo que el mundo necesita es “líderes más sanos”. Creo que el poder, el alto poder, siempre enferma. “De la cabeza o del cuerpo”, diría algún galeno de la antigüedad. Porque no siempre el trastorno que ocasiona el poder es sobre “el juicio”, cuando ello se produce, es porque el personaje afectado ya llevaba esa condición, al asumir al poder. Los trastornos del juicio consecuencia del ejercicio del poder, no son los más frecuentes, pero sin duda, sí, los más llamativos. Aun, después de cinco siglos se recuerda a la primera reina de Castilla, como Juana La Loca.

 

 ¿Qué características, historia personal o desviaciones de algún tipo tienen quienes son incapaces de procesar el poder sin intoxicarse, al punto de que les afecte el juicio?

 

     Toda enfermedad tiene un substrato, un terreno que hace factible que ella florezca. Es muy variado y no puede reducirse. Hay terrenos personales que son vulnerables al ejercicio del poder, y enferman, y otros que persiguen el poder como necesidad de una patología previa. Unos se intoxican al ejercerlo, y otros buscan ejercerlo para intoxicarse.

 

¿Pueden llegar a tener desarrollos paranoides o algún tipo de trastornos delirantes, que es lo que proyectan aquellos que reflejan complejo de persecución, eso de creer que quieren eliminarlos, a sospechar de todo el mundo?

 

      En efecto, los trastornos delirantes, o sea pensamientos que se salen de la realidad, y entre ellos los de persecución, no son los trastornos más frecuentes como consecuencia de las posiciones de alto poder, más bien tienden a observarse con muy poca frecuencia. Y siempre son el estallido por llamarlo de alguna manera, de una patología subyacente, que se activa al estar en esas funciones. A los pensamientos de persecución son más propensos aquellos que han ejercido el poder violando las normas, o los derechos ciudadanos o cometiendo delitos u homicidios,  pues ello actúa como especie de raíz que crece y genera los temores de persecución o de eliminación. Es de notar que la base del temor es justa, pues es comprensible que deban  temer justicia o venganza, el problema está en las dimensiones que pueda alcanzar este sentimiento.

 

¿Cuáles son los síntomas visibles de una conducta semejante?

   

Siempre revela de alguna manera el estado de temor íntimo, o incrementando sus medidas de seguridad personal más allá de lo necesario, o lanzando ataques verbales de advertencia de su riesgo, lo cual les funciona como recurso de alivio a esa descomposición emocional interna. Nunca se ve a un dictador sin esos notables excesos de medidas de seguridad. Es que todos van cuidándole sus miedos.

 

 ¿Es capaz el líder en tales condiciones de reconocer su error, de escuchar o regresar a la prudencia y la mesura? ¿Quien padece este tipo de desorden, tiene conciencia de ello?

   

 Si se esta en presencia de una verdadera patología paranoide, desencadenada por el poder, allí no hay lo que se llama “autocrítica”. Si la hubiera no podría hablarse de alteración paranoide. No reconocer sus síntomas es condición indispensable para estimar que hay un desorden mental.

 

Franzel Delgado Senior: “El mundo de la paranoia es diverso como un arcoiris”

Franzel Delgado Senior: “El mundo de la paranoia es diverso como un arcoiris”

LOS PREDESTINADOS

 

¿Y quienes se creen predestinados?  

     

El mundo de la paranoia es diverso como un arcoiris, pero sin la belleza de éste. Puede ser expresión paranoide tanto sentirse a riesgo de muerte o de persecución irreal, como asumirse a sí mismo como una gran personalidad, sin serla o sin tener los méritos para ello. Por eso se llaman  “desarrollos paranoides”, porque son la multiplicación de la dimensión de un sentimiento, de un pensamiento o de una conducta. Sentirse y asumirse como ”predestinado” es siempre expresión de una estructura patológica que mantiene a la persona fuera de la realidad, y por eso sus conductas son tan incomprensibles. En dimensión distinta, pero solo para ilustrar cómo una circunstancia existencial puede determinar la conducta de quien la vive, podemos mirar a la vida de tantos artistas famosos que terminan en suicidio. Que no ha sido porque lo traían en sus genes. Los políticos se suicidan menos, posiblemente por su perfil o características de personalidad.

 

 Fácilmente, un individuo así puede entrar en profunda depresión cuando la realidad se muestra en contra… ¿cómo enfrentarlo?

   

 Las posiciones de alto poder, más allá de los beneficios visibles, son un obscuro mundo tormentoso. Y sin lugar a dudas, desde la arista emocional, es la “Depresión”,  la afección más frecuente en quienes lo ejercen. Lo que acontece, es que por razones  obvias, se disimula o se esconde de la visión pública, porque en la depresión se conserva la autocrítica y el afectado puede prever las consecuencias de sus actos y proceder en consecuencia. No podríamos imaginar a Churchill, por más angustiado o deprimido que estuviere, anunciando su conmovedor “sangre, sudor y lágrimas”, llorando. Todo líder debe contar en su repertorio con la buena capacidad de disimulo.

 

¿Cuál es el riesgo para la sociedad cuando está al mando un personaje con estas características?

 

Bueno, la Historia de la humanidad es rica en episodios que reflejan sus riesgos. También una amplia gama. O la sociedad activa sus buenos recursos, a tiempo, y se deshace del personaje, o este domina a esa sociedad y  puede maltratarla, a veces, hasta límites poco imaginables. Alarma hasta donde puede llegar la capacidad de maldad de un hombre, en alta posición de poder.                                                           

 

Dicen que ningún viento es bueno para el que no sabe a dónde va. ¿Saben nuestros líderes a dónde van o se contentan con saber lo que quieren?

 

Bueno, eso depende del líder. Hay poderosos que han manchado la historia de sus países y del mundo, pero también esa misma historia esta hecha de grandes episodios y de grandes líderes, que junto para sus sociedades han sido ejemplos de eficiencia, de entrega y de grandeza. Si los líderes pidieran un consejo a la psiquiatría, esta les diría que “ no dejen de oír nunca  a quienes no están en el poder”, porque la propia percepción de su realidad, en quienes ejercen altas posiciones de poder, siempre está distorsionada, por ellos mismos y por quienes lo rodean.

 

 ¿Qué hace la diferencia entre un líder positivo, nutritivo, movilizador y un anti-líder, quien basa su poder en el carisma y el paternalismo?

   

Los líderes tienen que ajustar sus acciones y procederes a su tiempo y a las necesidades de sus gobernados. Churchill,  De Gaulle, Kennedy, por ejemplo, fueron hombres que supieron interpretar sus momentos históricos y por eso se hicieron a la grandeza.  Mientras, muchos otros no han pasado de usar el poder para satisfacer aspiraciones y apetencias personales.  Para ellos, la Historia, no guarda sino sitios eternos de deshonor o sencillamente no les reserva ninguno. Porque no tuvieron la altura necesaria para entender su rol y su momento histórico.

 

No hay líder sin seguidores: ¿en qué se basa la autoridad del liderazgo?

 

Quizás la condición indispensable y de mayor peso para generar liderazgo, es el carisma. Eficiencia, dedicación, honestidad son rasgos que también influyen, pero la personalidad es definitivamente fundamental.  Eso lo vemos desde la infancia, cuando sin que los liderazgos conlleven ningún beneficio, ya se dan y se definen de manera inocente y  espontánea.  Ahora, gravísimo error comete aquel líder que basa el sustento de su poder, solo en el carisma, desestimando otras condiciones indispensables para mantener la ascendencia del liderazgo. El carisma puede convertirse en  una cáscara llena de fracaso.

 

EL LIDERAZGO Y LOS PUEBLOS

 

El liderazgo es básicamente una aventura personal. ¿Si el líder tiene dueño o precio, qué miedos andan detrás?

 

Un verdadero líder es un ser libre, y eso en muy buena medida es lo que lo hace líder. Dicta, dirige, indica, decide, y los demás siguen su temple. Y sus miedos, son los miedos inherentes a un ser humano en esa circunstancia precisa del poder. La política es un mundo obscuro, incierto, lleno de intrigas, de intereses y de deslealtades que el líder debe saber detectar y manejar. Un líder con dueño o precio, en fin de cuentas no es un líder. Es una farsa. El líder, en todo caso, es quien se adueña de él. Entorno y estructura personal entran en un tenso juego que puede llevar al más absoluto éxito, como también al más doloroso fracaso.

 

 

Decía Sófocles que el poder nos enseña cómo es el hombre. ¿Es cierto que tenemos los líderes que merecemos?

       

Claro que el poder es una instancia que inevitablemente hace revelar quien en verdad es quien lo ostenta. Ahora, no siempre la historia parece ser  justa con los pueblos. Pueblos muy pobres y poco instruidos han sido objeto de líderes oprobiosos, igualmente básicos y poco instruidos. Pero también pueblos más instruidos,  igual han padecido largas y terribles dictaduras. Pienso que igual hay diversos elementos que engranan en un momento preciso de la Historia o de los pueblos, y se da el fenómeno del dictador o de la dictadura, clara distorsión del ejercicio del poder. Una cosa es el hombre, y otra, la sociedad. Hace casi cuatrocientos años, con sólo dieciséis años de edad, Luis XIV decía a los franceses ”El estado soy yo” , pero en la medida que el ser humano se ha civilizado, el autoritarismo ha ido quedando atrás como signo de primitivismo.

 

¿Cómo se salva una sociedad de las consecuencias del anti- liderazgo? (Eso que usted ha llamado acertadamente “sectas destructivas”)

   

Cuando una “Secta Destructiva” se instala en una sociedad, esta siempre activa sus mecanismos de defensa para rodear y derrotar a la secta. Y debo recordar la definición académica universal de Secta Destructiva: “Es todo grupo organizado, que emerge en el seno de una sociedad, con la intención de destruirle las instituciones y los valores de esa sociedad y obligarla a asumir los de la secta”. La definición, por si sola, expresa la malignidad de esos grupos, pero no obstante, siempre las sociedades son más poderosas. Observamos que en el mundo actual  hay solo unas  cuatro dictaduras, de  unos doscientos países que conforman el planeta. Ello habla de los buenos recursos de las sociedades para neutralizar liderazgos malignos. 

 

Personalmente, ¿cuáles son las opciones cuando los líderes no atinan a encontrar el camino?

   

Un líder ” extraviado ” debería por su misma condición de líder, abandonar su puesto dirigente y cederlo. Si no, la historia nunca lo recordará para bien, mientras que si lo hace, quizás esa misma historia le reserve una segunda oportunidad. Pero pocas veces los hombres abandonan por mera autocrítica las altas posiciones de poder. Parece que este es demasiado tentador, más allá de todos sus peligros.

 

Socialmente, ¿qué alternativas existen a la frustración, la angustia y la desesperanza de verse y sentirse víctimas de la deslealtad, de la continua descalificación y, lo más grave, de una gran tristeza?

 

Entiendo que tu inquietud se refiere a la desesperanza, a la tristeza y a otros sentimientos ciudadanos consecuentes a sentirse mal gobernado.  Una población sin sintonía con su gobernante, puede sufrir mucho, más si este ejerce alguna forma de autoritarismo. Ello es lo mismo que mantenerse por años, obligado, en un matrimonio altamente hostil, deteriorado y disfuncional, sufriendo cada día sin ninguna esperanza en el siguiente. Hay una sola salida, sea matrimonio, o sea ciudadano y gobierno, y es la ruptura. Deshacer esa relación que daña, que maltrata y que hace sufrir. Siempre hay que aspirar y hacer por lograr tiempos mejores, porque además, es una buena exigencia para una vida feliz, individual y colectiva.

 

Artículos relacionados

6 Comentarios

  1. antonio clemente said:

    Muy bueno Franzel copio una frase que la considero la síntesis ” Cuando una “Secta Destructiva” se instala en una sociedad, esta siempre activa sus mecanismos de defensa para rodear y derrotar a la secta. El subconsciente colectivo ya está actuando, saludos y gracias, antonio clemente h

  2. Franklin Padilla said:

    Vale la pena recordar el concepto de “totalitarismo” tal como fue acuñado por Hanna Arendt en “Los orígenes del totalitarismo”. La condición, para Arendt, es que el régimen pretenda sustituir las instituciones y crear un sistema paralelo simultáneamente, hasta destruir las anteriores. Muy parecido a lo que el entrevistado llama “Secta Destructiva”. Casos paradigmáticos son el nazismo y el comunismo (A.H. precisa “el estalinismo”). No toda dictadura ha sido necesariamente totalitaria: algunas, incluso feroces, han dejado áreas de la sociedad intactas y el país seguía viviendo. Esto permitía volver a la democracia al desaparecer el dictador pues había instituciones indemnes. En el caso del totalitarismo el regreso fue más difícil.

  3. Libertad Velázquez said:

    Excelente entrevista, tanto por sus preguntas como por sus respuestas. Lo único que le cuestionaría es el título: “La última entrevista de …….. Espero, de todo corazón que no sea así. Felicitaciones a Maky y a Franzel

  4. Mariari Uzcátegui said:

    Opinión muy didáctica de un gran maestro, siempre nos pasea elegantemente por el mundo de la psicopatología, sobre todo en este momento histórico donde el estado de gracia espiritual es un derecho de todos.

  5. Roberto J Vasquez said:

    Panchon… como siempre puntual, de altura profesoral.. . para todos los que seguimos el ejemplo de los Senior-Ponce-Delgado. . . OYE … LEE Y APRENDERAS . . . No panchele … NO SERA LA ULTIMA ENTREVISTA . . . faltan muchas que nos ayudaran a salir de este atolladero. . . .Salud para Dome#a

  6. tamara said:

    Excelente entrevista, como siempre…Franzel A numero 1

Los Comentarios han sido cerrados.

Top