MILITARIZACION Y NERVIOSISMO

 

HENRIQUE SALAS-RÖMER – 

 

A la Toma  de Posesión de Carlos Andrés Pérez, en 1989, asistieron las figuras más emblemáticas de la política mundial. Por su magnitud y boato, el evento se realizó, no en el hemiciclo del Senado, sino en uno de los más imponentes escenarios del continente, el Teatro Teresa Carreño. Se habló socarronamente entonces de la “coronación” de CAP, cuando paradójicamente, la historia lo recordaría como el inicio de su penoso vía crucis.

 

Uno de los invitados más notorios fue Fidel, hoy más distante pero más aquí. Otro fue Felipe González, Felipillo, primer ministro español, igualmente solidario con Carlos Andrés. Los tres son recogidos en la gráfica mientras conversan plácidamente, poco antes de la ceremonia oficial.

 

 editorial319

 

CAP lucía pleno de optimismo, y lo estaba. Sin embargo, las medidas que debía tomar para corregir los desequilibrios heredados, pronto provocarían el más grande estallido popular que recoja la historia.

 

Mucho se ha especulado sobre los orígenes de aquella explosión, la del 27 de febrero, pero testigo presencial que fui de los acontecimientos, puedo dar fe de que fue una reacción espontánea.

 

Malcolm Gladwell, en su obra The Tipping Point, recoge numerosos momentos cuando un acontecimiento en apariencia inocuo, provocó un estallido desproporcionado. En nuestro caso fue un incidente ocurrido en Guarenas cuando una señora reaccionó visceralmente ante el aumento del pasaje del transporte colectivo. La reacción se multiplicó en todo el país, pero especialmente en Caracas, transformándose en actos de violencia y de saqueo que en pocas horas envolvieron a la ciudad capital. 

 

La pólvora que hizo correr las llamas pudo haber sido, sin embargo, el choque existencial que se produjo entre las expectativas que se habían producido con el regreso de CAP, a quien se le recordaba por la bonanza de los años ’70, y la adopción de medidas que a contrapelo del anhelo popular, éste tomaba al iniciar su mandato.

 

La historia es harto conocida. El Ejército tuvo que ser llamado a la calle, y tras varios días de enfrentamientos… y centenares de muertos, volvió a reinar la paz. 

 

A Maduro, sin el carisma de CAP o las habilidades histriónicas de su padre político y mentor, le ha tocado una suerte similar. La de recibir un gobierno “quebrado”, a sabiendas de que el pueblo que votó por él, lo hizo no por sus propios méritos, que los desconoce, sino para garantizar la continuidad de las misiones que, en 2012, un Hugo Chávez enfermo repartió con gruesa ñapa para lograr su reelección.

 

Las similitudes son impresionantes. En el ’89, el pueblo esperaba de CAP, un nuevo CAP. En 2013, el pueblo espera de Maduro, un nuevo Chávez. Pero el Presidente impugnado no ha tenido ni tendrá otra opción que tomar medidas heroicas. Tanto que mientras escribo estas líneas, se anuncia un aumento pronunciado en el costo del pasaje. ¡Cuidado!

 

Quizás por eso se adelantó Maduro en militarizar a Caracas, en sacar al Ejército antes y no después de la explosión…

 

Los estallidos como los terremotos son, por supuesto, impredecibles. También es impredecible, se me ocurre, la disposición del Ejército a disparar. Pero hay hechos innegables. El sepelio de Chávez superó en pompa la coronación de CAP. Y las actuaciones del nuevo Chávez, delatan su nerviosismo.

 

 

 

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. Marco Tulio Pérez M said:

    Muy bueno su comentario, pero, en vedad cree Usted que fue una reacción espontánea lo de Guarenas? Para mí no lo fue . Creo que eso estuvo muy bien orquestado por el Fidel y militares con gustos comunistas. Saludos!

  2. Deyalitza Aray said:

    Excelente analisis, mi duda consiste en que si bien es cierto la enorme debilidad de maduro frente a la imagen y liderazgo de chavez, no es menos cierto que a diferencia de CAP hoy el gobierno controla no solo a los ciudadanos por medio de sus misiones sino las instituciones. Reaccionara nuestro pueblo cada vez mas pobreante esta crisis que se agudiza cada dia mas? Podra contenerse?

Los Comentarios han sido cerrados.

Top