GRAZNIDO DE BUITRE

Américo Martín

Américo Martín

DESDE LA CIMA DEL AVILA
Américo Martín
amermart@yahoo.com
@AmericoMartin 

 

I

Hay una gran diferencia en los parlamentos de un bellaco dirigidos deliberadamente a causar daño público, y los que despliega en conversaciones internas, para uso de factores de poder. En el primer caso, como buen cínico y desvergonzado, mentirá cuantas veces lo crea necesario para el logro de sus viles fines. En el segundo, le convendrá decir la verdad. A los poderosos que lo utilizan no se les puede mentir y ni siquiera valerse de ambiguedades. Ellos pagan y dejan de pagar. Levantan y hunden.

Mario Silva encaja a la perfección en estas definiciones. Durante muchos años fue el arma favorita del presidente, con quien frecuentemente compartía  su programa. Podría decirse que fue uno de los instrumentos principales para imponer en Venezuela el espeso odio, la mentira diabólica, las falacias ruines. Era el vertedero de las más fétidas agresiones verbales. Silva era un privilegiado: podía hacer lo que quisiera y sin embargo estaba protegido por una impunidad absoluta.

Diosdado Cabello y Nicolas Maduro

Diosdado Cabello y Nicolas Maduro

El programa de TV dirigido por semejante personaje se convirtió en evangelio para la militancia psuvista. Había renunciado a oír la opinión ajena, los programas de canales no oficialistas. Los seguidores del llamado proceso fueron enseñados a odiar con toda la fuerza de su alma a Globovisión, Capriles y demás líderes de la disidencia. Huelga decir que el principal de los directores de esa orquesta siniestra es Mario Silva. ¿Quién iba a imaginar a este sujeto en tribuna distinta a la ocupada por él al frente del programa más escuchado por la audiencia revolucionaria?

Lo sorprendente es que a pesar del fracaso, una a una, de las ofertas del gobierno, a pesar del naufragio uniformemente acelerado del sedicente modelo socialista, gente de formación intelectual elevada a posiciones de gran privilegio, se aquerenció con el programa de Silva. Se divertía con él, se carcajeaba con sus bárbaras calumnias.

Mario Silva devino así una especie de Rasputín revolucionario, un personaje de la corte del poder. Andaba armado, lleno de escoltas y camionetas a su servicio. En el gobierno se convirtió en intocable.

Los principales factores de poder lo buscaron. En la lucha interna exacerbada por la muerte del caudillo, contar con Silva era disponer de un instrumento letal.

 

 

II

Su relación con el servicio de inteligencia cubano –ratificada en las confesiones que hoy son del dominio público- se anudó por la ansiedad de aquellos de consolidar su influencia en el gobierno de Venezuela, y por el primitivo fidelismo de éste, consciente en su bellaquería de la importancia de gozar del favoritismo de los hermanos de la Isla. Para Mario era una fuente adicional de poder y una prenda de consecuencia revolucionaria.

320 Mario Silva

Mario Silva

Seguir los vericuetos de su conversación con un experimentado jefe de inteligencia de la isla, ofrece el premio de una radiografía profunda y minuciosa del gobierno venezolano y el partido que lo sostiene. En muchos ambientes se conocían varias de las revelaciones de Silva, pero no con la certeza y detalle proporcionadas por él, aparte de que es muy diferente una sospecha opositora que una admisión ampliada del gobierno.

Silva también sirve para ahorrar y reconducir reflexiones intelectuales. Podemos dar por probado la tantas veces mencionada guerra entre el presidente Maduro y el dueño de la AN, Diosdado. Es una hidra bifronte.  Mario va de frente contra Diosdado, remueve el pantano de su fortuna y de sus intenciones. Personajes de primera línea desfilan con sus reputaciones empañadas. Después tenemos a la vista la falacia militar. El malestar es creciente. Un general pudo dar un golpe.

 

III

Esa cañería destapada no puede alegrar a nadie por muy reveladora que sea. Todos somos venezolanos. Tenemos que unirnos, reencontrarnos, no permitir que los maniáticos del odio prevalezcan. Los indicadores económicos muestran realidades brutales. El gobierno no puede más. La gobernanza está en cuestión. Y encima en la cumbre está un movimiento cada vez más débil, más empujado por furias que lo dominan.

Un gobierno, además, risiblemente contradictorio si no fuera tan grave lo que está en juego. Para cubrir su destemplanza acentúa la represión. Meter en prisión a quienes tocan cacerolas no tiene precedentes. CAP fue caceroleado intensamente y no escarneció ni encarceló. El mismo Chávez tuvo sus bemoles entre tolerar y reprimir, pero nada como Maduro.

Para calmar el descontento de la militancia, quiso fabricar el viejo enemigo externo, pero hasta él mismo se olvidó del golpe fascista, los saboteadores eléctricos, los magnicidas y suma y sigue. Amenazó a la Polar y terminó pactando cordialmente con ella. Y realmente es lo mejor que pudo hacer. No tiene margen de juego. No tiene manera de honrar promesas.

El país está consternado. Hay una generalizada angustia y un creciente anhelo de cambio. Es una tormenta que no puede hacer naufragar a las dos mitades del país.

No hay gobierno. No hay forma de reunir los fragmentos alrededor de un líder del PSUV o de su núcleo dirigente. Maduro y Diosdado no tienen futuro. El socialismo del Siglo XXI no existe. Nunca existió. La corrupción lo arropa todo.

Hay, por suerte, una oposición unida, con un candidato indisputado y un nuevo liderazgo decidido a asumir sus responsabilidades; la principal de ellas, la reconciliación nacional, con la mano siempre tendida. En los venezolanos de todas las aceras, de todas las corrientes de pensamiento reside la solución.

Con mantenerse verticales, incontaminados, unidos, Capriles, la MUD y la disidencia que haga acto de presencia dentro y fuera del oficialismo, podrán salvar a Venezuela.

 

 

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. Bibiano Orellana said:

    El articulo es bueno, por lo real. Conozco bien a Américo Martin desde Maracay, Aragua,en sus luchas y venidas politicas por la región. Es serio, estudioso, saluda al conversar con él, no es presuntuoso como muchos políticos, incluso de nuestro bando opositor. Te felicito Américo, dibujas una realidad asfixiante, pero dinos además el como seguir soportando ésto, sin salir casi a la calle, con una protesta un poco vacía de contenido. Mubarak, Kadafi, AlSadat los derrotó una población de calle, aunque sin una violencia consumada,exept el último. Saludos

  2. ricardo chalbaud said:

    Americo es una gran persona con mucho don de gentes; Asi como escribe asi mismo es su personalidad enjundiosa, amable, respetuosa, solidaria y afectuosa.
    Diosdado, Maduro,el nidillo de escorpiones del psuv y el cartel de narcos soles no tiene salida, se me ocurre algo así como un fortachón leon rodedao de un enjambre de hienas hambrientas e igualmente embadurnadas de la misma corruptela, de los mismos comportamientos existenciales criminosos y carentes de dignidad como lo son el resto de poderes “‘institucionales”‘, al decir popular estan entrampados.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top