INDIGNIDADES

Bernardo Kliksberg

Bernardo Kliksberg

 

Bernardo Kliksberg
kliksberg@aol.com

 

El escándalo: Las víctimas de Bangladesh, la privación de agua y la falta de instalaciones sanitarias

 

El Papa Francisco ha convocado al género humano a ocuparse en primer lugar de los pobres y hacerlo de modo activo.

 

Es consecuente con las enseñanzas bíblicas. Una investigación semiótica del lenguaje de la Biblia desarrollada por el pensador israelí Yehoshua Faigon, encontró que la familia de palabras más mencionada en el mismo, es la asociada con pobreza.

 

Adolescente de 18 años que fue rescatada después de 17 días de estar sepultada en las ruinas del edificio Rana en Bangladesh

Adolescente de 18 años que fue rescatada después de 17 días de estar sepultada en las ruinas del edificio Rana en Bangladesh

La Divinidad exhorta permanentemente a proteger “al huérfano, la viuda y el extranjero” caras típicas de la pobreza, y reta a los poderosos a través de la voz de ira de los Profetas.

 

El llamado de atención del Papa es muy fundado. La imagen de la adolescente de 18 años que fue rescatada después de 17 días de estar sepultada en las ruinas del edificio Rana en Bangladesh, habla de por sí sola. No fue un accidente. El día anterior las obreras como ella vieron las grietas y pidieron se cerrara el edificio mientras se arreglaba. Pudo mucho más la “codicia desenfrenada” y las complicidades del poder. Las chicas que quedaron para siempre bajo los escombros, son ya 1.030, y los heridos en su mayor parte de gravedad más de 2.500.

 

Cuánto ganaban cada una de estas trabajadoras llegadas del campo que producen prendas para las marcas más reputadas del planeta. El Papa Francisco lo denunció en la plaza pública, 38 dólares por mes. Le puso el nombre indicado, señaló que era “trabajo esclavo”.

 

Las expresiones de la pobreza son múltiples en un planeta más rico que nunca en su historia en posibilidades tecnológicas.

 

Una de las más agudas, es la carencia de agua potable e instalaciones sanitarias. Ya desde 1965 las Naciones Unidas ha reconocido a ambos como Derechos Humanos básicos que es obligación de cualquier sociedad garantizar.

 

Según la Organización Mundial de la Salud, un ser humano necesita un mínimo de 20 litros de agua potable diarios. Mil cien millones de personas, solo tienen menos de cinco litros. En EEUU se gastan 400 litros diarios por persona, en Europa 200 y en otras partes del planeta, 2.600 millones de personas no tienen un inodoro. La combinación es fatal, 1.8 millones de niños mueren al año por ella. Muertes evitables.

 

Los “sin agua” consumen el agua que pueden conseguir, de pozos normalmente contaminados, u otras fuentes de agua no tratada. Son víctimas preferidas de 25 enfermedades que ha identificado la Organización Mundial de la Salud. Entre ellas el Dengue, la Malaria, la diarrea infantil, el segundo asesino de niños, y hasta la Poliomielitis.

 

El no tener instalaciones sanitarias aumenta al máximo todos los riesgos de salud de los niños, y es una agudísima fuente de contaminación.

 

Dice el Relator General sobre el Derecho a la Salud Paul Hunt “el acceso inadecuado al agua y al saneamiento puede amenazar la vida, arruinar la salud, socavar la dignidad humana”.

 

Las víctimas de la industria textil sin escrúpulos de Bangladesh, la privación silenciosa diaria de un derecho humano elemental como el agua y la falta de instalaciones sanitarias, todo en ello en el siglo de las revoluciones tecnológicas, son éticamente un escándalo.

 

 

 

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top