Después de Mourinho llega el caos

Mourinho, ya ex entrenador del Real Madrid

Mourinho, ya ex entrenador del Real Madrid

Víctor  Pérez

 

La salida del entrenador luso provocó una enorme inestabilidad en los banquillos de Oporto, Chelsea e Inter de Milán

Mourinho, ya ex entrenador del Real Madrid

La vida después de Mourinho es, como mínimo, complicada. La etapa del polémico entrenador del Real Madrid ha dejado unos agujeros enormes en los banquillos de Oporto, Chelsea e Inter de Milán a lo largo de los últimos tiempos, convertidos los clubes en auténticas trituradoras de técnicos. El caos sucede a Mourinho.

La sombra de Mourinho es alargada, muy alargada, sobre todo por la fuerte personalidad del entrenador portugués, demostrada estos años en el banquillo de un Real Madrid que ha vivido alguna de sus temporadas más agitadas de su historia, en conflicto permanente ya fuera dentro del vestuario, con la prensa o incluso con parte de la afición, dividida sobre la labor del entrenador.

El anunciado adiós de Mourinho abre un interrogante enorme sobre la estabilidad del Real Madrid a corto y medio plazo a la vista de lo que ha dejado el técnico tras de sí. Del Oporto con el que deslumbró a toda Europa al conquistar primero la UEFA y luego la Champions League, Mourinho se marchó como un héroe rumbo al multimillonario proyecto de Roman Abramovich en el Chelsea.

 

El infierno del Oporto

Después de Mourinho, el Oporto sufrió. La salida del entrenador portugués, un ídolo para los «Dragones», derivó en una temporada infernal en la que tres entrenadores pasaron por el banquillo del club. Luigi del Neri, despedido antes del primer partido oficial por su ausencia en la pretemporada del equipo; Víctor Fernández, que conquistó la Supercopa y la Intercontinental; y José Couceiro, que duró tres meses en el banquillo. El Oporto no se recuperó, ya olvidada la «quinta de Mourinho» hasta la llegada al banquillo de Jesualdo Ferreira dos años después, aunque lejos de la gloria europea que solo ha vuelto a saborear el Oporto con André Villas-Boas y el triunfo de la Europa League. En total, en estos nueve años han pasado 8 entrenadores por el banquillo del Oporto.

 

La impaciencia de Abramovich

La vida para el Chelsea después de Mourinho, a pesar de todo, no ha sido tan dramática por mucho que la afición haya coreado su apellido desde las gradas de Stamford Bridge reclamando su regreso. El técnico portugués aterrizó en Londres en 2004 y elevó a la gloria al equipo de Abramovich, que conquistó su primera liga inglesa en medio siglo. Mourinho levantó seis trofeos en tres años pero fue incapaz de ganar la Champions. Se marchó poco después de comenzar la temporada 2007-08 dejando un equipo más que hecho, casi imbatible en casa, que alcanzó esa temporada la final de la Europa League.

La huida de Mourinho de Londres también derivó en una especie de puerta giratoria en el banquillo del Chelsea, quizás más por la impaciencia de Abramovich que por culpa de Mourinho. En cinco años y medio han sucedido a Mourinho -sin contar el partido que dirigió Ray Wilkins- un total de siete entrenadores: Avram Grant, Luiz Felipe Scolari, Guus Hiddink, Carlo Ancelotti, André Villas-Boas, Roberto Di Matteo y Rafa Benítez. Curiosamente, Ancelotti fue el encargado de reconquistar la Premier League en 2010, aunque los grandes triunfos han llegado estas dos últimas temporadas con la Champions y la Europa League conquistadas por Roberto Di Matteo y Rafa Benítez.

 

La nostalgia del Inter

Sin duda, la salida más dramática de Mourinho fue la del Inter de Milán. Se marchó como un auténtico héroe después de conquistar dos ligas italianas y una Champions para acabar con una sequía de 45 años, de ahí la inolvidable imagen del entrenador abrazado a Materazzi después de la final del Bernabéu. La salida de Mourinho significó también el final de ese Inter plagado de veteranos que ha navegado sin rumbo estas tres últimas campañas.

En solo tres años cinco entrenadores han ocupado el banquillo del Inter de Milán: Rafa Benítez, Leonardo, Gian Piero Gasperini, Claudio Ranieri y Andrea Stramaccioni, que probablemente no comenzará la próxima temporada. El equipo ha sido incapaz de pasar de cuartos de final de la Liga de Campeones, ha perdido una Supercopa de Europa ante el Atlético y ha ido cayendo en el Calcio hasta una penosa novena posición esta temporada, a 12 puntos de puestos de Europa League y a 24 de la Champions, por eso la nostalgia de Mourinho en el Giuseppe Meazza.

 

ABC deportes

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top