LA ALIANZA DEL PACÍFICO EN PARÍS

Elizabeth Burgos

Elizabeth Burgos

Elizabeth Burgos
eburgos@orange.fr 

 

La importantísima Cumbre de la Alianza del Pacífico integrada por Perú, Chile, Colombia y México, celebrada la semana pasada en Cali, Colombia, tuvo su primera repercusión positiva en París, en una “conferencia-debate” cuyo interesantísimo desarrollo describe un testigo ocular, Elizabeth Burgos. Los efectos de la Alianza confirman lo que ya se vislumbraba: el aislamiento de Brasil y la inoperancia del Mercosur.

 

A pocos días de haberse celebrado en Cali (Colombia el 22 de mayo) la séptima Cumbre presidencial de la Alianza del Pacífico (AP), integrada por México, Colombia, Perú y Chile, cumbre que además contó con la presencia de los presidentes de los presidentes de dos países observadores (Costa Rica y Guatemala), y la del primer ministro de Canadá y del presidente del gobierno de España, además de las delegaciones de alto nivel que acompañaron a los mandatarios, en la que Colombia asumió, de manos de su colega chileno, Sebastián Piñera, la presidencia pro tempore de dicho organismo, se celebró en París el miércoles 29 de mayo, una conferencia-debate, destinada a informar y a discutir el interés que significa para la empresas francesas “el surgimiento de esas nuevas redes de crecimiento”.

 

Además de la participación de representantes empresariales franceses, la conferencia contó con la participación del ministro de la Economía de México, Ildefonso Guajarlo Villarreal, y del Vice-Ministro de comercio Exterior de México y de Ana Novik, directora de Relaciones Económicas multilaterales del Ministerio de asuntos Extranjeros de Chile. Los dos países integrantes de AP, Colombia y Perú, estuvieron representados por sus respectivos Embajadores en Francia.

 

322 Cumbre de la Alianza del Pacífico  2 

 

El Escenario

 

Le tocó al ministro Mexicano, Guajardo Villarreal, la presentación general de la AP. Además de explicar las razones que llevaron a México a sumarse a la iniciativa propuesta por el peruano Alan García en el último año de su mandato presidencial, recordó la evolución de la economía mexicana de los últimos veinte años que ha significado “el abandono paulatino de una economía proteccionista”, rasgo que ha caracterizado las políticas económicas del sub-continente y que no es extraña a su subdesarrollo económico y político. Fue en 1994 que México subscribe el tratado de libre comercio con EE.UU. Desde entonces, México ha suscrito 12 tratados bilaterales con diversos países y las exportaciones de México se han incrementado siete veces, con significativos efectos en la economía mexicana. Sin embargo, apuntó el ministro, la prioridad comercial con EE.UU hace vulnerable la economía mexicana, sometida a los vaivenes de la economía del vecino país del Norte. De allí la decisión del presidente Enrique Peña Nieto al asumir la presidencia de la República, de realizar su primer viaje a América Latina –América Central y Brasil- y en particular, a los países de la Alianza.

 

El deseo de redefinir su política económica con las economías de mayor crecimiento como son las asiáticas y el incremento comercial con esas economías, no ha sido el único motivo que movió a México a sumarse a la AP: “el interés de México es más profundo”. Primeramente la defensa de los valores democráticos y el respeto al Estado de Derecho, hizo hincapié en los pasos a seguir para que primeramente se realice una verdadera integración entre los países del bloque, para ello se han organizado “grupos técnicos”, encargados de poner en marcha las diferentes estructuras para su logro: 1- Convenio e integración; 2- Servicio y capital; 3- Movimientos de pueblos; 4- Cooperación.

 

De particular interés fue el anuncio de la eliminación de visados y de obligaciones arancelarias entre los países de la AP. Igualmente, la vertiente cultural que incentivará los intercambios culturales y el otorgamiento de becas de formación para acoger estudiantes de los países integrantes de la AP.

 

322 democracia_real

El interés principal de México es la defensa de los valores democráticos.

 

Otro aspecto novedoso revelado por el ministro mexicano, es la decisión de promover la presencia de los países de la AP en zonas del planeta en donde América Latina tiene poca presencia. Por ejemplo, se ha decidido la apertura de una embajada conjunta en Turquía, país de una economía en plena expansión. Chile y Colombia abrirán en Ghana una embajada conjunta. Los gastos de funcionamientos de esas sedes diplomáticas correrán a cargo de esos países. La voluntad es que la plataforma de la AP “vaya más allá de los cuatro países que la integran originalmente”. De allí la idea de “buscar un concepto para integrar a los países del Asia en la AP, como por ejemplo Indonesia y a Francia, en el proceso de observación”. Ya Panamá y Costa Rica han solicitado su incorporación. Uruguay ha demostrado interés creciente, porque sería una manera de salir de la asfixia que le significan sus vecinos: Brasil y Argentina. Paraguay ha manifestado también su interés. Igualmente, el muy partidario al socialismo del Siglo XXI, el presidente del Ecuador, Rafael Correa, país de la zona del Pacífico, que de no ser por las limitaciones dictadas por su alianza con el chavismo, hubiera debido integrar el bloque primigenio.

 

Igualmente insistió en la integración de las microempresas, principales proveedoras de empleo.

 

El ministro mexicano terminó su exposición apuntando que la AP era “Una bocanada de aire fresco en el contexto latino-americano”. Y expresó la AP en cifras con respecto al contexto latinoamericano: 36% del producto interior bruto; 50% de las exportaciones; 36% de la población; 49 % de las importaciones; 7° economía exportadora; 8° economía mundial, un crecimiento medio de 5%, mientras que la del resto del mundo es del 2%.

 

322 Cumbre de la Alianza del Pacífico logo La visión política de la Alianza

 

La “Visión política de la AP” estuvo a cargo de Francisco Rosenweig, Vice-ministro de Comercio Exterior de México, quien expresó que la voluntad política de la AP estaba expresada en el número de cumbres de sus integrantes ya realizadas en menos de dos años de vida de dicho organismo y en los proyectos puestos en marcha.

 

Ante la pregunta de un empresario participante a propósitos de “las modificaciones electorales” que pueden vulnerar el panorama, el Vice-ministro mexicano aclaró que se había suscrito un “Acuerdo Marco” para paliar ese peligro.

 

Ante la pregunta de una participante si la AP no era contrapeso al bloque del socialismo del Siglo XXI, el mexicano insistió en que la postura de los cuatro países es “pragmática, que no persigue voluntad política particular, sólo el respeto del libre comercio y del Estado de Derecho”, un ejemplo es que “se aceptó como observador en la última cumbre a Ecuador”.

 

Brasil comienza a sentirse aislado por estar atado al Mercosur.

Brasil comienza a sentirse aislado por estar atado al Mercosur.

En la parte final de la jornada, intervinieron representantes de las empresas francesas presentes en América Latina. Todos consideraron muy positiva la AP y el evidente interés económico que significa para Francia. El director adjunto del Departamento de Asuntos Internaciones, de GDF-Suez, dijo que veía a los países de la AP no como “países emergentes”, sino como “países de fuerte crecimiento”.  Que percibía a la AP, más como una Alianza de Afinidades más que una alianza limitada a intereses económicos, puesto que en todos los proyectos económicos se percibía una voluntad social. Que la seguridad política y el respeto d las reglas de juego, eran una opción política evidente. 

 

Ante la pregunta a un empresario francés con amplia experiencia en Brasil, acerca de la posición de esa gran potencia ante la AP, éste expresó que Brasil “comenzaba a sentirse aislado por haberse centrado en sus compromisos con Mercosur, un organismo que impide la Mercosur, un organismo que impide la apertura”, de allí que se sienta “fuera del juego”. Incluso, el hecho de que países integrantes del Mercosur, como en Uruguay, vean con buenos ojos la AP, demuestra que el país está perdiendo su preeminencia antes de haberla alcanzado. Que la prensa brasileña se hace eco de manera insistente de esta situación. Luego se escucharon comentarios off the record en los pasillos acerca del hecho de Brasil había gozado en los últimos tiempos, en particular bajo el mando de Lula, de una inflación de imagen ante la opinión pública, debido a inversiones millonarias que el Estado brasilero en el area de la comunicación, conviertiendo a ese pais en el mayor cliente de empresas de esa rama más importantes del mundo.

 

La devaluación de MERCOSUR

 

Un aspecto crucial y que atañe a la AP, es la negociación entre EEUY y Europa para acordar un área de libre comercio atlántica, la TAFTA, a la que lo más seguro se sumen México y Canadá. Bloque comercial Atlántico y Bloque comercial Pacífico, dejan al Mercosur en una posición de inferioridad evidente, en particular, su se piensa que Venezuela asumirá la presidencia pro tempore de Mercosur. Es de imaginar al señor Maduro aprovechando ese foro internacional para abogar por armar a los obreros para constituir un ejército popular y luchar por el socialismo.

 

La clausura de la jornada estuvo a cargo de la representante del Ministerio Francés de Asuntos Extranjeros, directora del Departamento de América y del Caribe, Maryse Boissiére, quien recalcó que en América Latina se han suscitado a los largo de los años múltiples pactos de integración, sin embargo la AP es una pacto más original, porque “se apoya sobre las fuerzas vivas de las naciones: las empresas, la economía y el comercio, condiciones del crecimiento y progreso”. Recalcó también que los cuatro países de la AP han suscrito acuerdos bilaterales con la UE, por lo que Europa comparte con ellos “disciplinas comunes”. Indicó también que los países que integran la OCDE han solicitado ser admitidos como observadores en la AP. Felicitó a los integrantes de la AP por “la fuerte vocación de responsabilidad social” que acompaña sus proyectos.

 

La diplomática francesa hacía alusión al hecho de que en la cumbre de Cali, se celebró paralelamente un encuentro de representantes de las empresas más dinámicas de la región, reconociéndose así el papel primordial que las empresas van a jugar en la integración regional.

 

Hay que darle la razón al ministro mexicano: “la AP es una bocanada de aire fresco en el contexto latinoamericano”. La imagen de una potencia petrolera mendigando alimentos entre sus vecinos, es una de las paradojas de la anomalía de ese contexto.

 

 

 
Elizabeth BurgosElizabeth Burgos

Artículos relacionados

Top