Oda a tu canto Mario

Orlando Viera-Blanco

Orlando Viera-Blanco
vierablanco@gmail.com
@ovierablanco

 

 

Megafonear el audio de Mario Silva no fue más que un peine camorrero que hizo “entusiasta” a una sociedad embriagada de cizaña. Capriles no debió exponerse. Contra el camorrero: prudencia. La violencia puede subyacer pero la camorra no.

 

Es doloroso como nos hemos convertido en una sociedad que va a la ofensiva, agresiva, insegura y desconfianza. Mucho se debe a tres lustros de discursos retrecheros y revanchistas. Como apunta Milagros Socorro en su Humillación Infinita (El Nacional 26-05-13) “no hay en el lenguaje… forma eficiente de detener esta degradación desenfrenada”. Un legado de los Castro y de Chávez, aderezado por la facilidad con la que caemos en el mismo lodo.

 

mario-silva

 

El camorrero es un sujeto alborotador, guapetón de esquina, bocazas, que se bate acompañado de escuderos, y en medio de la trifulca desaparece por el callejón trasero… ¿Cómo salirle al paso? Carlos Blanco (El Universal 02-06-13) nos da luces: “el clima camorrero que vive la sociedad venezolana es expresión de la fase final de un régimen agarrotado, cuyo músculo de tanto contraerse… se ha quedado crispado y dormita inmovilizado, tullido en la silla presidencial”. El camorrero cae solo… pero cuidado, también se repone si el contrario comete la torpeza de echarle sal a los ojos, dándole licencia para responder con la misma treta… Contra el camorrero: prudencia. La violencia puede subyacer pero la camorra no. “Ud. puede elegir cualquier nombre para dos tipos de gobierno: los que pueden ser eliminados sin violencia, democracia, y al otro tiranía” (Karl Popper)… Lapidario: megafonear el audio de MS no fue más que un peine camorrero que hizo “entusiasta” a una sociedad embriagada de cizaña. Creer que tal esquema ponía al gobierno de puntillas, fue cándido y poco original. Si el guión de MS era tan grave -como lo es- lo serio era someterlo a la justicia y después a la opinión pública. Alguien dirá: ¿cuál justicia Orlando? Yo le respondo: ¿cuál opinión pública? Capriles no debió exponerse.

 

Perdemos el foco de la acción política con tropelías, mientras regalamos aviones a Bolivia y mueren venezolanos por AH1N1. Tibisay Lucena debe estar feliz por ir a municipales demostrando la costura de una oposición marioneta, que no resiste un tirón. Pusiste la agenda MS. Oda a tu canto…

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top