Jefe de cuál campaña

Alfredo Yánez Mondragón

Alfredo Yánez Mondragón

Alfredo Yánez M.

 

El 8D es una responsabilidad. Defender el triunfo del 14A, una obligación

 

El liderazgo se construye. No se hereda ni se impone. La más reciente lección fue hace muy poco y por ello golpea el contraste. Henrique Capriles forjó una opción; se convirtió en el fenómeno político capaz de convocar a los extremos, capaz de evangelizar a los conversos, pero también a los impíos. Catapultó una fuerza. Se hizo líder.

 

El triunfo de Capriles el 14 de abril aún no ha sido suficientemente digerido. Los derrotados, todavía se esconden entre las páginas de unos cuadernos vueltos misterio. Los ganadores, envueltos en la desesperanza aprendida y en una caballerosidad frágil, no hemos sabido defender, más allá de las esquelas, la contundencia de la voluntad popular expresada.

 

En medio de este escenario de incertidumbre, marcado por el secuestro institucional, Henrique Capriles se nos presenta ahora como jefe de campaña. Los legos en política se preguntan ¿De cuál campaña habla?

 

Proseguir la ruta electoral, triunfante desde la perspectiva del mensaje que cala, desde el voto a voto incontestable, es una decisión personal que ya debe estar inoculada en la consciencia democrática; allí no hay mayores discusiones.

 

El meollo está en que el líder de un proceso trascendental; el presidente electo para más de la mitad del país; cambia su oferta y en vez de plantarse como el gran jefe de la campaña institucional y democrática en defensa de ese triunfo, suyo y nuestro, decide optar por convertirse -más que tácitamente- en un portaaviones; generando además una contradicción de proporciones inimaginables.

 

Votar y ratificar la fuerza mayoritaria es una responsabilidad. No desviarse, en cuanto a la defensa férrea de nuestro triunfo del 14 de abril, una obligación.

 

@incisos

@ELUNIVERSAL

 
Alfredo Yánez MondragónAlfredo Yánez Mondragón
Etiquetas

Artículos relacionados

Top