Pura coincidencia

Manuel Felipe Sierra

Manuel Felipe Sierra

Fábula Cotidiana
Manuel Felipe Sierra
manuelfsierra@yahoo.com 
 @manuelfsierra 

 

            Tiene 29 años, nació en Elizabeth City en Carolina del Norte, es administrador de sistemas y conocido como informante del PRISM, un programa mediante el cual el Gobierno estadounidense obtiene datos de reconocidas compañías. Edward Joseph Snowden también fue informante y empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y trabajó como consultor para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). En junio de este año, Snowden hizo público a través de The Guardian de Londres y el Washington Post de Estados Unidos, documentos con altos secretos sobre varios programas de seguridad y vigilancia de la NSA y del PRISM.

 

            En pocos días, es ya el personaje más buscado por los órganos especializados de Estados Unidos. Se supone que está en Hong Kong, pero ha expresado su esperanza de que Islandia le conceda asilo. La justicia norteamericana califica su participación en temas de seguridad interna como un “asunto criminal”, por lo que no está clara la suerte que correrá finalmente.

 

 

Edward Joseph Snowden

Edward Joseph Snowden

           El Washington Post informa que las filtraciones que se le atribuyen a Snowden buscaban destapar el estado de vigilancia existente en Estados Unidos. Ha dicho “que no puede en conciencia permitir que el gobierno estadounidense destruya la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de la gente de todo el mundo, con una gigantesca maquinaria de vigilancia que está construyendo en secreto”. Su mensaje fue categórico: “no quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas… no quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo, es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir”. En el mismo tono, fueron sus declaraciones para el famoso diario británico. Todo ello está registrado en un video grabado en la habitación de un hotel de Hong Kong.

 

            La reacción del gobierno de Obama, que por segunda vez enfrenta una denuncia de esta magnitud con amplia repercusión en el mundo, ha dicho a través de James R. Clapper, Director de Inteligencia Nacional, que las “temerarias” revelaciones de Snowden han producido “considerables impresiones erróneas en los medios”. Peter King, expresidente del Comité de Seguridad Nacional de ese país, ha solicitado la extradición de Snowden desde Hong Kong, debido a que existe un tratado con Estados Unidos que lo permitiría.

           

            Por esas coincidencias de la historia, justamente en estos días se cumple un año de que Julian Assange, responsable de las filtraciones desde 2010 de documentos confidenciales sobre la diplomacia de Estados Unidos, permanezca refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres, después que los famosos documentos de WikiLeaks recorrieron el mundo y que fuera solicitada su extradición por el gobierno de Suecia, acusándolo de delitos sexuales. La situación de Assange ha provocado tensiones diplomáticas entre el gobierno ecuatoriano de Rafael Correa y los Estados Unidos, al punto de que esta semana justamente, el canciller del país suramericano, Ricardo Patiño, anunciara el inicio de negociaciones directas con el gobierno británico para abordar una situación particularmente crítica pero que en ningún caso ello implicaría la entrega del conocido hacker. Como si fuera poco, ahora se conoce que el gobierno ecuatoriano también estaría en disposición de ofrecer asilo a Snowden.

 

 

Collage - Nixon - Obama

Collage – Nixon – Obama

           Como el mundo y la historia dan tantas vueltas, ahora se recuerda que el 17 de junio de 1972, hace 41 años, cinco hombres fueron allanados en la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata en las oficinas de Watergate en Washington D.C., para dar comienzo a uno de los mayores escándalos en la historia norteamericana que concluyó con la renuncia del entonces presidente Richard Nixon el 8 de agosto de 1974.

 

            Después de dos años reuniendo pruebas contra el entorno del Presidente, que incluyó a miembros de su equipo que justamente declararon contra él, en la investigación del Senado se reveló que el mandatario tenía un sistema de grabación de cintas magnéticas en sus oficinas y que había grabado numerosas conversaciones dentro de la Casa Blanca. Esas cintas demostraron que Nixon había obstruido la justicia, e incluso, había tratado de ocultar el hurto del explosivo material que provocó su salida del poder. Estas conversaciones fueron conocidas como “The Smoking Gun” (“La pistola humeante”).

           

 

           Son situaciones absolutamente distintas, pero que ponen en evidencia que los instrumentos de inteligencia y contrainteligencia norteamericanos (en el caso Watergate se vivía plenamente la Guerra Fría) también resultan vulnerables. Por supuesto, con una diferencia de tecnologías que hoy hacen que este tipo de operaciones se realicen con el más alto nivel de sofisticación. Incluso, ahora se procesa un informe de una organización civil de Defensa de los Derechos Humanos que dice tener pruebas de la actuación de los “Drones” (los aviones no tripulados de Estados Unidos) no sólo en la vigilancia territorial en zonas de guerra, sino también en la consumación de muertes de subversivos e incluso de inocentes en varios países del Oriente Medio.

 

   

Julian Assange

Julian Assange

         Nixon terminó siendo enjuiciado y destituido y este es un hecho que marca decisivamente la historia norteamericana de las últimas décadas. Ahora, Assange y Snowden han podido caer en las manos de la policía y de la justicia, y su condición de asilado uno y prófugo el otro, estimulan lógicamente la especulación periodística. Pero ya los efectos políticos internos comienzan a sentirse. Las ultimas encuestas revelan, que pese a ser reelecto el año pasado, y haber logrado importantes avances con su gobierno, como la Ley Migratoria que ahora se discute en el Senado y además, la manera como ha enfrentado y en buena medida moderado una crisis económica que se suponía de mayores alcances, el presidente Barack Obama ha comenzado a descender sensiblemente en las mediciones de opinión.

 

            En su caso no se trataría de repetir la experiencia de Nixon, pero no cabe duda, que dado los niveles actuales de modernización de las comunicaciones y las tareas de inteligencia, Obama pueda enfrentar situaciones que no parecían posibles en las actuales circunstancias del mundo.

 

manuelfelipesierra.blogspot.com

 

 

 

Artículos relacionados

Top