Caída económica

Luis Eduardo Muro
muro97@cantv.net

 

Se ha favorecido el ausentismo laboral y ha mermado la producción

 

Estamos sufriendo las consecuencias del agotamiento de un grupo de políticas económicas que no dieron resultado.

Se ha tratado de mantener el suministro de bienes al país recurriendo a las importaciones, dejando de lado la producción nacional, pero ya no hay el mismo flujo de divisas disponible y llegó el desabastecimiento.

Ahora, después de un largo período de presión sobre la industria, marcado por la expropiación y cierre de miles de empresas, se trata de reactivar el aparato productivo en circunstancias adversas. De unas 11.000 industrias que existían en 1998, la última estadística indica que quedan apenas 7.000.

Las empresas están afectadas por la carencia de divisas y materias primas en general. Se hace muy difícil mantener los niveles de producción actuales ya que los inventarios han caído dramáticamente desde el mes de enero.

Los retrasos en la liquidación de divisas han ocasionado la suspensión de despachos por proveedores internacionales y la pérdida de líneas de crédito para las industrias y el país. Esto provocará un proceso de recuperación muy lento una vez que se pague lo adeudado.

Hay muchos sectores que han perdido toda, o casi toda, rentabilidad por los estrictos controles de precios sobre sus productos que quedan rápidamente desfasados por la acelerada inflación.

Adicionalmente la nueva Ley del Trabajo, vigente desde el 1° de mayo de este año, ha disminuido los horarios de trabajo afectando severamente los rendimientos de empresas con varios turnos. Se ha favorecido el ausentismo laboral y ha mermado la producción.

También se aumentaron los requisitos internos para la movilización de bienes en sectores industriales como alimentos y medicamentos, afectando aún más el problema de abastecimiento.

El modelo se agotó y los parches ya no dan más. No se podrán cambiar los resultados haciendo lo mismo.

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top