Mover la cola al tío Sam

Yon Goicoechea

Yon Goicoechea

 

Yon Goicoechea
@yongoicoechea

 

Ante su debilidad política y económica, Maduro tiene que hacer malabares

 

Tanta humillación de Jaua frente a Kerry como “pazjuatada” de la revolución frente al imperio. Uno casi siente pena por nuestro canciller. En todo caso, la ya famosa foto es la mejor prueba de que los petrodólares no alcanzan y de que el “fiao” chino se acabó. La leyenda de la imagen podría decir lo siguiente: los chinos y rusos no lograron (o no quisieron) aumentar la producción en la Faja del Orinoco y las exportaciones actuales no son suficientes para mantener la revolución, luego, hay que llamar a los gringos para que saquen más petróleo.

 

La situación venezolana es crítica por varias razones: (1) La producción de petróleo ha decaído en unos 600.000 b/d. (2) El irracional precio de la gasolina ha permitido una expansión brutal del consumo interno, dejando menos para exportar. (3) Les debemos cerca de 400.000 b/d a los chinos (para saber dónde está la plata que nos adelantaron habrá que contactar un “médium” que le pregunte a Chávez). (4) Si dejan de mandar petróleo regalado a Cuba, los 60.000 funcionarios que los Castro tienen infiltrados en Venezuela tumbarían a Maduro. (5) Luego del incendio de Amuay, el país ha aumentado significativamente sus importaciones de gasolina y otros productos refinados. (6) Desde hace varios años no se ha recibido ninguna inversión verdaderamente significativa en el sector energético, gracias a nuestra inestabilidad jurídica y fiscal. (7) Pdvsa no invirtió en su negocio sino en el de los políticos. (9) La aparición del “fracking” y la expansión petrolera canadiense produjo que Estados Unidos y otras potencias occidentales disminuyeran su interés en la Faja del Orinoco.

 

Ante su debilidad política y económica, a Maduro no le queda otra que hacer malabares para que las petroleras americanas hagan lo que Pdvsa no pudo. Sabe Dios en qué condiciones está ofreciendo las concesiones sobre los pozos de nuestros hijos. El heredero del “eterno” quedó para mover la cola a ver si Obama le lanza su galletita.

 

 

 

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Top