¿Candidato eterno… también en la Oposición? *

Pablo Aure

Pablo Aure

Pablo Aure
@pabloaure 

 

Uno de los atributos de un líder debe ser su coherencia en el discurso y la valentía de defender sus posiciones.

 

Del lado del régimen ya tienen a su comandante supremo y eterno. Al parecer, en la oposición pretendemos hacer lo mismo con Henrique Capriles. Pienso, que todos los políticos tienen su momento, su tiempo. Nadie es eterno. Ya vimos que el que decía que iba a durar hasta el 2021 se quedó en el camino. 

 

Hoy escribo desde el corazón, como casi siempre lo hago, pero quizás haya circunstancias que se mezclan que me inducen a hablar con mayor crudeza. No se trata de saltos de talanquera. Bien lejos de las garrochas. Precisamente por mantenerme fiel a nuestra prédica, tengo que expresar que ya basta de tanta manipulación o aderezar los discursos dependiendo la ocasión. Me explico: el 14 de abril Capriles dijo que no reconocería a Maduro hasta que no se hicieran las auditorías. Nos movilizamos casi espontáneamente y esperábamos los lineamientos de nuestro candidato. Estábamos dispuestos a hacer lo que él nos ordenara. 

 

El país se encendió. Desde el gobierno hubo también manipulación con eso de las supuestas quemas de los CDI. Infiltraron personas inescrupulosas para causar daños y acusar a la oposición. Henrique Capriles arrugó y nos dijo que nadie se saliera de sus lineamientos, porque quien lo hiciera prácticamente estaba con el gobierno. Nos mandó a tocar cacerolas. A desahogarnos con las ollas. Me decían cosas como éstas: “tranquilo que si Capriles dice eso es por algo, olvídate que el fraude lo demostrarán rapidito”. Ahora bien, a qué viene este relato: bueno simple y llanamente a que cuando se asumen posturas de liderazgos se tienen que tener los pantalones largos y bien puestos para asumir también las consecuencias. Me vuelvo a explicar: para qué nos habló de fraude y de desconfianza del CNE, y de desconocer a Maduro, si el final era lo que estamos viviendo: una impugnación ante el TSJ, que no iba a llegar a nada, como todos. 

 

Pero lo peor, ahora nos dice que el fraude lo demostraremos votando masivamente el 8 de diciembre. ¡Por Dios! 

 

Uno de los atributos de un líder debe ser su coherencia en el discurso y la valentía de defender sus posiciones. A menos que nos encontremos frente a un gran mentiroso, como lo fue Chávez y ahora lo es Maduro. 

 



* Tomado de la columna HASTA CUANDO, del Secretario de la UC, titulada esta semana ¿ESTANCADOS?

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top