Hasta la belleza se abandona

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Carlos Lozano
Carlos@carloslozano.com
@caminacarlos 

 

 

La “Plaza de las Esculturas” es un área pequeña, casi íntima, donde se reúnen obras de diferentes artistas, en su mayoría valencianos, adquiridas para otorgarle a Valencia una exposición permanente al aire libre. Viví durante décadas frente a esta hermosísima plaza, y pude ver su evolución y lamentar también después la escasa promoción de ese espacio por el olvido que se tiene por los dominios culturales de la ciudad.

 

326 ParqueEn 1996 la Alcaldía de Valencia se propuso tomar cartas en el asunto tomando en cuenta la gran importancia que poseen los espacios culturales y áreas públicas abiertas para el espíritu de la ciudad.

 

Recuerdo los trabajos del primer Proyecto de Paisajismo con altas expectativas desarrollado por un ente municipal, tiempos del inolvidable Paco Cabrera, quien se paseaba por Valencia con su propio carro acompañado por su esposa, sin escoltas ni abusos. Se realizaron modificaciones espaciales mediante un cerramiento vegetal, se sustituyeron piedras por caminerías que facilitan el recorrido.

 

Hoy en día los tiempos han cambiado.

 

El Museo al Aire Libre  que se dedicó en homenaje al gran artista Andrés Pérez Mujica, queda en la pena y el olvido por el descuido de “La Bacante”,  su ágil y hermosa obra valenciana, voluptuosa y descocada, premiada en el Grand Palais de París en 1928.

 

He escrito con frustrada intención de reparo a los entes municipales para que tomen con empeño y amor la restauración y embellecimiento de los espacios del “Museo al Aire Libre”. Hoy su principal emblema, “La Bacante”, es símbolo de la desteñida actuación del ente municipal que no mantiene lo bueno y destruye lo que años de procesos de avance han puesto en alto lo valenciano.

 

 

 

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top