País de pandillas

Ruth Capriles

Ruth Capriles

Ruth Capriles
@veedoramadre
ruthcapriles@yaoo.com

 

Hemos llegado lentamente al mar de la felicidad socialista: El terror general

 

Lo que es seguro, contante y sonante, sin importar la data espuria que recibe la FAO, ni las cifras sociales falsas que circula la propaganda oficial, es que la calidad de vida de los venezolanos se ha deteriorado tanto que ni Snowden la quiere. Es preferible Nicaragua, sin duda. Se vive mejor allí o en Bolivia, Brasil, o cualquier otro país de los beneficiados por Venezuela; y ni hablar de Cuba que chupa directo de esta tierra para salir de la ruina y el fracaso de su socialismo y revolución.

 

Mientras, los venezolanos, abrumados o estoicos, deambulamos en estado de terror permanente. Para pobres y ricos la muerte en Venezuela está al doblar la esquina. Circulamos bajo asecho latente, subversivo; entre asalto y emboscada.

 

Una guerra soterrada de pandillas múltiples, apocalípticas. En el poder una pandilla fracturada en múltiples facciones internas y produciendo pandillas externas. Pandillas burocráticas cayéndole a mordidas a los ciudadanos, impidiendo toda empresa de progreso y bienestar. Pandillas motorizadas, millones, acosando a peatones y choferes; agregándose repentinamente para delinquir o, simplemente, por solidaridad automática. Pandillas de ladrones, de sicarios, jueces, militares, policías. Pandillas. ¿Quién es quién? No lo sabes. Ni siquiera sabes quién es tu enemigo. Todos, parece. Si tu vecino es una amenaza, no hay comunidad; y si no hay comunidad no hay felicidad social.

 

De los países sortarios en el mundo, de esos que han tenido los dones divinos de recursos naturales, Venezuela tiene los más insensatos gobernantes. En vez de aprovechar los talentos, los regalan y desbaratan para destruirse a sí mismos. Es algo raro, si se piensa. ¿Cuál puede ser el gusto de ocuparse sólo de producir un constante y creciente malestar general? Hemos llegado lentamente al mar de la felicidad socialista: El terror general; con un bonus[i], un enigma: ¿Acaso no era el país con los mayores recursos naturales y humanos para prosperar y alcanzar mayor felicidad social?

 

 

 



[i] Bonus: Un cesa ticket, por ejemplo, es un bonus.

 

Artículos relacionados

Top