Sobre si marchamos hacia el estalinismo o…

Julio Castillo

Julio Castillo

Julio Castillo –

Es interesante recordar lo que León Trotsky escribió en “La Revolución Traicionada” el libro en el que describió el fenómeno de aparición de la burocracia soviética, encabezada por Stalin, para equipararlo con lo que actualmente ocurre en el país.

 

La extrapolación es válida en muchos aspectos pero hay uno particularmente importante: El de la escasez de alimentos que paradójicamente fue el disparador del sistema de dominación de esa burocracia sangrienta.

stalin-328 Le explicación que da Trotsky es anecdótica pero brutalmente sencilla y comprensible. Narraba que en la naciente Rusia Soviética se desató una hambruna, producto de los desaciertos de la dirección del partido comunista en la gestión económica. Las expropiaciones de fincas en el campo arruino la agricultura y propició la escasez en las ciudades (¿Algún parecido?)

 

Pues bien, en la época no había Internet, ni SMS pero las amas de casas, como ocurre hoy, se comunicaban  y avisaban donde había llegado algún producto, particularmente pan o harina. Frente al establecimiento se hacían largas colas y se ocasionaban tumultos cuando la gente trataba de entrar. Inmediatamente llegaba la policía que venía a poner orden.

 

Dice Trotsky que a partir de ese momento, la figura del policía –representante del estado- comenzó a ser la más importante en la vida cotidiana de los soviéticos. El policía decidía quien comía y quien no, y llegó a tener el poder de apresar sin fórmula de juicio a quien creyera conveniente.

 

La represión, el miedo y la ausencia de democracia se instalaron para siempre.

 

Quienes criticaban eran acusados de saboteadores, de connivencia con el militarismo alemán y detenidos… o desaparecidos.

 

Así comenzó la más monstruosa empresa de eliminación de opositores, pueblos enteros, millones de seres humanos, como los Tártaros de Crimea fueron exiliados a campos de trabajo forzoso y mujeres y niños murieron congelados en las travesías.

 

Solo Hitler y Pol Pot han podio emular esta horrorosa y sistemática destrucción de seres humanos por el delito de pensar diferente.

 

El propio Trotsky terminó con un pico clavado en su cabeza, asesinado por un agente de la GPU, la policía secreta de Stalin.

 

Pasemos a la siguiente nota y veremos en que nos parecemos y en que no.

 

protesta¿QUE PASA EN VENEZUELA?

 

Podríamos afirmar que Venezuela se encuentra en una suerte de “chinchorro” anímico. El malestar no ha provocado grandes estallidos sociales y se percibe una relativa estabilidad de un régimen que nació con una legitimidad cuestionada nacional e internacionalmente.

 

La pregunta es: ¿Esta crisis nos llevará a un incremento de las tendencias autocráticas, a una intensificación de la represión? Dicho en otras palabras: ¿vamos hacia una stalinización de la sociedad?

 

Vamos a aventurar una respuesta: ¡No, definitivamente no! La principal razón por la cual no llegaremos a una situación análoga a la ocurrida en los regímenes totalitarios que usaron las crisis para acentuar la represión y atornillarse en el poder, tiene que ver con el tejido democrático de la nación.

 

Casos como el de Rusia y Cuba, donde dictaduras autocráticas se valieron de crisis internas y externas para consolidarse, tenían en común la falta de vida democrática de esos pueblos. La democracia no es solo el funcionamiento del mecanismo electoral, son vivencias, prácticas de vida que llegan a formar parte del ADN nacional.

 

Desde hace algo más de 14 años, este régimen ha tratado de imponernos un sistema negador de todas las libertades y no lo ha logrado.

 

El déficit democrático que tenemos, la falta de independencia de los poderes, la parcialización grosera del CNE, son perversiones que durarán tanto como los venezolanos querramos.

 

No nos impacientemos por esta calma chicha. Los problemas desgraciadamente se agravan y nuestra calidad de vida se deteriora, pero procesión va por dentro…                                   

 

…o de regreso a la democracia 

 

 

 

 

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Top