Mapas de poder

Alex Capriles M.

Alex Capriles M.

Axel Capriles M.
acaprile@ucab.edu.ve
@axelcapriles 

 

 

Los revolucionarios decidieron salir del bunker para apropiarse de las fuerzas activas del país

 

El poder es, sin duda, un sistema general de dominación y un discurso sobre el ordenamiento de las cosas pero, más allá de cualquier abstracción, es un modo de sujeción ejercido por personas concretas. Que Eichmann en Jerusalem le haya revelado a Hannah Arendt la ubicuidad y banalidad del mal, no quita que a partir de 1942 Adolf Eichmann haya sido el responsable directo de las deportaciones hacia los campos de concentración.

 

El poder es una realidad inmensa e inevitable pero se personifica en seres de carne y hueso. Por ello, el primer requisito de una acción política que pretenda ser efectiva es la construcción de un mapa del poder, el registro detallado de quién manda en dónde y quién tiene influencia sobre quién. Michael Collins, el Libertador de Irlanda, exigía a sus colaboradores conocer y anotar todos los detalles de la vida de las autoridades inglesas, de sus familiares y relacionados, horarios y hábitos, gustos y preferencias, vicios y virtudes. Todo detalle era importante. La única manera de conquistar la libertad no era confrontando el centro del poder sino debilitando las bases que lo soportaban, socavando las flaquezas individuales de los funcionarios de cuya colaboración y obediencia dependía el poder.

 

Se me hace que la cartografía de la oposición no está registrando a tiempo los vertiginosos cambios y reacomodos que están ocurriendo en el mapa del poder. El planisferio de Chávez todavía mostraba un gran número de héroes revolucionarios atrincherados en el bunker del Estado, enfrentado a una sociedad con medios de comunicación social, industrias, comercios, sindicatos. El Estado avanzaba conquistando los territorios de los ciudadanos.

 

Ahora, el mapa cambió. Los héroes revolucionarios decidieron salir abiertamente del bunker para apropiarse, no como Estado, sino como agentes privados, de todas las fuerzas activas del país, industrias, comercios, medios de comunicación, ONG. Es un mapa con fronteras difusas que sorprende con una desconocida urdimbre de poder.

 

 

 

Artículos relacionados

Top