La inflación del gigante

Víctor Salmerón

Víctor Salmerón

Víctor Salmerón
vsalmeron@eluniversal.com 
@vsalmeron

 

Decidido a lograr la reelección del “gigante”, en 2012 el Gobierno creó sensación de prosperidad gastando mucho y conteniendo el ascenso de los precios con medidas poco duraderas. Ahora, en 2013, el mesonero de la inflación trajo la cuenta y los más pobres tienen que pagar.

 

El aumento del gasto durante la campaña fue brutal y superó al ingreso. Momentáneamente el Gobierno cubrió el hueco con deuda e imprimiendo bolívares en el Banco Central pero a comienzos de este año el esquema se hizo insostenible así que no quedó más alternativa que devaluar la moneda para obtener más bolívares por cada petrodólar.

 

Junto al tipo de cambio también se hundió el control de precios. Para evitar que la transfusión de dinero se tradujera en elevada inflación, en 2012 el Gobierno no permitió aumentos en la larga lista de productos regulados pero la escasez alcanzó niveles alarmantes y no ha quedado más alternativa que iniciar los ajustes.

 

El resultado es que la inflación despegó. El dólar barato ya no existe y el control de precios muestra su ineficacia, dejando desnudos a los ciudadanos que observan cómo cada mes el salario compra menos.

 

Las estadísticas del Banco Central registran que en el primer semestre de este año el precio de los productos regulados, principalmente alimentos básicos, acumula un salto de 20,6% que triplica al del mismo lapso de 2012 y es el más elevado en los últimos seis años.

 

El impacto lo sienten en mayor medida las familias más humildes que destinan la mitad del ingreso a alimentarse.

 

¿Maduro culpará al gobierno anterior?

 

 

 

 
Victor SalmerónVictor Salmerón

Artículos relacionados

Top