La “Planchitis” causa estragos en el oficialismo

RODÓ EN LA BARRA…! 
BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO) 
abcbuenaventura@gmail.com 

 

No hay cama pa’ tanta gente

 

Voy a regular velocidad en mi Ford Fairlane del año 79 cuando diviso en la esquina donde hace varios años funcionaba la bodega El Puñao de Rosas, en la Urdaneta cruce con Cedeño, a Macario Macareno Astudillo, un informante que comenzó conmigo al caer la dictadura de Pérez Jiménez. Siempre andaba bien vestido y orgulloso decía: “este traje es de Dovilla….qué maravilla!” Los tiempos han cambiado y ahora lo veo de blue jeans y franela. “Son nuevos tiempos, Buenaventura, además es consecuencia del cambio climático”. Llegamos al patio de bolas criollas, donde Serapio Rea, en un improvisado horno de ladrillos, prepara unas “chinchurrias a la parmesana” y unos plátanos horneados. “Esas chinchurrias las lave bien, luego las herví en leche y finalmente preparé una salsa bechamel y la espolvoree con abundante parmesano “reggianito” importado de Uruguay. Y aparte les tengo unas morcillas bien aliñadas con ají dulce, cebolla y ajo”, indica Serapio haciéndonos la boca agua. Se incorporan Bonifacio Higueras, Sinforoso Millán, Catalino Seferino Monsalve y Rutilio Hermágoras Portillo. Ellos arman una partida de bolas y mientras arriman y bochan, yo, Buenaventura Noriega, cavilo sobre lo que estamos observando a diario en el campo político. Todos quieren, pero como señala la vieja salsa “no hay cama pa’ tanta gente”.

 

Cuesta arriba - La ruta de las elecciones municipales pudiera pegarle fuerte a este grupo de ciclistas, comandados por Nicolás Maduro, por su falta de fuerza y su débil pedaleo para subir la cuesta. Sabemos que no gozan de la potencia de un Eddy Merx, Jacques Anquetil o Alberto Contador, mucho menos del remolque verbal de Hugo Chávez. Los tiempos cambian y pese a que Maduro anuncia a sus candidatos, ya no hay la certeza de sus bondades en el embalaje final.

Cuesta arriba – La ruta de las elecciones municipales pudiera pegarle fuerte a este grupo de ciclistas, comandados por Nicolás Maduro, por su falta de fuerza y su débil pedaleo para subir la cuesta. Sabemos que no gozan de la potencia de un Eddy Merx, Jacques Anquetil o Alberto Contador, mucho menos del remolque verbal de Hugo Chávez. Los tiempos cambian y pese a que Maduro anuncia a sus candidatos, ya no hay la certeza de sus bondades en el embalaje final.

El dedo chavista

 

El parto de las inscripciones para las elecciones municipales del 8 de diciembre por fin llegó a su fin. Estas son épocas en que la “planchitis” hace estragos, elevando el consumo de analgésicos y de antiácidos en políticos nuevos y en otros más avezados que se sienten ignorados, desplazados, apartados, por sus organizaciones políticas. A ello se debe la rabieta de Pablo Montoya, presidente del Concejo Municipal de Valencia y durante muchos años acólito de Ameliach. Eso de nada le valió, fue defenestrado sin miramientos. Otro tanto ha sufrido Jacqueline Farías, elevada a autoridad metropolitana de Caracas por el dedo de Hugo Chávez. El berrinche que armó subió hasta la parte más alta del Ávila y bajó como un suspiro disperso y sin fuerza hacia La Guaira. Edgardo Parra, en Valencia, asumió con entereza la “sacada de silla” que le hicieron Ameliach, Héctor Agüero y Miguel Flores. Él y sus seguidores saben que la política es cambiante y después del 8 de diciembre pueden precipitarse las cosas. Así las cosas, Parra posiblemente pensará “los espero en la bajadita” para dar por saldada esa vieja cuenta cuya factura fue abierta cuando se alió con Mario Silva y le arrebataron la candidatura a Ameliach, en tiempos de Acosta Carlez. En Maracaibo, Pérez Pirela acabó con las aspiraciones legítimas de dirigentes que tienen años pateando las calles y haciendo servicio social en las barriadas; lo mismo pasó con Antonio “El Potro” Álvarez en el municipio Sucre y Winston Vallenilla en Baruta. En Guacara le salieron dos candidatos dentro del chavismo a Gerardo Sánchez; pero el Movimiento Ecológico puede abrirle un hueco a la fuerza de Elías Aldana con el apoyo brindado al doctor Lino Ojeda, igual que en Valencia a Miguel Cocchiola, la candidatura inesperada de Misael Tineo. Y en Puerto Cabello la fortaleza del PSUV quedó resquebrajada con la inscripción de otra plancha de concejales. La “planchitis” afecta con más fuerza al oficialismo porque no buscó el consenso, como se hizo en la MUD, o se realizaron elecciones primarias, y su método fue el odioso dedo. Nada que ver con el probado método D’Hondt que empleó la Oposición. Ahora se llevaron a “dedo limpio” a alrededor del 50% de los alcaldes y concejales actuales en todo el país. Fue caída y mesa limpia. Lo cierto es que la “planchitis” está causando estragos en la fase post inscripción. Antes de los comicios puede ser que las aguas vuelvan a su cauce…pero, eso no está escrito…y Chávez se les fue.

 

La calle toma calor, 70% quiere votar

 

Poco a poco Henrique Capriles ha devuelto el fuego a la calle, al punto de que estamos observando que coge candela su planteamiento de ir a votar el 8D para demostrarle al mundo que él fue el ganador de las elecciones del 14A. El mensaje comenzó frío pero ha venido calando en los sectores democráticos, lo que hace presumir que estamos ante la posibilidad cierta de un plebiscito que pudiera moralmente llevarse por delante a Maduro y las débiles estructuras del chavismo. Y las encuestas realizadas a nivel nacional lo vienen reflejando.

 

Casi el 70% está dispuesto a sufragar en las Municipales. Ello nos revela que estamos ante un fenómeno, ante un hecho inédito en la política venezolana, ya que tradicionalmente estos procesos no entusiasman y hasta menos del 50% de votantes acude a las urnas, es lo que se ha demostrado en procesos anteriores. De mantenerse esta tendencia, la del 8D será la elección municipal con mayor participación en la historia de Venezuela. ” La trampa siempre sale”, señala Catalino Ceferino Monsalve mientras destapa la primera botella de escocés en esta mañana de cielo encapotado y brisa fresca.

 

Guerrilla en Táchira

 

Las autoridades del Ministerio de Educación han tratado de minimizar la denuncia- con pruebas- del Colegio de Profesores y de un buen número de docentes, sobre la campaña de ideologización – bajo amenaza- que llevan a cabo guerrilleros del ELN en cuatro municipios tachirenses. A los maestros los visitan en las escuelas y les entregan revistas que hacen apología a la lucha armada y al comunismo, para que las usen como material didáctico en las aulas y las entreguen a los padres como material de lectura. Son comunes los desplazamientos de los irregulares por la zona y tienen una emisora radial FM 96.7, desde la cual llevan su mensaje a la comunidad. El caso ha sido denunciado ante las autoridades civiles y militares, pero nadie hace nada.

 

Noti Rápidas

 

MILITARES AL CUARTEL. Mientras los militares anden por las calles con sus armas de largo alcance nadie está seguro. La prueba más evidente es el vil asesinato del estudiante de Derecho de la Universidad de Carabobo, Anderson Jesús Oliveros Rojas, a quien le truncaron la vida en el día de su cumpleaños, tenia 20 años de edad. Todavía estaba fresco el recuerdo de la muerte de la señora Luimina Pacheco y una de sus hijas en Coro, cuando de nuevo los militares del Plan Patria Segura vuelven a apretar los gatillos.

 

CORRUPCION.  Las Juntas Comunales de San Diego han comenzado a investigar lo que antes era un simple rumor. Que el Alcalde Scarano, a cambio de autorizar la construcción del complejo La Isla, con su torre de 36 pisos, que se sale totalmente de las normas, obligó a los propietarios a poner en su nombre por persona interpuesta un 15% de la propiedad. Señalan que por esa razón, Antonio Aure, antiguo procurador, renunció a la alcaldía.

 

NO SON TODOS. Voceros gubernamentales anunciaron que 479 taxis afiliados a 114 líneas de transporte están involucradas en el tráfico de gasolina en la frontera de Táchira con Colombia. Lo que no revelan los funcionarios es cuántas gandolas de PDVSA llevan contrabando al vecino país, ni cuántos militares están involucrados.

 

MORDIENDO FRENO. Los alcaldes de Carabobo, alzados contra el Reglamento de la MUD, tuvieron que morder freno, cuando Aveledo les dijo, o lo aceptan o se van. 

 

Artículos relacionados

Top