¿EVO MORALES: EL HEREDERO?

Elizabeth Burgos

Elizabeth Burgos

Elizabeth Burgos
eburgos@orange.fr

 

La Cuba castrista se debate en el dilema de escoger un candidato para mantener su hegemonía continental, papel que tuvo Venezuela en la figura de Hugo Chávez. Entro los mandatarios que integran el bloque del Alba, el panorama arroja un vacío de liderazgo. Sin embargo, queda Evo Morales, quien en tanto que “indígena”, posee el valor simbólico susceptible de proyectarse a nivel mundial.

 

Con la desaparición de la figura de Hugo Chávez, Venezuela perdió el papel hegemónico que se le había adjudicado en el marco del proyecto castrista continental. Y como un proyecto político no resiste el vacío, urge encontrarle un sustituto.

 

Evo Morales

Evo Morales

El dilema radica para los isleños, en la escogencia del candidato que cumpla con los requisitos requeridos para llenar a cabalidad semejante papel. Se necesita una figura que posea las características del modelo de liderazgo forjado por el proyecto del socialismo del Siglo XXI. Esto es: ser un outsider de la política, adscribirse a las reivindicaciones étnico-culturales tan en boga en la actualidad, otorgándole un valor simbólico a su presencia, poco importa si posee o no capacidad intelectual para ejercer tareas de gobierno. Si se enumeran los mandatarios que integran el bloque del Alba, el panorama arroja un vacío de liderazgo. Daniel Otorga, quien por haber participado en una guerra y en una revolución triunfante, y haber sido entonces impuesto por los cubanos al mando de la jerarquía sandinista, es tan poca cosa que a nadie se le ocurría incurrir el despropósito. Daniel Correa, es cierto que posee la dosis de histeria suficiente que le permitiría vociferar sin límites ante el micrófono, condición para ejercer el liderazgo bolivariano, pero hasta ahora, el ecuatoriano, pese a su guerra contra los medios, no ha logrado proyectar un liderazgo creíble. La señora Kirchner parece que la Argentina le fuera suficiente. Queda la figura de Evo Morales, quien en tanto que “indígena”, posee el valor simbólico susceptible de proyectarse a nivel mundial. La sensibilidad occidental, su culpabilidad por su pasado colonial, la ha vuelto muy propensa a simpatizar o simplemente, ser condescendiente, con las llamadas “minorías” o con las antiguas víctimas.

 

Evo Morales, es el tipo de figura que cuadra perfectamente con la sensibilidad de las agencias internacionales, en particular, con los departamentos encargados de las políticas etnocistas, aficionados a la exacerbación de reivindicaciones comunitarias; con los organismos no gubernamentales, especializados en el rubro, siempre necesitados de clientes que les permitan cumplir con su papel de nuevos misionarios.

 

334 Hugo Evo fidel castro

Hugo Chavez – Fidel Castro y Evo Morales

 

La celebración a finales de julio, en el mejor estilo de La Habana castrista, de la “Cumbre antiimperialista y anticolonialista” en la ciudad de Cochabamba, parece indicarlo. Según reportó la prensa boliviana, al igual que se realizaba antaño en la habanera Plaza de la Revolución, casi un millón de personas acudió al cierre del evento para escuchar el discurso de Evo Morales (Demás está decir, que movilizar tamaña concurrencia, tuvo por objeto también contrarrestar el efecto de la acogida multitudinaria que le había reservado poco antes, al papa Francisco en Brasil).

 

Durante la celebración de la cumbre, los participantes fueron repartidos en cinco mesas de trabajo. Según trascendió, a pedido de Venezuela, se creó una sexta mesa denominada “Contraofensiva Comunicacional”.

 

Imposible resumir las resoluciones de las diferentes mesas de trabajo; sin embargo, mencionaremos los diferentes temas sobre los cuales discurrieron los participantes: Soberanía Política; Soberanía Económica; Descolonización y Antiimperialismo; Tratados internacionales; Espionaje.

 

La singularidad más acusada, es que todas las resoluciones fueron tratadas bajo la misma tónica: en negativo, en contra; en una suerte de modalidad ofensiva/defensiva, característica de todos los proyectos y pactos de integración creados najo el impulso del finado Hugo Chávez. Todo es en contra, o bajo la modalidad de la endogamia, de estar en nosotros, de protegernos, del mundo exterior, de los agresores.

 

Mesa 1 fue ejemplo cristalino de ese rasgo: trató del “peligro que representa la OTAN para América Latina y el Caribe”, tema que constó de 25 resoluciones: “Desarrollar las relaciones sur-sur para trabajar –no para producir riquezas- sino en la lucha antiimperialista común”. Una decisión curiosa, y por lo demás incoherente con lo planteado anteriormente, se pidió “promover el desarme de la OTAN y que su gasto militar se recorte y sirva para el impulso de programas sociales”. Una resolución “exhorta a los gobiernos progresistas a declarar las embajadas estadounidenses no gratas en los procesos revolucionarios y tramitar la inmediata expulsión de las mismas”.

 

ALIANZA DEL PACIFICO_FINALAcciones para subvertir la Alianza del Pacífico

 

El otro punto de beligerancia guerrera fue tratado especialmente como tema de la Mesa 2 y fue la declaración de guerra contra La Alianza del Pacífico (AP); ese pacto de integración suscrito entre México, Colombia, Perú y Chile: único proyecto de integración latinoamericano cuyo objetivo es, contrariamente a la endogamia de los países de UNASUR  y de ALBA, es la proyección hacia el mundo exterior y la voluntad de asumir el reto de la mundialización y de la competitividad.

 

La mesa 2, en lugar de asumir esos retos, lo que plateó fue diametralmente contrario; desarrollar “políticas para consumir lo nuestro” y “limitar el intercambio entre los países del ALBA y MERCOSUR”.

 

Textualmente, la resolución 22 alerta y apela a: “Diseñar alternativas a los peligros que plantea la Alianza del Pacífico: Abordar el tema de la competencia de productos que vienen de ella, que están invadiendo los mercados del ALBA, destruyendo la producción de los países del ALBA, debido a que ellos pueden traer productos más baratos que invaden nuestros mercados internos destruyéndolos. Y la resolución 23, reza: Es fundamental fortalecer el mercado del ALBA a través del Tratado de Comercio de los Pueblos, este debe convertirse en una realidad frente a la invasión de productos de la Alianza pacífico”.

 

El colmo de la cortedad de espíritu, la manifestaron al denunciar que “En Chile se ha instalado uno de los mayores observatorios astrofísicos operados por las potencias europeas”.

 

Y la clara voluntad de crear una atmósfera de desestabilización, en particular en el Perú, con el objeto de desestabilizar el gobierno de Ollanta Humala, el cual fue tildado por un alto miembro de la diplomacia habanera de ser un “comemierda” que le teme a la burguesía peruana, y al gobierno brasileño que lo considera un traidor por no haberse sometido, como sí lo hizo Evo Morales, a los dictados de Itamaratí, quedó explicitada en la resolución 32 que sin disimulo se propone inmiscuirse en la paz social de los países que integran la AP, al considerar que : “La Alianza del Pacífico fue firmada sin consentimiento de los pueblos de los países que la componen, por tanto debemos apoyar los movimientos sociales de esos países para impugnar ese acuerdo”. Abiertamente, lanzar un boicot contra la AP.

 

A Brasil le ha caído muy mal el surgimiento de la Alianza del Pacífico

A Brasil le ha caído muy mal el surgimiento de la Alianza del Pacífico

Alba, Brasil y la Alianza del Pacífico

 

Es sabido que al Brasil le ha caído muy mal el surgimiento de la Alianza del Pacífico, porque la presencia de México como miembro de la alianza, ha hecho que la balanza ya no se incline prioritariamente hacia el Brasil. El surgimiento de ese nuevo actor, limita el monopolio del estatus de “súper gran potencia” que ha detentado hasta ahora.

 

No nos detendremos en los delirios mesiánicos, debido a la búsqueda de un sustituto que asuma el liderazgo mundial de Fidel Castro y de Hugo Chávez como lo declara la resolución que decide “Nominar y declarar al hermano Evo Morales Ayma, líder mundial de las organizaciones y movimientos sociales del mundo”. O el de impulsar la construcción de plataformas sociales que promueven el establecimiento de Asambleas Constituyentes en todos los Países latinoamericanos y de otros Continentes para fundar Estados Plurinacionales”. O, -copia textual de los eventos que celebran en La Habana en vísperas de la aparición de Ernesto Guevara en Bolivia, dispuesto a “crear dos, tres más Vietnam como lo fue la “Conferencia Tricontinental, celebrada en diciembre de 1966. Consolidar un instrumento político mundial antiimperialista por la soberanía y dignidad para hacer frente a las políticas coloniales que pretenden imponer su visión capitalista y de agresión a nuestros pueblos, a nuestros representantes sociales y a nuestros gobernantes”.

 

Todo ello se mantiene en el marco del más puro mesianismo castrista en su lucha por establecer su liderazgo continental.

 

Por falta de espacio dejaré de lado la Mesa 6 exigida por Venezuela que trata de la “ofensiva comunicacional” Relativa a la voluntad de monopolizar los medios de comunicación y ponerlos bajo control de los gobiernos, harto conocida en Venezuela, y, como ya sabemos, puesta en marcha en los países del Alba.

 

Para centrarme en la Mesa 5: el Espionaje. Tema de extrema importancia dada la gravedad que reviste, puesto que sin disimulo, se demuestra la voluntad del proyecto que llaman revolucionario”, de forjar un gigantesco instrumento de control policial, no sólo a nivel continental, pues en varios momentos se hacen eco de una voluntad “mundial”, pero ya a nivel continental es bastante inquietante; por la gravedad que reviste su planteamiento en el marco de proyecto político, merecería se cite el conjunto de resoluciones tomadas al respecto, pero a falta de espacio me limitaré a las más significativas.

 

“Constituir el Centro de Inteligencia y Contra inteligencia civil y militar Latinoamericano en defensa de la independencia del continente. Identificar enemigos internos y externos que filtran la información al imperialismo. Potenciar la Escuela de Defensa del ALBA en temas de inteligencia. Formar revolucionarios y revolucionarias en el tema de espionaje y contra espionaje y fortalecer nuestro centro de inteligencia. Promover el uso de métodos que no sean interceptados fácilmente por organizaciones de espionaje como el uso de máquinas de escribir y manuscritos. Crear y fomentar el uso de tecnologías propias. Formar expertos en informática para generar estrategias de contraespionaje. Crear de manera inmediata un NAP (Centros de acceso y distribución de tráfico de Internet) para Bolivia y el resto de los países de América Latina y Caribe y el circuito de fibra óptica para América Latina y el Caribe para la soberanía informática. Fiscalización, participación y control social a empresas privadas que administren los nodos de Internet en América Latina y el Mundo de acuerdo a normas de cada país.”

 

En coherencia con los temas planteados, el gobierno de Evo Morales acaba de anunciar que en el marco de la nueva “doctrina de defensa y seguridad”, la creación de milicias y civiles dirigidas por el partido del gobierno, y entrenadas y armadas por el Ejército.

 

El proyecto continental prosigue su camino sin desvíos.

 

La arremetida de Nicaragua contra Costa Rica y el futuro incierto que se cierne sobre Colombia, dan qué pensar.

 

 

 

 
Elizabeth BurgosElizabeth Burgos

Artículos relacionados

Top