Patria o guisolandia

Sammy Eppel

Sammy Eppel

Sammy Eppel
sammyeppel@gmail.com
@sammyeppel

 

Los gendarmes del G2 saben quién, cómo y cuánto se roba cada miembro del partido

 

Lo que quede de la patria de Bolívar luego de las heridas mortales propinadas por el chavismo, serán los despojos de una otrora orgullosa y pujante sociedad. El peor de los legados será la reversión moral de una generación que ha sido testigo de la destrucción del país y de la glorificación del malandrismo y la corrupción como forma revolucionaria de hacer patria. Antes de Chávez, Venezuela era autosuficiente en alimentos y hasta exportábamos algunos rubros, hoy importamos cerca del 70% de nuestras necesidades. En otras palabras, se importa comida para 20 millones de personas para lo cual se dedica buena parte del presupuesto y donde más de la mitad desaparece en sórdidos negociados. ¿Qué pasó con la soberanía alimentaria?

 

La nomenklatura del régimen no se basa en ideales, ideologías y principios, todo lo contrario, lo único que importa es cuántos dólares hay “pa’eso” y vemos con estupor y pena como los boliburgueses, bolichicos y demás componentes del bestiario revolucionario se dedican a pontificar sobre ética y moral mientras se llenan los bolsillos.

 

¿Cómo es posible que un personaje como Pedro Carreño sea el mejor ejemplo del hombre nuevo? Yo no creo que sea por accidente, el régimen y sus gendarmes del G2 cubano, saben exactamente quién, cómo y cuánto se roba cada miembro del partido. Y esa lista Tascón al revés les sirve para chantajear y manejar a su antojo a sus propios partidarios enchufados, a los cuales no les queda más remedio que seguir “guisando” y repartiendo, so pena de perder el puesto. Venezuela es gobernada por una mafia que solo soltará cuando se haya agotado la última gota de sudor con la puedan traficar.

 

Para ellos la patria y la soberanía son una cuenta bancaria… en dólares. ¡Será!

 

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top